La Tierra vivió un "invierno volcánico" hace 250 millones de años con la desaparición de casi el 90% de las especies, en la peor extinción masiva de la historia

Erupción del volcán Fagradalsfjall, en Islandia.
Erupción del volcán Fagradalsfjall, en Islandia.

Getty Images

  • Durante la larga trayectoria de la Tierra, que tiene una edad de 4.543 millones de años, se tiene constancia de que han acaecido 5 extinciones masivas, provocando que la vida prácticamente desapareciera.
  • En la peor de todas ellas, un estudio reciente ha mostrado que el planeta sufrió un "invierno volcánico", siendo toda la superficie sepultada por una capa de ceniza, lo que derivó en la aniquilación del 90% de las especies terrestres y marinas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Por desgracia o por fortuna, la vida en el planeta Tierra se ha enfrentado a bastantes extinciones masivas, es decir, aquellas en las que desaparecen más del 50% de las especies en un período de entre uno y 3 millones de años.

Aunque la más conocida es aquella que terminó con el imperio de los dinosaurios, es tan solo la cuarta de ellas, y fue la responsable de que desaparecieran el 76% de los seres vivos de la Tierra.

La elevada intensidad de la actividad volcánica y el impacto de meteoritos fueron las causas de tan trágico final. Sin embargo, las extinciones masivas no son malas en sí mismas, sino que también suponen un avance para la futura biología.

Desde hace 500 millones de años han tenido lugar 5 extinciones masivas, siendo la última hace apenas 66 millones de años, en la cual el 75% de los seres vivos desaparecieron, debido al impacto de un meteorito enorme.

Un algoritmo que realiza simulaciones históricas divergentes ha permitido encontrar una tercera especie extinta con la que el humano moderno se cruzó hace decenas de miles de años

En resumen, el ser humano no es el protagonista de la historia de la Tierra, ni de lejos, sino las rocas y la geología. Estas recuerdan todas las etapas anteriores, como si tuvieran una especie de memoria. En este sentido, susurran secretos a los investigadores.

Y así ha ocurrido con la peor extinción de todas, ocurrida hace 250 millones de años, la conocida como extinción masiva del Pérmico-Triásico (EPME, por sus siglas en inglés).

El "invierno volcánico" que arrasó con casi todos los seres vivos

Contar hasta 250 millones de años puede suponer mucho tiempo, aunque solo desde la perspectiva del ser humano. Para la Tierra, que tiene 4.543 millones de años, este período apenas supone un leve suspiro.

Así como para los minerales que se encuentran en este, los cuales han resistido tempestades, volcanes, impactos, heladas... En resumen, las rocas han padecido el cruel paso del tiempo.

Cuando tuvo lugar EPME, entre el 80% y el 90% de las especies que vivían en la Tierra murieron, es decir, la peor extinción masiva conocida de toda la historia.

Durante décadas los investigadores han planteado como la causa principal de tal desafortunado evento las conocidas como escaleras siberianas, en la actual Rusia. Grandes inundaciones de lava que se propagaron.

Esto provocó efectos catastróficos a nivel ambiental, como el calentamiento global de las emisiones volcánicas de dióxido de carbono, además de una reducción de la oxigenación del agua del océano. Las especies marinas se asfixiaron.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en Science Advances considera que este evento tuvo algo más que exclusivamente las escaleras siberianas, según el análisis extraído de minerales en sur de China.

“Al observar más de cerca el registro geológico en el momento de la gran extinción, descubrimos que el desastre ambiental global del final del Pérmico puede haber tenido múltiples causas entre las especies marinas y no marinas”, explica Michael Rampino, profesor en el departamento de Biología de la Universidad de York (Estados Unidos) y uno de los autores del artículo.

Así, durante el análisis encontraron depósitos minerales, particularmente cobre y mercurio, datados en la misma fecha de la extinción masiva. Estos presentaban anomalías en su composición, probablemente, debido a emisiones ricas en azufre.

Todo ello se traduce en que la Tierra vivió un "invierno volcánico", lo cual derivó en que las erupciones sepultaron toda la superficie de una capa de ceniza volcánica. Lo más parecido a un apocalipsis.

“Los aerosoles atmosféricos de ácido sulfúrico producidos por las erupciones pueden haber sido la causa de un enfriamiento global rápido de varios grados, antes del calentamiento severo observado en el intervalo de extinción masiva del final del Pérmico”, agrega Rampino.

En resumen, el ser humano es tan solo un visitante más de la vida en el planeta Tierra. Aunque la vida parece ser muy terca y se resiste a abandonar la esperanza de seguir residiendo en esta, a pesar de las extinciones masivas.

Otros artículos interesantes:

1 de cada 4 especies del mundo está en riesgo de desaparecer y los anfibios son los peor parados en la extinción masiva

La extinción, contada a través de árboles milenarios: científicos explican qué pudo pasar con el campo magnético de la Tierra

La extinción de los neandertales en Europa tuvo lugar antes de lo que se pensaba, según un nuevo estudio

Te recomendamos

Y además