Del nuevo iPhone al sofá que buscas para el salón: 8 cosas que puedes tardar semanas en conseguir por mucho que las compres ahora mismo

Una escena de 'El juego del calamar'

Noh Juhan | Netflix

  • La crisis de los semiconductores y los problemas en la cadena de suministro que se están dando a nivel mundial ponen en peligro las próximas campañas de las tiendas, que incluyen fechas tan señaladas como Halloween y Navidad.
  • Videoconsolas, electrodomésticos, muebles, bicicletas y hasta disfraces son solo algunos ejemplos de productos que los clientes pueden comprar pero que tardarán un tiempo en recibir.
  • Los tiempos de espera de los productos se pueden dilatar meses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Internet trajo el comercio electrónico, y el comercio electrónico trajo el consumo casi inmediato.

Desde hace un par de décadas, a la posibilidad de acudir físicamente a las tiendas para adquirir productos se añade la opción de poder comprar a través de plataformas como Amazon y recibir la adquisición en la comodidad del hogar.

Pero algo está cambiando. Justo cuando parecía que el comercio asomaba la cabeza por fin después de una pandemia que obligó a cerrar establecimientos y a poco menos que detener la economía, 2 inmensas amenazas amagan con arruinar los próximos meses de muchas tiendas.

No se trata de un momento cualquiera. Con octubre encarando sus últimos días, más de un negocio se juega sus resultados anuales en las próximas citas: Halloween, a finales de este mismo mes, el Black Friday a finales de noviembre y, como colofón, Navidad.

Por un lado, destaca la llamada crisis de los semiconductores

Aunque no se trata de un fenómeno nuevo (se lleva hablando de esta crisis al menos 3 años, cuando la desató la guerra comercial entre China, EEUU, Japón y Corea del Sur), este se ha dejado notar más en los últimos meses. 

Básicamente, cuando los consumidores se han empezado a sacudir el susto de la pandemia y se han lanzado a adquirir productos electrónicos, se han encontrado con una realidad decepcionante: les toca esperar.

Amazon, de nuevo acusada de prácticas anticompetencia, ahora en India: estudiaba productos de terceros vendidos en la plataforma para desarrollar los suyos

A ello se ha añadido recientemente problemas en la cadena de suministro. A medida que las mayores economías del mundo se han reabierto tras la pandemia, estas han tratado de recuperar de golpe todo el tiempo perdido.

Sencillamente, las cadenas logísticas no estaban preparadas por semejante aluvión de paquetes y cajas. 

Vale como ejemplo el puerto de Felixstowe, por el que pasan cerca del 40% de las mercancías de Reino Unido. Este ha reconocido recientemente que las cajas pasan en el puerto una media de 9 días, el doble de lo que es normal. 

Los profesionales de este puerto han achacado el problema a la falta de conductores capaces de gestionar la ingente cantidad de carga que les ha llegado.

Es precisamente el tipo de situaciones que hace que muchos clientes puedan seguir comprando ciertos productos, pero vayan a tardar todavía un tiempo en recibirlos. Estos son solo algunos de ellos.

1. El próximo sofá tardará un tiempo en llegar a casa

Muebles

"Para garantizar la disponibilidad de los productos para nuestros clientes, hemos tomado medidas extraordinarias, como la compra de nuestros propios contenedores y el fletado de buques adicionales", explicaban el pasado mes de septiembre desde Ikea a El Confidencial Digital.

Detrás de estas palabras se escondía ya hace un mes el reconocimiento implícito de que, en efecto, el gigante sueco dedicado al mueble estaba teniendo problemas manifiestos de stock.

El motivo es que se trata de un sector dependiente en buena medida del comercio marítimo. Con los puertos colapsados, las tiendas empezaron pronto a notar la falta de suministro.

Ikea no está sola en esto. Otras marcas del sector como Walmart o Home Depot, recordaba este mismo medio, adoptaron decisiones similares tras comprobar las dificultades que tenían sus productos en llegar a las tiendas.

Desde la propia Ikea han reconocido que, por ahora, la única solución pasa por privilegiar ciertas gamas de producto. 

Como consecuencia, esta semana por ejemplo El faro de Vigo ha informado de que el colapso en la entrega de materias primas está retrasando la entrega de muebles hasta 150 días.

2. ¿Enamorado del iPhone 13? En muchas tiendas está ya agotado y no saben cuándo lo volverán a tener

iPhone 13 Pro Max

El lanzamiento de cada modelo de iPhone es siempre todo un acontecimiento.

Desde la irrupción hace ya más de una década del primero de estos teléfonos, que supuso la llegada de la era de los smartphones, millones de clientes esperan como lluvia en el desierto cada nuevo modelo como si, de nuevo, se fuese a reeditar una revolución tecnológica semejante.

Presentado este otoño, el iPhone 13 no iba a ser menos. Con pandemia o sin ella, fueran muchas o pocas sus novedades, los fervorosos clientes de la empresa de la manzana estaban dispuestos a hacerse con uno sin importar el precio, que supera en todos los casos los 800 euros.

Pero estos se han topado con la palabra más usada ahora mismo en el ámbito de la tecnología: semiconductores.

Llega a España Amazon Prime Wardrobe: el servicio que permite probarte ropa en casa y pagarla después

Apple no ha sido ajena a la crisis que tiene que ver con falta de los materiales con los que se construyen los chips que hacen funcionar sus teléfonos.

Tras ponerse a la venta a principios de octubre, estos tardaron poco en agotarse. Grandes distribuidores como Amazon consiguieron reponer algunas de sus unidades a los pocos días, como contó Computer Hoy.

Pero fue un espejismo. La falta de chips y de stock ha obligado incluso a analistas como JP Morgan a rebajar la previsión de ingresos provenientes del iPhone a 63.000 millones de dólares durante el primer trimestre de 2022, lo que supone una caída anual del 4% con respecto a los cálculos iniciales.

Los analistas de Refinitiv IBES esperan que Apple venda alrededor de 45 millones de unidades para el trimestre de final del año, una cifra que algunos medios rebajan a unos escasos 10 millones.

Tal y como cuenta el diario La Información, la espera para conseguir un iPhone 13 en las secciones de electrónica de grandes cadenas como El Corte Inglés se puede dilatar hasta el mes. En la cadena portuguesa de productos electrónicos Worten, por su parte, desconocen también cuándo van a volver a recibir unidades.

3. Los coches tardarán todavía medio año en llegar, y faltan también piezas de reparación para los talleres

Cadena de ensamblaje de coches en Martorell, Barcelona.

De nuevo, los semiconductores. La falta de materiales ha tenido también sus efectos en el sector del motor.

Según datos de Urban Science recogidos por La Tribuna de la Automoción, comparado con 2019, septiembre de 2021 retrae la venta de coches un 28,2% para consolidar una bajada del 33,6% en el acumulado del año.

En esto ha tenido mucho que ver una falta de chips que ha retrasado la entrega de vehículos nuevos medio año en algunos casos, según recoge Cinco Días, cuando lo normal es que esta cifra oscile entre un mes y 3.

Y la situación no tiene buen pronóstico. Las previsiones de Anfac, la patronal de los fabricantes, recogidas por este medio indican que el ritmo de fabricación de los chips no se ajustará a la demanda de los clientes como poco hasta el primer semestre de 2022.

La situación estará difícil incluso para quienes, en previsión de que tardarán todavía un tiempo en conseguir un nuevo coche, tienen pensado pasar por el taller para hacer reparaciones y alargar la vida de su vehículo. 

A este respecto, un sondeo del medio especializado MDZ realizado entre talleres de reparación estima que el precio de los componentes ha aumentado entre un 50% y un 100%. 

A este respecto, hay que recordar que el 70% de las piezas que se utilizan para producir los coches son importadas, por lo que un atasco en la cadena de suministro significará problemas para recibir piezas y para reparar.

4. ¿Ganas de nueva videoconsola? Hasta 2022 no se podrán comprar con normalidad

Playstation y Xbox

Se han convertido en algo así como el santo grial de todos los aficionados a los videojuegos. 

La falta de los semiconductores con los que se fabrican los chips de las videoconsolas de sobremesa más vendidas ha provocado un hecho insólito. 

Es realmente difícil conseguir una Playstation 5 o una Xbox Series X, las últimas versiones de las consolas de Sony y Microsoft, empresas que llevan dominando el sector desde hace más de 10 años.

Cada mes, como si se tratara del mapa del tesoro, los videojugadores acuden a la información especializada que ofrecen portales como Hobby Consolas para averiguar qué tiendas tienen algo de stock de estas máquinas. Lo hacen a toda velocidad, porque se agotan con rapidez.

Se trata de otra situación que no parece que vaya a tener pronta solución. En declaraciones recogidas por Bloomberg, Hiroki Toki, CFO de Sony, reconoció que el problema podría prolongarse durante todo 2022. 

Por su parte, tal y como reconoció el pasado mes de septiembre en la web Digital Trends, Xbox, la falta de unidades de la Xbox Series X y Series S continuará durante todo 2022. 

Dos gigantes en la lona.

5. Las lavadoras se atascan en los puertos y no se comercializarán a un ritmo normal hasta el año que viene

Lavadoras en cadena de embalaje

Es un runrún desde la pasada primavera: la falta de microchips llegaría, tarde o temprano, a los electrodomésticos. 

"No va a haber un problema de desabastecimiento de lavadoras o neveras, pero sí en productos concretos, que se va a acentuar cuantos más componentes dependen de terceros", decía en marzo a El Heraldo de Aragón la Aecoc, una asociación de productores y fabricantes que reúne a 30.000 empresas españolas de sectores tan dispares como la salud, el textil, la alimentación, la hostelería o la perfumería, entre otros.

Pero cuando llegó, la crisis fue incluso peor de lo que se esperaba. El pasado mes de septiembre, ha recordado esta semana La voz de Galicia, la fábrica del grupo BSH Electrodomésticos ubicada en La Cartuja (Zaragoza) tuvo que dejar de producir lavadoras durante dos semanas por la falta de piezas electrónicas. 

La guerra de los ‘lockers’ se intensifica: los planes de AliExpress, Seur y DHL Express para desafiar el liderazgo de Amazon y Correos

"El desabastecimiento de componentes está tensionando la cadena de suministro. Tratamos de minimizar el impacto en nuestras fábricas, pero lamentablemente en esta ocasión no ha sido posible continuar con la producción", explicaron a este medio fuentes del grupo, que incluye marcas como Balay.

A principios del mes de octubre, Fagor Electrónica reconoció a Europa Press que ellos también habían sufrido el impacto en la bajada de producción y que no descartan tener que parar de fabricar en algún momento debido a la falta de microprocesadores o de algún otro componente semiconductor. 

La situación, detallan, no se normalizará hasta mediados de 2022.

6. Fueron una moda durante la pospandemia y ahora están agotadas: ¿qué ha pasado con las bicicletas?

Venta de bicicletas

En economía, unas cosas llevan a otras a veces de manera inesperada. 

Hace tres años, la guerra comercial entre EEUU y China trajo consigo la escasez de materiales semiconductores. Esto, a su vez, se ha traducido en los últimos meses en una falta de coches que ha forzado a muchos a apostar por la bicicleta. 

Finalmente, lo que se ha acabado también son precisamente las bicicletas.

La historia viene de lejos. Durante el confinamiento, más de uno se cuestionó su estilo de vida, sus rutinas, su forma de moverse por la ciudad. Cuando el Gobierno empezó a desconfinar a la población, tras semanas encerrados en apenas unas cuantas decenas de metros cuadrados de casa, la primera decisión de muchos fue comprarse una bicicleta. 

El sector explotó. El último informe emitido por AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España) recogido por el portal Solo Bici certificó que en 2020 se superó por primera vez en la historia el millón y medio de bicicletas vendidas en un año.

MediaMarkt se abre al 'marketplace': incluirá vendedores en su plataforma en España y se marca el objetivo de alcanzar los 200 en un año

Había hambre de ciclismo, pero, sobre todo, había necesidad de movilidad: la venta de bicicletas eléctricas se disparó un 48%, mientras que el crecimiento de las bicicletas urbanas vendidas se fue también al 46%.

Hoy, expertos consultados por el programa Equipo de investigación de LaSexta cifran en un 50% el incremento del valor medio de las bicicletas de segunda mano. 

La otra opción es intentar adquirir una recién fabricada, pero para eso toca esperar, algo que nunca había sucedido: "La gente está encantada de esperar 2, 3, hasta 6 meses para tener el coche que ellos han elegido. Pero con la bici no. La gente dice… ¿pero cómo pueden tardar cuatro meses en fabricar un cuadro?", explica Rafa Vidiella, periodista y director de la revista especializada Ciclosfera en su web.

"¿Qué se le dice a la gente? Los que necesitan una bici ya, tienen un problema. Pero a los que piensan invertir a partir de 700 euros, quizá es bueno decirles que sean razonables. Que, al igual que con un coche, o cualquier otra cosa, hablamos de una inversión para los próximos 10 años. No es tan descabellado esperar 5 meses por una buena bici, por la que quieres, por la que has meditado y elegido".

7. Si quieres llevar el disfraz de este Halloween, prepárate para luchar casi tanto como los protagonistas de 'El juego del calamar'

Escena de la serie de Netflix 'El juego del calamar'

Cada año, la misma lucha. Acabado el verano, productoras audiovisuales, plataformas de streaming y canales públicos y privados comienzan a mirar ya la siguiente fecha marcada en rojo en su calendario: Halloween, una fiesta con cada vez más raigambre en España.

A medida que transcurre octubre, todos hacen sus apuestas, y cuando se acerca el final del mes, llega el aluvión de producciones relacionadas con el ámbito del miedo y el terror. 

Para todas ellas, no se trata solo de copar las pantallas, sino de ser las protagonistas de todas las fiestas de disfraces y ganar una batalla que puede llegar a ser incluso más lucrativa que la propia ficción: el merchandising.

Este año, se ha proclamado ya una ganadora indiscutible antes incluso de que empezara la pelea. 

La pandemia convierte a España en el país que mejor ha sabido capitalizar el auge del 'e-commerce': auge de las ventas del 41% en 2020 y una clara intención de consolidarse

Con sus más de 100 millones de visualizaciones en todo el mundo, con su primer lugar en el ranking de series más vistas de Netflix en casi un centenar de países, sus cifras récord como serie más vista de la plataforma y su argumento sangriento y macabro, es evidente que El juego del calamar va a ser el disfraz de estas fiestas de Halloween.

Lo será, al menos, para quienes hayan estado rápidos. Como ha contado recientemente El País, en ciudades como Madrid por ejemplo ya casi no quedan ni las icónicas máscaras que llevan los guardias de la serie ni la ropa deportiva de sus esforzados y temerarios protagonistas.

¿Simple moda? Todo parece indicar que hay algo más. El juego del calamar no es la primera ni la última serie que se ha puesto de moda. El agujero de stock que ha provocado, en cambio, sí que tiene pocos precedentes.

De nuevo, hay que hablar de desabastecimiento y de China.

Dado que buena parte de los productos textiles vienen precisamente del gigante asiático, donde la crisis de la cadena de suministro se está viendo además agravada por una galopante crisis energética, cabe esperar que esto esté afectando a la llegada de todo tipo de productos, incluidos los disfraces.

En Amazon, que cuenta con una ingente cantidad de tiendas asociadas, aún es posible encontrar disfraces completos que puedan llegar antes del 31 de octubre. Su precio, eso sí, ronda los 40 euros, y apenas quedan ya menos de 5 unidades por cada talla.

Lo mismo sucede en Etsy, por ejemplo, aunque en su caso la entrega se puede demorar entre una semana y 12 días.

8. Los problemas de suministro en Reino Unido (y las ganas atrasadas de fiesta) amenazan las existencias de ginebra, vodka y whisky: estas son las marcas que te puede costar encontrar

Fiesta con alcohol

Durante muchos meses, la pandemia provocó el cierre de los negocios y este, a su vez, acabaron con el ocio nocturno.

La generalización de las vacunas y la bajada consiguiente en la cifra de contagios ha permitido ir retirando poco a poco ciertas restricciones y ha devuelto parte de la vida perdida a estos negocios.

Pero justo ahora, cuando muchos estaban ya desempolvando las zapatillas de baile y preparándose para darse alguna que otra noche de diversión, la falta de suministros amenaza las existencias de alcoholes como la ginebra, el vodka o el whisky.

¿La causa? Hay que mirar a Reino Unido y, más concretamente, al Brexit.

El bloqueo comercial provocado por la salida de Reino Unido de la UE, ha contado Onda Cero, ha provocado que algunas marcas de alcohol hayan dejado de llegar a España. 

Bares y establecimientos de ocio nocturno, cuenta este medio, han notado una gran dificultad para recibir marcas concretas de ginebra, vodka o whisky. Es el caso de marcas como Seagrams, Beefeater  o Absolut. Además, a ello se une que están fallando los recibos de vidrios y corcho. 

Algún que otro local está tirando de ingenio para atender la creciente demanda de su cada vez más populosa clientela y está optando por adquirir estas marcas en supermercados, lo que encarece su precio con respecto al que solían conseguir acudiendo a sus proveedores habituales.

Otros artículos interesantes:

17 cosas que probablemente no sabías sobre 'Grease'

Aparecen tarjetas de 'El juego del calamar' en España: la Policía explica qué debes hacer si te encuentras una

La manera de jugar a PlayStation 5 sin que nadie sepa que estás conectado

Te recomendamos