Una eficacia "extraordinaria": Pfizer afirma que su píldora contra el COVID-19 reduce el riesgo de hospitalización y muerte en un 89% en pacientes de alto riesgo

Pfizer

Reuters

/Paul McErlane PM/MD/AS

  • La píldora experimental contra el COVID-19 de Pfizer ha reducido el riesgo de hospitalización y muerte, según un nuevo estudio.
  • "Nuestra capacidad para dejar de vivir con miedo está ahora al alcance de la mano", ha declarado a Business Insider el científico jefe de Pfizer, Mikael Dolsten.
  • La farmacéutica estadounidense tiene previsto solicitar la autorización de emergencia lo antes posible.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La píldora experimental de Pfizer contra el coronavirus ha reducido el riesgo de hospitalización y muerte en un 89% entre las personas de alto riesgo recientemente infectadas por el COVID-19, ha informado este viernes el gigante farmacéutico neoyorquino. 

Este resultado histórico plantea la posibilidad de que pronto haya varias píldoras contra el COVID-19 disponibles para los pacientes, ya que el fabricante de medicamentos Merck también ha anunciado recientemente resultados positivos con su propia píldora antivírica, el molnupiravir. 

Los tratamientos parecen estar preparados para desempeñar un papel importante en la lucha contra la pandemia, complementando las vacunas y reduciendo el riesgo de enfermedad grave para las personas infectadas.

"Nuestra capacidad para dejar de vivir con miedo está ahora al alcance de la mano", ha declarado a Business Insider Mikael Dolsten, director científico de Pfizer.

"Esto debería acabar realmente con el miedo, reducir la tremenda carga de los hospitales, y el riesgo de que, si te infectas, acabes en un hospital y mueras es estadísticamente cada vez menor y casi inexistente", añade. "Es un enorme avance médico para la humanidad", proclama.

Pfizer espera producir más de 180.000 tratamientos para finales de 2021 y al menos 50 millones de tratamientos más en 2022. Un portavoz ha dicho que están en proceso de ampliar la capacidad y planean actualizar estas cifras en las próximas semanas.

Pfizer destaca un resultado de "extraordinaria eficacia" combinado con un buen perfil de seguridad

Mikael Dolsten, director científico de Pfizer.
Mikael Dolsten, director científico de Pfizer.

Neil Hall/Reuters

El antiviral de Pfizer, que la empresa tiene previsto denominar Paxlovid, es un inhibidor de la proteasa diseñado para bloquear una enzima que desempeña un papel clave en el proceso de copia del virus. 

El fármaco se administra con una dosis baja de ritonavir, otro antiviral que ayuda a que el Paxlovid dure más tiempo en el organismo. En el estudio, los voluntarios tomaron 3 píldoras cada 12 horas durante 5 días: 2 píldoras con el antiviral de Pfizer y una píldora de ritonavir.

Un primer vistazo a los resultados del estudio incluye datos de 774 adultos que se inscribieron, tenían un alto riesgo de padecer COVID-19 grave y se habían infectado recientemente. Los voluntarios fueron asignados al azar para recibir el antiviral de Pfizer o un placebo. 

Entre los que tomaron el medicamento de Pfizer, menos del 1% fueron hospitalizados y ninguno murió. En el grupo del placebo, alrededor del 7% de las personas fueron hospitalizadas y hubo 10 muertes.

En general, el impacto es una reducción del 89% en la hospitalización o muerte para los pacientes que tomaron el medicamento de Pfizer dentro de los 3 días siguientes a los síntomas. Para los que tomaron el fármaco en los 5 días siguientes a los síntomas, el beneficio fue del 85%, informa Dolsten. En ambos casos, el fármaco ha ofrecido una protección del 100% frente a la muerte en el estudio. 

Los resultados se han compartido en un comunicado de prensa este viernes por la mañana y aún no se han publicado en una revista médica revisada por expertos. 

"Diría que esto es lo más cerca que se puede llegar con un antiviral a resultados similares a la curación a corto plazo", señala Dolsten, quien esperaba que un buen antiviral mostrara una eficacia del 70% o más. "Es un efecto extraordinario", resalta.

Pfizer está deteniendo su estudio antes de tiempo debido a los sólidos resultados, y la empresa planea  solicitar una autorización de emergencia con los reguladores sanitarios estadounidenses y mundiales lo antes posible.

Los datos de seguridad también parecen prometedores. La mayoría de los efectos secundarios notificados han sido leves, y el grupo de placebo ha presentado en realidad mayores tasas de efectos secundarios graves.

La reducción del riesgo del 89% es mayor que la que ha mostrado el molnupiravir de Merck en un estudio similar centrado en pacientes de alto riesgo de COVID-19. El molnupiravir ha reducido el riesgo de hospitalización o muerte en aproximadamente un 50%

La FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU.) está revisando ahora el molnupiravir, y las autoridades del Reino Unido se han convertido en el primer país en aprobar el tratamiento este miércoles 3 de noviembre.

Siguen existiendo dudas sobre la resistencia y el beneficio para los vacunados

Molnupiravir, píldora contra el Covid-19 de Merck.
Molnupiravir, píldora contra el Covid-19 de Merck.

Merck

A pesar de los prometedores resultados, todavía hay algunas preguntas sin respuesta.

Tanto Pfizer como Merck han excluido de sus estudios a las personas que han recibido la vacuna del coronavirus, por lo que no está claro si las personas vacunadas también verán un beneficio significativo al tomar las píldoras si padecen COVID-19. 

Pfizer está realizando estudios adicionales que incluyen a personas vacunadas. Dolsten se ha mostrado optimista respecto a los resultados positivos de estos estudios a principios del próximo año. La empresa también está estudiando si la píldora podría utilizarse para prevenir infecciones y enfermedades en primer lugar como profiláctico.

Algunos científicos también están preocupados por la capacidad del COVID-19 de mutar, y si eso podría debilitar los antivirales con el tiempo. Si su uso se generaliza, las píldoras podrían hacer que el virus desarrollara resistencia al tratamiento. 

Sin embargo, Dolsten afirma que no le preocupa el riesgo de resistencia en un futuro próximo. 

"No creo que en los próximos años (5 o 7 años) haya problemas de resistencia", señala, y añade que Pfizer tiene en cuenta esa posibilidad para más adelante. 

Otros artículos interesantes:

Reno Unido se convierte en el primer país del mundo en autorizar el molnupiravir, la primera píldora contra el COVID-19

La primera pastilla contra el COVID-19 podría autorizarse en diciembre: esto es todo lo que tienes que saber sobre la píldora de Merck

Una pastilla contra el COVID-19 podría llenar pronto una laguna en nuestra respuesta a la pandemia que las vacunas son incapaces de cubrir

Te recomendamos

Y además