Pasar al contenido principal

Así perdió este CEO un imperio de 1.000 millones de dólares en 10 segundos

Gerald Ratner levantó y hundió su propio imperio de 1.000 millones de dólares
Reuters
  • Gerald Ratner se hizo cargo de la joyería de su padre y acabó convirtiéndola en un negocio valorado en 1.000 millones de dólares. 
  • El empresario fue invitado a la conferencia anual del Institute of Directors y su discurso fue el fin de su carrera. 
  • Ratner bromeó con que su joyería vendía "basura" y la presión de la prensa acabó hundiendo la valoración de la empresa y provocando su salida. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Con 15 años, Gerald Ratner fue expulsado del colegio por ser considerado "demasiado estúpido" como él mismo reconoció en una entrevista. Ratner se dedicó a trabajar en la joyería de su padre y a aprender cómo funcionaba un negocio con el que luego levantaría un imperio valorado en 1.000 millones de dólares, Ratners Group. 

Cuando Ratner se puso al frente del negocio inició una agresiva estrategia para vender joyería a precios muy bajos, rompiendo con la imagen de un exclusivo sector que hasta el momento había sido considerado de lujo y abriendo su producto a la clase trabajadora. 

"Ponía los pendientes y las cadenas enfrente del escaparate y los anillos de diamantes atrás del todo, y ponía música pop", explicó más tarde al Financial Times.

A pesar de que sus compañeros de sector despreciaban la estrategia barata de Ratner, consiguió que el negocio se expandiera hasta dominar la joyería en Reino Unido y controlara el 50% del mercado. 

Leer más: El creador del smiley original cobró menos de 50 dólares por su obra, que ha acabado haciendo multimillonaria a esta familia francesa

La trayectoria convertía el éxito de Ratner en una referencia en el mundo empresarial, por lo que fue invitado a hablar en la conferencia anual del Institute of Directors. Lo que parecía una confirmación más de su éxito se acabó convirtiendo en el empujón que hundiría su carrera

Un asesor le recomendó a Ratner que metiera un par de bromas en su discurso, pero el CEO llevó el consejo hasta el extremo. 

"Ratners no representa la prosperidad — y ahora que lo pienso, tiene muy poco que ver con la calidad también", dijo durante el discurso.  "La gente me dice:'¿Cómo puedes vender esto por un precio tan bajo? Digo, porque es una basura total", añadió.

Leer más: El negocio de los diamantes ya no es tan lucrativo: así es como la mayor compañía del mundo se está desmoronando

La prensa del día siguiente no perdonó los comentarios de Gerald Ratner y los titulares informaban de que el propio CEO aseguraba que su joyería vendía basura. La empresa no tardó en notar el efecto y para finales de 1991 su valoración había caído en un 80%

En su momento, Gerald Ratner se excusó asegurando que era culpa de la recesión. Sin embargo, era innegable que él mismo se había cavado su propia tumba en el escenario y el grupo acabó prescindiendo de él en 1992. 

Después de unos años navegando por la miseria, Ratner consiguió volver a subirse a la ola vendiendo un negocio y montando una nueva joyería online

Y además