Pasar al contenido principal

La pequeña ciudad japonesa que se ha quedado sin ninjas a pesar de ofrecer salarios de hasta 85.000 dólares

A man wearing a ninja costume and teaching at the Ninja School in Iga City, Japan.
A man wearing a ninja costume and teaching at the Ninja School in Iga City, Japan. Phuong D. Nguyen / Shutterstock
  • La ciudad japonesa de Iga se está quedando sin ninjas.
  • El núcleo urbano, que se encuentra en el centro de Japón a unos 450 kilómetros de Tokyo, asegura ser el lugar de origen de la tradición ninja.
  • El alcalde espera impulsar el turismo poniendo de relieve la herencia ninja.
  • Solo que hay un problema: parece que no hay suficientes ninjas. 

Quizás hayas oído hablar sobre la crisis demográfica de Japón, pero el país se enfrenta a otra crisis menos conocida también.

Japón no tiene suficientes ninjas.

En un programa del podcast "Planet Money" de la cadena pública estadounidense NPR, Sally Herships ha visitado Iga, una pequeña ciudad en el centro de Japón que asegura ser el lugar de nacimiento de la tradición ninja.

Año tras año la ciudad de alrededor de 100.000 habitantes se llena con 30.000 turistas que acuden a experimentar el festival anual ninja.

Con todo, Iga sufre de despoblación. "Se enfrenta a una escasez de dos de los principales factores que necesitas para mantener una economía saludable: cosas que vender y gente que compre esas cosas", explica Stacey Vanek Smith.

Iga también está perdiendo gente joven que no quiere vivir en las zonas rurales. Con el fin de reimpulsar la economía local, el alcalde de Iga Sakae Okamoto está promoviendo la herencia ninja de la ciudad con el objetivo de atraer más turismo.

Women dressed as ninjas throwing "shuriken" during a ninja festival in Iga.
Women dressed as ninjas throwing "shuriken" during a ninja festival in Iga. REUTERS / Kim Kyung-Hoon

"Ahora mismo en Iga estamos trabajando muy duro para promover el turismo ninja y conseguir el mejor resultado económico posible", asegura Okamoto a Herships. "Por ejemplo, celebramos el festival ninja entre finales de abril y principios de mayo. Durante este periodo tanto turistas como gente de la zona acude aquí. Todo el mundo se viste como un ninja y se lo pasa bien, pero últimamente creo que no es suficiente". 

Japón está experimentando el mayor boom turístico de todo el planeta: la Organización de Turismo Mundial de las Naciones Unidas estima que Japón recibió en 2017 a 29 millones de turistas, lo que supone un incremento del 20% desde el año anterior.

Mientras algunas ciudades se están beneficiando económicamente del influjo turístico, las zonas rurales como Iga están quedando fuera de juego.

Con la esperanza de animar a los turistas a quedarse más tiempo que un día en Iga, Okamoto está trasladando el Ayuntamiento y construyendo un segundo museo ninja en su lugar. Aunque el presupuesto no se ha hecho público, Okamoto ha recibido dinero del Gobierno central — "El Gobierno de Japón está financiando ninjas", dice Herships.

El proyecto se enfrenta a algunos obstáculos. Iga necesita atraer mano de obra que trabaje y viva en esta ciudad rural a medida que se vaya extendiendo el sistema de turismo ninja.

A small Japanese city is facing a ninja shortage — even with salaries as high as $85,000
AP Photo / Junji Kurokawa

Esto significa que no solo hacen falta obreros y arquitectos, sino que también se necesitan ninjas. "Hay una escasez de ninjas", afirma Herships, "o, para ser precisos, una escasez de actores de ninjas".

Este problema es especialmente difícil de resolver teniendo en cuenta la tasa de desempleo extremadamente baja de Japón, que es solo del 2,5%.

Debido a ello, es difícil encontrar empleados en Japón, por no mencionar lo complicado que es encontrar actores ninjas altamente entrenados.

"El ser un ninja no es hereditario. Sin un entrenamiento severo, nadie puede ser un ninja. Eso es por lo que han desaparecido silenciosamente de la historia", explicó a Reuters en 2008 Sugako Nakagawa, el cuidador del museo de ninjas local.

Este trabajo tiene un montón de oportunidades que ofrecer", dice Herships. "El salario es muy competitivo. Hoy en día, los ninjas pueden ganar entre 23.000 y 85.000 dólares (entre 19.790 y 73.118 euros) — que es de hecho un salario bastante elevado y bastante mayor al que solían cobrar los ninjas auténticos del Japón medieval.

Herships cita al Centro Internacional de Investigaciones Ninja, que asegura que en IGA, el ninja medio ganaba un sueldo ajustado a la inflación de 8.000 a 17.000 dólares al año (6.884 euros a 14.628 euros)

Okamoto se enfrenta a una batalla difícil de ganar. La prefectura de Mie, donde se encuentra Iga, atrajo en total a 43 nuevos jóvenes residentes en el último año, mientras que solamente Iga perdió 1.000.

Te puede interesar