La patronal rechaza las propuestas del Gobierno para reducir la temporalidad laboral y critica que dañará el empleo en hostelería o agricultura

Un camarero en un bar con mascarilla

Reuters

  • La CEOE rechaza las propuestas del Ministerio de Trabajo para reducir la temporalidad, que suponen que solo se pueda recurrir al contrato temporal en picos de producción o sustituciones y que los temporales pasen a indefinidos tras 24 meses de contrato.
  • La patronal critica que estas medidas defienden más al trabajador temporal que al fijo y se compromete a presentar propuestas que cumplan con lo reclamado por Bruselas sin dañar la actividad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La negociación en el diálogo social para reducir la elevada temporalidad del mercado laboral español se complica por el rechazo de la patronal a las propuestas que ha presentado el Ministerio de Trabajo, que buscan limitar los supuestos en los que se puede aplicar un contrato de duración determinada y garantizar la conversión a indefinido tras 2 años de temporalidad.

El debate parte del compromiso del Gobierno ante las autoridades europeas de atajar por ley la temporalidad antes del final de 2021 como parte de las propuestas de España para recibir los fondos europeos para la recuperación económica tras la crisis provocada por el coronavirus, después de que Bruselas haya urgido al Ejecutivo a tomar medidas ante la alta temporalidad laboral, especialmente en el sector público.

En la última semana, Trabajo ha planteado a sindicatos y patronales contemplar sólo 2 opciones para ofrecer contratos temporales: por razones productivas para que las empresas puedan hacer frente a picos de demanda o por cuestiones organizativas, es decir, para sustituir a trabajadores con derecho a reserva de su puesto en la empresa, además de suprimir los contratos por obra y servicio, con los que hasta ahora es posible ofrecer contratos temporales con duración de hasta 4 años. 

Por otra parte, el departamento que lidera la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, ha propuesto que los contratos temporales tengan una duración fija de 6 meses, que podrían ampliarse de forma excepcional a un año y la obligatoriedad de ofrecer un contrato fijo a los interinos que lleven 24 meses en el mismo puesto sin que se produzca la incorporación del empleado al que están sustituyendo, una medida de la que se ha excluido en principio al sector público.

Trabajo plantea anular los despidos disciplinarios de trabajadores temporales en condiciones fraudulentas

Estas propuestas han provocado el rechazo de la CEOE en la reunión del diálogo social celebrada este jueves, según El País, que explica que las patronales han criticado que estas medidas dañarán el empleo en varios sectores y han reclamado que la lucha contra la temporalidad se centre en el sector público, que presenta una mayor tasa de empleos de duración determinada y de interinos que el sector privado.

Por este motivo, la CEOE presentará alternativas a la mesa del diálogo social que permitan cumplir las metas marcadas por Bruselas sin dañar la actividad ni el empleo, especialmente en sectores con alta dependencia del empleo temporal como la agricultura o la hostelería, según el diario del Grupo Prisa, que destaca que la patronal critica que las propuestas de Trabajo suponen proteger más a los trabajadores temporales que a los indefinidos.

No obstante, los representantes de los empresarios consideran que es posible tomar medidas razonables para reducir la temporalidad sin perjudicar al empleo o al tejido empresarial, apostando por posibles límites sectoriales a los contratos de duración determinada según el tamaño de las plantillas de las empresas que se adapte al peso económico de sectores con mayor temporalidad, como es el caso de la restauración o el comercio.

Otros artículos interesantes:

El Gobierno promete a Bruselas atajar por ley la temporalidad en las administraciones antes que acabe 2021

Bruselas reclama al Gobierno medidas contra la temporalidad en el sector público, que roza el 30%

El Gobierno quiere limitar la duración máxima de los contratos temporales a un año: así es la reforma que pretende implantar el Ministerio de Trabajo