Pasar al contenido principal
logo ceca magan ok

Phantom shares: la forma de atraer, retribuir y retener talento en la Startup española

#LegalEstiloCeca

Phantom-shares-que-es
Getty Images
  • Los planes de phantom shares o acciones fantasmas son un tipo de incentivo para las compañías
  • Permiten contratar perfiles altamente cualificados y crecer ofreciéndoles un recorrido con la empresa sin un desembolso inicial 
  • Para las startups, los planes phantom shares son el equity del futuro

Los emprendedores y startups, en fases tempranas, no disponen de los medios económicos deseados para atraer talento ni contratar servicios que les permitan desarrollar su proyecto de innovación. Desde hace varios años se ha optado por la retribución a través de planes de stock options u opciones sobre acciones, que conllevaban la retribución de empleados clave y directivos a través de la toma de participaciones en el capital social.

Tras la búsqueda de diversas fórmulas de retribución que puedan resultar atractivas para el talento, pero que no conlleven la entrada en el capital social de las compañías, los emprendedores y startups han optado por la aprobación de planes de incentivos basados en phantom shares, o acciones fantasmas. Aunque este modelo también puede resultar interesante para compañías de una dimensión mayor, como fórmula de remuneración de sus administradores y directivos con el fin de alinear sus intereses con los de la propia compañía.

Las phantom shares son un modelo de retribución variable que presenta las siguientes ventajas:

  • no requieren de un desembolso inicial por parte de la compañía ni por parte del beneficiario.
  • son flexibles, ya que los términos y condiciones se determinan por las partes, al no ser una figura regulada.
  • el beneficiario del plan no adquiere la condición de socio, y por tanto no accede a la toma de decisiones de la compañía a nivel de Junta; evitando así tener que suscribir un acuerdo de socios
  • el beneficiario del plan no puede obstaculizar la adopción de acuerdos relevantes, como pueden ser la aprobación de aumentos de capital social para permitir la entrada a potenciales inversiones, la venta de la compañía, la transmisión de una participación mayoritaria del capital, la ejecución de operaciones que conlleven un cambio de control o su salida a bolsa.

Son varias las ventajas que se derivan del uso de este tipo de planes de incentivos para que las empresas emprendedoras puedan acceder a la contratación de perfiles técnicos y directivos clave que les permitan crecer, sin tener que renegociar sus pactos parasociales ni sufrir injerencias en la toma de decisiones en la Junta.

Así, el contenido que al menos debe recoger un plan de phantom shares sería el siguiente:

  1. El perfil de los beneficiarios del Plan.
  2. La participación que se concede al beneficiario, que vendrá representada por un número determinado de acciones fantasma.
  3. La consolidación y devengo del incentivo, que se producirá, por ejemplo, cuando el empleado o directivo haya permanecido un tiempo determinado o cuando se hayan alcanzado los objetivos fijados, o los también conocidos como periodos de cliff o vesting
  4. El acontecimiento o los acontencimientos que desencadenan el derecho liquidar las phantom shares, que podrá ser, por ejemplo, el cumplimiento de unos objetivos determinados, la venta de la compañía, la transmisión del control de la misma, su salida a bolsa o la llegada de un acontecimiento que pueda calificarse como Good Leaver o Bad Leaver.
  5. La fórmula que permite determinar el valor de las phantom shares en el momento en el que se produce el acontecimiento desencadenante o evento de salida.
  6. La cláusula de pago, en la que se indica como se va a satisfacer la retribución al beneficiario una vez se haya producido el acontecimiento desencadenante.

Finalmente, los planes de phantom shares deberán ser elaborados y diseñados por el órgano de administración de la compañía. En las sociedades anónimas resulta imprescindible su aprobación por la Junta General, mientras que es altamente recomendable, pero no obligatorio, su aprobación por la Junta General en el caso de las sociedades limitadas.

En todo caso, recomendamos que quien desee beneficiarse de las ventajas de implantar este tipo de planes de incentivos basados en programas de phantom shares, consulte de forma previa con un asesor legal que pueda ayudarle a comprender y elaborar el contenido del Plan que más se ajuste a sus necesidades y al de su compañía.