La economía china bate expectativas: el PIB crece un 4,8%, pero el nuevo brote de COVID-19 podría truncarlo

Brote de coronavirus en Pekín.
REUTERS/Thomas Peter

Una de cal y otra de arena para China. Ajeno al conflicto que se libra en el Viejo Continente, el país ha sorprendido en el primer trimestre con un crecimiento económico mayor del esperado. 

Pero las sorpresas positivas podrían durar poco: mientras en Occidente las economías dejan atrás las restricciones, China sufre el peor brote de COVID-19 desde 2020, y los nuevos confinamientos amenazan con un nuevo golpe a su economía. 

A finales de marzo, Shanghái sufrió el peor confinamiento desde que apareció el coronavirus en Wuhan, en 2020.

El PIB de China creció un 4,8% en el primer trimestre de 2022, cuatro décimas por encima del 4,4% que proyectaban los analistas, y 8 décimas más que el 4% registrado en el último trimestre de 2021, según los datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística.

Sin embargo, el 4,8% se queda lejos de la meta del 5,5% fijada por Pekín, lo que refleja un crecimiento más débil del esperado por el gobierno chino. 

"En términos generales, la economía nacional en el primer trimestre continuó con el impulso de recuperación, comportándose dentro de un rango razonable. Sin embargo, debemos ser conscientes de que con el entorno nacional e internacional cada vez más complicado e incierto, el desarrollo económico se enfrenta a importantes dificultades y desafíos", advierte la oficina estadística china.

El avance también es menor si se compara en tasa intertrimestral: en el primer trimestre, el PIB chino aumentó un 1,3% respecto al trimestre anterior, mientras que entre septiembre y diciembre el crecimiento fue del 1,5%. 

Este menor repunte es un anticipo del impacto sobre la actividad que pueden tener las restricciones impuestas de nuevo en varias ciudades chinas para contener los rebrotes de COVID-19. Sin embargo, los analistas habían apuntado mucho más bajo: esperaban un avance intertrimestral de apenas un 0,6% por la desaceleración de los confinamientos.

Estos vídeos muestran los disturbios en China por las protestas contra las medidas anticovid

Es más, los nuevos confinamientos por contagios en China amenazan de nuevo con entorpecer el tráfico del comercio mundial, lo que podría golpear a otras economías, como las europeas, ya afectadas por la guerra en Ucrania.

De hecho, las restricciones para contrarrestar el brote de COVID-19 en China ya dejan huella en el consumo de los hogares: las ventas del comercio minorista cayeron un 3,5% en marzo, su primera caída interanual desde julio de 2020. En el mismo mes, la tasa de desempleo oficial subió al 5,8%, su nivel más alto desde mayo de 2020.

En contraste con la repentina debilidad en el gasto del consumidor, la producción industrial, que fue un gran impulsor de la recuperación inicial de China de la pandemia en 2020, agregó un 5% interanual en marzo. La inversión en activos fijos aumentó un 9,3% en los primeros tres meses de 2022 en comparación con el mismo período del año pasado.

Otros artículos interesantes:

Los nuevos confinamientos en China amenazan otra vez el transporte y la logística global: "Las perspectivas de la economía mundial se están oscureciendo bastante"

Estos vídeos muestran los disturbios en China por las protestas contra las medidas anticovid

China controla casi el 80% del suministro del litio, mientras los países occidentales han sido "tremendamente lentos", lo que podría hacer imposible cumplir los objetivos de electrificación

Te recomendamos