Pasar al contenido principal

Los bancos europeos podrían sufrir pérdidas de hasta 800.000 millones de euros en el peor de los casos, según la consultora Oliver Wyman

Los bancos europeos podrían sufrir un impacto de 947.000 millones de dólares en el peor de los casos, según la consultoría Oliver Wyman.

  • Los bancos europeos se enfrentarán a pérdidas crediticias de hasta 800.000 millones de euros (947.000 millones de dólares) en los próximos 3 años en el peor de los casos, según un informe de Oliver Wyman.
  • En caso de que la región no se vea afectada por una segunda ola de COVID-19, un fuerte aumento de las pérdidas por préstamos sin garantía podría costar a los bancos europeos unos 400.000 millones de euros (473.000 millones de dólares), según el informe.
  • "Es poco probable que la pandemia paralice el sector bancario europeo, sin embargo muchos bancos se verán empujados a un 'estado de limbo', con retornos muy débiles", dijo el co-director de servicios financieros para Europa, Oriente Próximo y África de Oliver Wyman.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los efectos del COVID-19 todavía no se han manifestado completamente en el panorama bancario europeo.

El impacto de la pandemia está aquí para quedarse y tendrá repercusiones de gran alcance para los bancos europeos, según un informe reciente de la empresa consultora Oliver Wyman. 

Los bancos en Europa pueden esperar enfrentarse a pérdidas de crédito —préstamos incobrables que es poco probable que se recuperen— de hasta 800.000 millones de euros (947.000 millones de dólares) en un escenario de casos adversos, según el informe. 

Leer más: La banca europea se prepara para perder 800.000 millones de euros por impagos de préstamos en caso de una segunda ola de coronavirus

A pesar de la enorme cifra, el informe dijo que estas pérdidas crediticias son "manejables", ya que la cantidad sería menos del 40% de las experimentadas a raíz de la crisis financiera mundial y la crisis de la Eurozona de 2012-2014.

En un caso hipotético, los bancos pueden esperar pérdidas de crédito de alrededor de 400.000 millones de euros (473.000 millones de dólares), unas 2,5 veces el nivel observado en los 3 años anteriores —un período de pérdidas relativamente más bajas.

Si los bancos se enfrentaran a lo peor, la tasa de préstamos improductivos aumentaría hasta el 10%, lo que representaría un lastre para la rentabilidad de los bancos.

"Es poco probable que la pandemia paralice el sector bancario europeo, sin embargo, muchos bancos se verán empujados a un 'estado de limbo', con rendimientos muy débiles", dijo Christian Edelmann, codirector de los servicios financieros de Oliver Wyman en Europa, Oriente Medio y África.

El COVID-19 ha afectado al negocio minorista y de servicios de muchos bancos europeos, como lo demuestran los resultados del segundo trimestre de esta semana.


Oli Scarff/Getty

Los beneficios netos de Barclays cayeron un 66% y el banco suizo reservó 4.700 millones de dólares como provisión para pérdidas relacionadas con el coronavirus, los ingresos netos del Deutsche Bank no alcanzaron las expectativas de los analistas y Credit Suisse reformó una parte importante de su estructura de negocios con efecto a partir del 1 de agosto.

"Los bancos tendrán que intensificar sus esfuerzos de reducción de costes y gestionar cuidadosamente las pérdidas crediticias, pero no es probable actualmente que la industria necesite una reestructuración radical como en la crisis financiera mundial", dijo David Gillespie, jefe de la consultora en el Reino Unido e Irlanda.

Sin embargo, el informe sugiere que las circunstancias podrían ser peores, ya que el sector bancario ha sido ayudado por los planes de apoyo del gobierno.

Hasta ahora, los bancos de inversión han salido ganando al ayudar a las empresas a recaudar billones de dólares de deuda durante la pandemia. 

Leer más: La banca española plantea una alianza centrada en la ciberseguridad para prepararse para los nuevos ciberataques, que irán más allá del mero interés económico

En el informe se sugiere que el aumento de los neobancos, que utilizan un enfoque de prioridad digital, está ayudando a racionalizar los procesos y a reducir considerablemente los costos en que incurren los bancos establecidos.

"Las líneas de negocios tendrán que trabajar mucho más estrechamente con los equipos de tecnología y llevar a cabo una importante simplificación de los productos y procesos", dice el informe.

"Sin esto, la automatización de las tareas de back office y el desmantelamiento de los sistemas que realmente liberan valor no será posible"

Y además