El peor escenario posible para Amazon Web Services puede ocurrir, según los expertos

Un evento de Amazon Web Services en Las Vegas, Estados Unidos
REUTERS/Salvador Rodriguez
  • Amazon Web Services no está dando muestras de dificultades, pero los expertos aseguran que el peor escenario para la empresa siempre es posible.
  • A medida que Amazon compite en más industrias, más empresas pueden rehuir de los servicios de Amazon Web Services.
  • La reputación de Amazon Web Services como lugar de trabajo también es clave si quiere ganar la guerra por captar talento.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El gigante del cloud computing, Amazon Web Services, ha salido de la pandemia aún más fuerte de lo que ya era, a medida que las compañías se lanzaban a sus brazos para adoptar su tecnología y se preparaban para un futuro virtual.

De hecho, la división de Amazon dedicada a la nube está en la cúspide de su historia en estos momentos. Se ha convertido en un negocio de unos 45.800 millones de euros al año y ha aumentado la distancia con su competidor más cercano, Microsoft.

La empresa, sin embargo, también se encuentra en un momento de transición. Adam Selipsky, el nuevo CEO de AWS, se hizo con el cargo a principios de julio para sustituir a Andy Jassy, que ahora lidera Amazon. Y a pesar de su imponencia, también tiene puntos débiles.

La constante expansión de Amazon hacia sectores como la sanidad o el farmacéutico supone una amenaza para los intereses de Amazon Web Services, que genera la mayor parte de los beneficios generales de la compañía.

AWS, la filial de servicios en la nube de Amazon, lanza una aceleradora de startups de tecnología espacial

A medida que Amazon se convierte en un competidor serio en más y más industrias, las empresas de esos sectores "no querrán usar" los servicios en la nube de AWS, asegura el socio de la asesoría Robust Cloud, Larry Carvalho.

Algunos comerciantes ya han mostrado reticencias a usar AWS, citando su preocupación por que Amazon usara los datos de sus clientes para su propio beneficio.

Esta es una dinámica de la que ha dejado constancia un informe de la Casa Blanca, que define el "rol de Amazon como un proveedor dominante de infraestructura en la nube y tambíen en otros mercados", como algo que "puede incentivar y aprovechar".

Pese a que Amazon niega vehementemente el uso de datos de su filial, AWS, para impulsar sus propios negocios, muchas compañías todavía niegan el apoyo a un rival a través de la contratación de sus servicios en la nube.

El peor escenario posible para Amazon ocurrirá cuando su empuje implacable por competir en otros mercados, combinado con un escrutinio más intenso del nuevo presidente de EEUU, Joe Biden, el porcentaje de mercado al que AWS pueda dirigirse se reduzca.

"Si empiezan a entrar en ese terreno, las empresas de sanidad no van a querer saber nada de AWS. Las empresas financieras no van a querer saber nada de AWS", afirma Carvalho. "Eso alimenta el valor, o el beneficio, de empresas como Google, Microsoft y Oracle sin que estas hagan nada por conseguirlo".

La necesidad de actualizarse y no fallar

Otro desafío al que se enfrenta Selipsky en AWS es el de ganar la guerra de la industria tecnológica por captar talento. Mantener los equipos de ventas y atención al cliente con suficiente plantilla es vital, indica Corey Quinn, jefa financiera de The Duckbill Group.

"Si no, la gente acaba sintiendo que están trabajando sin apoyo", detalla la experta.

La fama de Amazon como un lugar duro para trabajar, como muestran documentados filtrados revelados por Business Insider, tampoco ayuda a Amazon Web Services. La dificultad para captar talento y el riesgo de perderlos ante rivales como Google y Microsoft continúan presentes.

"Pueden vivir de las rentas de su excelencia operativa durante mucho tiempo", cuenta Quinn, "pero en algún momento las cosas pueden saltar por los aires repentinamente porque no tengan ese nivel de conocimiento contratado".

Los expertos aseguran, además, que también cabe la posibilidad de otro escenario apocalíptico para AWS, que no tiene nada que ver con su rivalidad con Microsoft Azure o Google Cloud.

"Sin ninguna duda, la peor opción es que tuvieran un fallo de seguridad", argumenta Maribel López, fundadora y analista de mercados de López Research.

Una gran cantidad de los servicios y apps más populares del mundo se ejecutan en AWS, y su seguridad es tan buena como podría esperarse, defienden los expertos. Añaden, no obstante, que ningún sistema está hecho a prueba de balas.

"No tengo ningún motivo para pensar que su seguridad no sea perfecta, pero sinceramente siempre hay algún defecto", matiza Quinn.

Por esa razón, los expertos citan la posibilidad de un incidente en su seguridad, como el reciente ataque a SolarWinds sufrido por Microsoft, como otro factor que puede erosionar la confianza en AWS de un día para otro.

Incluso sin sufrir un ataque, si AWS sufre un apagón en sus servicios como los que ha vivido en 2020 y 2017, que afecten a la capacidad de sus clientes para gestionar sus negocios, su reputación también puede caer.

"La nube se construye basándonos en la confianza", detalla Quinn. "Esta es la amenaza existencia que tiene cada proveedor de cloud computing".

Amazon ha declinado comentar al respecto tras la petición de Business Insider.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Amazon Web Services será el socio en la nube de Moderna, la empresa de biotecnología valorada en 29.000 millones de dólares que busca una vacuna contra el coronavirus

Amazon Web Services acaba de revelar algunas estadísticas alucinantes sobre cómo lidió con el Prime Day

Te recomendamos

Y además