Pasar al contenido principal

Instagram se ha convertido en coto de caza para los acosadores de menores en Reino Unido, según datos oficiales

Instagram boss Adam Mosseri.
Reuters
  • Los pedófilos utilizan cada vez más Instagram como coto de caza, con el uso de la plataforma para este fin triplicándose según las cifras obtenidas por una organización benéfica infantil, según una organización británica.
  • La NSPCC revela que el 22% de los 1.944 delitos de aseo registrados por las fuerzas policiales británicas durante un período de seis meses el año pasado tuvo lugar en Instagram.
  • Los hallazgos ponen en un aprieto a la red social de Facebook, que se enfrenta preguntas sobre la seguridad de los niños y a la amenaza de una regulación más agresiva.

Instagram se está convirtiendo cada vez más en un coto de caza para los acosadores sexuales de menores en Reino Unido.

Según las cifras publicadas el viernes por la organización benéfica para niños británica, la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad a los Niños (NSPCC por sus siglas en inglés), que han obtenido de 39 cuerpos policiales bajo las leyes de Libertad de Información.

La NSPCC dice que Instagram se utilizó como método de comunicación para los pedófilos 428 veces entre abril y septiembre de 2018. Esto es un aumento del 239% (más del triple) desde los 126 casos registradas en el mismo período en 2017.

Significa que el 22% de los 1.944 delitos de acoso sexual a menores registrados por 39 de las 43 fuerzas policiales de Reino Unido el año pasado ocurrieron en la red social de Facebook.

La policía también ha analizado qué plataformas online fueron utilizadas por los pedófilos en 1.317 casos. El acoso en Instagram representa el 32% de estos casos, muy por delante de Facebook y Snapchat, que se utilizaron en el 23% y el 14% de los casos de acoso infantil, respectivamente. Otras plataformas utilizadas para el acoso a menores son Twitter y el juego House Party.

Leer más: Youtube desactiva los comentarios en los vídeos en los que aparecen niños ante la polémica de los pedófilos

LA NSPCC revela que las niñas de entre 12 y 15 años son más propensas a ser atacadas por los acosadores, pero las víctimas también incluyen niños de cinco años. Las propias reglas de Instagram establecen que los usuarios deben tener al menos 13 años, pero la política es fácil de eludir.

Los hallazgos ponen en un aprieto a Instagram. Se produce en medio de crecientes temores por la seguridad de los jóvenes en su plataforma, así como un entorno regulatorio cada vez más hostil.

"Es sumamente preocupante ver el fuerte aumento de los casos de acoso en Instagram, y es vital que la plataforma diseñe la protección básica con mayor cuidado en el servicio que ofrece a los jóvenes", dice el director ejecutivo de NSPCC, Peter Wanless. "No podemos esperar la próxima tragedia para que las empresas de tecnología actúen".

El mes pasado, el jefe de Instagram, Adam Mosseri, estaba en el Reino Unido para hablar con los políticos acerca de la responsabilidad de Instagram por los suicidios de adolescentes tras la muerte de Molly Russell, de 14 años, que había estado viendo imágenes de autolesiones. Mosseri se comprometió a prohibir todas las imágenes gráficas de autolesiones.

Leer más: 6 consejos para el uso de redes sociales por parte de menores

El año pasado, Business Insider descubrió que el nuevo servicio de TV de Instagram, IGTV, estaba recomendando videos de niños con tono sexual. Instagram eliminó los vídeos y se disculpó.

Un portavoz de Instagram declara: "Mantener a los jóvenes a salvo en nuestras plataformas es nuestra principal prioridad y no se permite la explotación infantil de ningún tipo. Utilizamos tecnología avanzada y trabajamos en estrecha colaboración con la policía y CEOP para combatir agresivamente este tipo de contenido y proteger a los jóvenes".

El acoso de niños online es un problema que el gobierno británico planea frenar como parte de las nuevas leyes que se introducirán este año. La ministra Industrias Digitales y Creativas, Margot James, le dijo a Business Insider que una nueva legislación podría multar a las empresas con miles de millones de dólares si no eliminan el contenido dañino.