Pasar al contenido principal

El Gobierno prepara una reserva estratégica con productos esenciales en materia sanitaria y pide "mantener la guardia alta" en la 'nueva normalidad' porque "el virus puede volver"

Pedro Sánchez, en una comparecencia.
Pedro Sánchez, durante una comparecencia. Moncloa
  • Tras 98 días de estado de alarma, mañana 21 de junio comienza en España la nueva normalidad.

  • El fin del confinamiento lleva aparejados muchos protocolos de seguridad para tratar de evitar que haya un rebrote del virus: mascarilla obligatoria en espacios cerrados y en lugares al aire libre donde no se pueda mantener la distancia de seguridad, evitar aglomeraciones y medidas de seguridad en centros de trabajo y de estudio. 

  • La pandemia ha dejado 245.000 casos confirmados, 150.000 curados y 28.313 fallecidos en España, según las últimas cifras oficiales.

  • Pedro Sánchez ha anunciado que, para luchar contra el coronavirus, el Gobierno prepara una reserva estratégica con productos esenciales en materia sanitaria. "Debemos mantener la guardia alta; el virus puede volver", ha dicho el presidente del Gobierno en su comparecencia.

  • Descubre más historias en Business Insider España

El domingo 21 de junio va a ser un día muy importante para España ya que, tras 98 días de estado de alarma, el país se adentrará en la nueva normalidad.

El fin del confinamiento llega con muchos protocolos de seguridad para evitar cualquier tipo de rebrote del coronavirus, entre los que destaca el uso de mascarilla de manera obligatoria en espacios cerrados y en lugares al aire libre donde no se pueda mantener la distancia de seguridad, la necesidad de evitar aglomeraciones y la prolongación de medidas de seguridad en centros de trabajo y de estudio. 

Leer más: España comienza a rastrear las aguas residuales y de baño en busca de coronavirus mientras el virus acelera y llega a una fase "peligrosa", según la OMS

La pandemia ha dejado 245.000 casos confirmados, 150.000 curados y 28.313 fallecidos en España, según los últimos datos oficiales. El plan del Gobierno de restringir los movimientos y decretar el aislamiento generalizado condujo a que las cifras de casos confirmados y fallecidos se redujeran drásticamente. 

Casos coronavirus

Con motivo del fin de estado de alarma, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno ha comparecido desde el Palacio de la Moncloa para hacer balance del confinamiento.

"Hace 99 días nuestro país se paró en seco", señaló Sánchez. "Nuestra prioridad era frenar la curva de contagios y salvar vidas". 

"Hubo que parar la vida para contener al virus, contener y congelar un tejido económico sano , y ofrecer un escudo a las familias que no hubieran resistido sin ayuda. Doblegamos la curva y resistimos unidos. Tras semanas peligrosas, vinieron las medidas de alivio y empezamos a retomar el pulso", recordó Sánchez.

"Gracias al estado de alarma, hemos podido salvar miles y miles de vidas en el conjunto del país", dijo el presidente. En concreto, 450.000 vidas, según mencionó Sánchez en base a estudios que no concretó. "Ahora comienza una etapa nueva y estamos en condiciones de avanzar pero, eso sí, no se puede bajar la guardia y tenemos que seguir las reglas de higiene y protección que hemos estado llevando hasta ahora". 

"El virus puede volver y puede sacudirnos de nuevo en una segunda ola", afirma Sánchez. "Seguimos siendo vulnerables y debemos luchar para que lo conquistado haya servido".

Sánchez ha anunciado que, para luchar contra el coronavirus, el Gobierno prepara una reserva estratégica con productos esenciales en materia sanitaria y que se creará una comisión mixta de evaluación del sistema sanitario en el Senado y en el Congreso. 

Para luchar contra el impacto en la crisis económica, Sánchez ha anunciado que dará respuesta a las peticiones de los jóvenes: "Formación, empleo y vivienda". 

También apuntó que la recuperación "debe ser lo más rápida posible" y, para ello, "hay que sentar las bases para una nueva economía más digital, más inclusiva".

Lo más importante es que "España debe entenderse con España", destacó. "Gastamos demasiado tiempo en discusiones que son dañinas para nosotros sobre todo en el ámbito de la política. No podemos aceptar que la política se convierta en un lugar de odio". 

Y además