Este es el motivo por el que misteriosa y repentinamente las personas que llevan mascarilla te parecen tan atractivas

El musical de Broadway 'El fantasma de la ópera'.
El musical de Broadway 'El fantasma de la ópera'.
Time Out
  • ¿Notas más mariposas en el estómago de lo normal cuando te cruzas con personas desconocidas? ¿Te pasas mucho tiempo imaginando qué se esconde detrás de sus mascarillas?
  • La inesperada atracción que puedes sentir por personas con mascarillas tiene su origen en tu propia imaginación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Qué se oculta detrás de la mascarilla? Tratar de descubrir la parte del rostro escondida bajo una mascarilla ha sido un pasatiempo inesperado durante el confinamiento por el COVID-19. Un divertimento que ha traído consecuencias como una súbita atracción tanto hacia perfectos desconocidos como hacia personas conocidas, pero que hasta la fecha no habían despertado pasiones interiores.

Han empezado a surgir investigaciones al respecto, como el estudio Belleza y la mascarilla de la Universidad de Pennsylvania. En él, se concluía que inconscientemente consideras más atractivas a las personas que llevan mascarilla que las que no. Pero este tipo de pruebas no han querido ahondar mucho en el por qué de este fenómeno.

En una entrevista reciente para el programa radiofónico El món a Rac1 (de la emisora catalana Rac1), Carme Guillén, vicepresidenta de la sección de psicología clínica de la salud y psicoterapia del Colegio de Psicología de Cataluña, ha intentado esclarecer este asunto.

Como ocurre muchas veces en el mundo de la belleza percibida, la imaginación tiene más papel de lo que parecía.

"Con el tema de las mascarillas entra en juego tanto la vista como el cerebro", argumenta la psicóloga. "Cuando no vemos una parte de la cara no pensamos en las partes que faltan: directamente imaginamos cómo debe ser todo el rostro en su conjunto".

Para recrear la mitad oculta de la cara, tu imaginación utiliza automáticamente 2 leyes: la de la continuidad y la de los parecidos.

La ley o principio de la continuidad, según explica PsyCiencia, consiste en complementar lo que te falta de un modelo incompleto (en este caso, una cara medio tapada) a partir de conectar los detalles a tu disposición con un patrón o una plantilla mental. 

Es decir, contemplas los ojos, las orejas, el cabello…, buscas inconscientemente patrones similares (otros rostros) en tu archivo mental y vas colocando las piezas que faltan según lo que consideras coherente.

Es precisamente en este momento de recolocación mental donde entra en juego el principio de la semejanza: es la agrupación de elementos similares en una entidad. Colocarás boca, barbilla, nariz (si está bien tapada)... que sean simétricos a los rasgos revelados y al mismo tiempo que se basen en tu experiencia previa.

La experta da ejemplos más prácticos de toda esta teoría: "Si ves una persona con los ojos grandes, imaginas que el resto de su cara también es grande en general. Pero si tiene los ojos almendrados puede que te lo imagines con rasgos más orientales".

Amor atracción pareja mascarilla
Getty

Esto ocurre en todo momento y no solo con las mascarillas: si la ropa que lleva una persona es holgada puede que tu imaginación rellene los huecos corporales; lo mismo ocurre en videollamadas en donde solo conoces medio torso de la persona con la que hablas.

Los elementos simétricos y armoniosos son captados como más atractivos que aquellos asimétricos o inconexos. Además, la imaginación no es tonta y dentro de su base de datos cogerá aquellas referencias que más te gustan. Por eso en estos tiempos de confinamiento, una persona con mascarilla te puede parecer misteriosamente atractiva.

Ahora bien, ¿qué ocurrirá cuando llegue finalmente el día de quitárselas del todo, cuando se vuelva a la normalidad más literal y segura?

La psicóloga explica que la mascarilla se ha convertido en una especie de refugio, especialmente para adolescentes o gente joven que se siente acomplejada físicamente. Como en esas edades "es muy importante ser aceptados", la mascarilla se ha convertido en una aliada.

Para alentar a estas personas a concienciarse de que tarde o temprano habrá que dejar la mascarilla en casa, Carme Guillén explica que este utensilio esconde sus desventajas. Por ejemplo, si sientes inseguridad con respecto a tu acné juvenil, la mascarilla evita que tu piel transpire así que a la larga genera aún más acné.

En cuanto a las desventajas de ocultar el rostro, seguro que no has pensado en el impacto negativo en el desarrollo de los bebés: "Los recién nacidos desarrollan el lenguaje observando todos los elementos de sus padres relacionados con el habla, como la boca". Si esta se encuentra tapada, los bebés pierden una referencia importante para aprender a comunicarse con efectividad.

Otros artículos interesantes:

7 riesgos de quitarse la mascarilla en espacios exteriores

12 cosas que debes seguir haciendo tras el fin de la obligatoriedad de llevar mascarillas en la calle

Los mejores tipos de mascarillas que puedes utilizar durante el verano

Te recomendamos

Y además