4 avances tecnológicos que podrían ayudar a que los humanos vivan 200 años

Humanos que podrían vivir más de 200 años
  • Este visionario, que encabeza la ‘Revolución de la Longevidad’, estima que los avances tecnológicos harán que se repare el cuerpo como se arregla un coche o se renueva una casa. 
  • Asegura que es un inversor en longevidad y que su objetivo es vivir 200 años y encontrar una manera accesible para que todas las personas puedan hacerlo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Se define a sí mismo como un “inversor en longevidad y visionario”. Y afirma, sin ambages, que su objetivo es vivir 200 años y encontrar una manera accesible para que todas las personas sean capaces de llegar al doble centenar. Su nombre es Sergey Young y comparte 4 avances tecnológicos que, a su entender, coadyuvarán a alcanzar este cuasi utópico propósito. 

Ha fundado, con 86,41 millones de euros (100 millones de dólares al cambio actual), el Longevity Vision Fund, uno de los pocos fondos, explica, “especializado exclusivamente en longevidad”. En este artículo de Fast Company, firmado por él mismo, enumera esos avances a los que otorga cualidades milagrosas.

El avance de la ingeniería genética

ADN.

Pixabay

En 2003, recuerda Young, se completó el Proyecto del Genoma Humano, que fue capaz de secuenciar este en su totalidad. Dicha secuenciación permite predecir enfermedades hereditarias y la posibilidad de contraer cáncer. Recuerda el inversor el caso de Angelina Jolie, que se sometió a una doble mastectomía preventiva, después de comprobar que su genoma indicaba que tenía muchas opciones de padecer cáncer de mama. 

Se han encontrado, incluso, los llamados "genes de la longevidad", que vaticinan vidas largas y saludables para quienes lo poseen. 

Young explica también que, aunque los genes de las personas no cambien significativamente a lo largo de la vida, sí lo hace el epigenoma, es decir, “el sistema de modificaciones químicas alrededor de nuestros genes, que determina cómo se expresan estos”. Muchos científicos, subraya, sostienen que el epigenoma es mucho más importante que la edad biológica. 

El 40% de tu felicidad se debe a tu genética, el resto se reduce a estos 3 componentes principales

La ciencia, destaca como el principal avance tecnológico, está comenzando a encontrar formas de alterar el genoma y el epigenoma. “En un futuro no muy lejano se podrán insertar, eliminar o alterar los genes de un individuo”, afirma. 

Mucho antes, de hecho ya se está aplicando para algunas enfermedades raras, se utilizará la terapia génica, que proporciona a las células genes que producen las proteínas necesarias en los pacientes cuyos propios genes no son capaces de hacerlo. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), comenta el visionario, aprobará entre 10 y 20 terapias de este tipo en 2025.

El avance de la medicina regenerativa

2 investigadores estudian mutaciones de ADN.

gettyimages

Young comienza a hablar del segundo de los avances tecnológicos para vivir 200 años con una frase inquietante: “Necesitamos una forma de restaurar nuestro cuerpo, igual que arreglamos un coche o renovamos la casa”. Y asegura que ya se están dando pasos en ese sentido, por ejemplo, las 10 terapias con células madre que ha aprobado la FDA.

Va un poco más allá el inversor al aseverar que, “antes de lo que creemos”, a las personas se les podrán poner órganos completamente nuevos, como un corazón, un pulmón, un riñón o un páncreas, gracias a la bioimpresión en 3D, los biorreactores internos o los nuevos métodos de xenotrasplante.

El elemento principal para que con la medicina se pueda alargar la vida de las personas es que esta sea capaz de predecir enfermedades: de los casi 60 millones de personas que mueren al año en el mundo, más de la mitad de fallecimientos se deben a motivos solucionables si se hubieran diagnosticado a tiempo. 

Lola Priego, la joven ingeniera española que ha pasado por Amazon, Facebook e Instagram y ahora ha fundado una startup para revolucionar la idea de la medicina

La medicina, señala, va a ser proactiva en vez de reactiva, gracias a dispositivos que monitorizarán el cuerpo humano siempre. “Algunos serán externos, otros se incrustarán debajo de la piel, los habrá que se traguen con el desayuno y también que naden en el torrente sanguíneo en todo momento”. 

Estos dispositivos estarán conectados a aplicaciones externas, permitiendo que el médico sepa en todo momento lo que está sucediendo, y, de este modo, prevenir las patologías. Serán, expone Young, dispositivos de bajo costo, por lo que todo el mundo podrá acceder a ellos.

El avance de la inteligencia de datos de salud

Una persona con la pierna amputada salta.

gettyimages

Los avances tecnológicos para la salud que se han comentado anteriormente, resalta Young, generarán multitud de datos, tantos que el cerebro humano no podrá interpretarlos. Ahí es donde actuará la inteligencia artificial. Para él, esta puede ser capaz, incluso, de eliminar enfermedades potencialmente mortales. 

El otro aspecto importante de la inteligencia artificial es la medicina de precisión. La bioingeniería moderna, recuerda, ha restaurado la pérdida de visión o de audición en humanos, gracias a la aplicación de sensores y electrodos que envían información al cerebro. 

La humanidad no podrá controlar a la inteligencia artificial, según este nuevo estudio

También se han creado extremidades que la persona puede mover con su mente, simplemente pensando el movimiento. 

En la actualidad, resalta Young, los exoesqueletos permiten a los parapléjicos correr maratones y los riñones y corazones artificiales hacen que los que tienen insuficiencia orgánica vivan muchos más años. 

El avance en el hardware sanitario

Varias personas trabajan en un laboratorio.

gettyimages

El último de los avances tecnológicos que harán a las personas vivir 200 años tiene que ver con algo que ya es una realidad: los dispositivos conectados, ergo, las pulseras como Fitbit o Apple Watch

Actualmente, precisa el visionario de la 'Revolución de la Longevidad', los datos que se obtienen de estos aparatos son triviales, pero pronto serán programados para dar información capaz de reducir la muerte prematura por enfermedades cardiovasculares o por cáncer

7 incógnitas que aún quedan por resolver sobre el cáncer

Se refiere de nuevo Sergey Young a la inteligencia artificial para afirmar que esta transformará la atención médica como “los ordenadores o internet cambiaron la forma en la que trabajamos, comprados o interactuamos”. 

Esta revolución, sostiene, no es algo propio de la ciencia ficción, sino que ya se está dando en laboratorios de investigación académica o en los centros de I + D.

Otros artículos interesantes:

El CEO de Apple confiesa que está "realmente entusiasmado" con las posibilidades de la inteligencia artificial

La revolución telemedicina también anima a los inversores: por qué es una temática de largo recorrido y qué empresas tienen en el radar los expertos

Los científicos están cada vez más cerca de clasificar al covid persistente como una enfermedad autoinmune

Te recomendamos

Y además