Pasar al contenido principal

¿Se puede curar la soledad con una pastilla? La comunidad científica se encuentra dividida sobre su origen y cómo abordarla

Soledad y salud

  • La soledad crónica se ha convertido en uno de los males a tratar en la sociedad actual, pero la comunidad científica se encuentra dividida sobre su origen y cómo abordarla.
  • Por un lado, es innegable que los males asociados al aislamiento social afectan a la salud mental y física de los pacientes, pero no está claro si debería tratarse mediante fármacos.
  • A pesar de que hay multitud de investigaciones en curso, muchos expertos aseguran que el tinte patológico de la soledad obedece a intereses comerciales, si no políticos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si algo ha puesto a prueba la pandemia de coronavirus y su posterior confinamiento, es la capacidad del ser humano moderno para soportar (y sobrellevar) la soledad. Claro que es difícil definir esta "soledad" de una forma válida para todo el mundo. 

Lo que para unos es una "experiencia subjetiva" que no implica esta aislado físicamente (¿alguna vez ha estado solo en una habitación llena de gente?), para otros se trata de "un sentimiento consciente y cognoscitivo de separación social de los demás, una falta emocional que afecta al lugar que ocupa una persona en el mundo". Si es difícil de explicar, más aún lo es de tratar, especialmente cuanto más tiempo dure la sensación.

Los últimos años han supuesto un caldo de cultivo perfecto para la investigación de la soledad, sus consecuencias y sus efectos en el cuerpo humano a largo plazo. Según diversos estudios, este sentimiento eleva los niveles de la hormona del estrés, cortisoles, interrumpe el sueño y presenta graves problemas para la salud física y mental de las personas

Leer más: La 'generación más solitaria' se vuelve aún más introvertida: cómo los millennials están lidiando con la ansiedad del confinamiento y la incertidumbre de la vida después de la cuarentena

No es tan casual como un síntoma del mundo en que vivimos, donde el paro, la precariedad laboral, la frenética vida en las grandes ciudades, el estrés acumulado, la tendencia a relaciones personales menos consistentes afianzan una soledad no deseada ni elegida, un problema cada vez más frecuente en las sociedades actuales que muchos expertos no dudan en catalogar como "una nueva epidemia". La pregunta es, ¿qué se puede hacer contra ella?

Para muchos, la respuesta es redundante —"estar con gente"—, pero cada vez son más los psicólogos, psiquiatras y sociólogos que abogan porque este problema, de ser crónico, se trate desde la propia medicina. ¿Podría un tratamiento farmacéutico ayudar a las personas solitarias a formar las relaciones que anhelan?

Una píldora contra la soledad

El Laboratorio de Dinámica Cerebral de la Universidad de Chicago lleva años conectando a sus pacientes a electrodos para medir la actividad cerebral. Desde mayo de 2017, sus ensayos clínicos sólo tienen un anhelo: encontrar la respuesta a la soledad en forma de píldoras. Pero nadie sabe por dónde empezar a trabajar.

Su principal candidata es la pregnenolona, una hormona producida principalmente por la glándula suprarrenal, ha mostrado signos positivos de reducción de los niveles de ansiedad que perpetúan el llamado "aislamiento social percibido". Para tratarlo, la comunidad se centra en sus síntomas: ansiedad, depresión, agresividad, etc., pero el problema persiste.

Claro que otros miembros de la comunidad científica barajan otras opciones. 

Una variante mejor considerada es la de un neuroesteroide natural (esteroides formados en el cerebro), la alopregnanolona, para tratar la ansiedad y las conductas depresivas. Estudios recientes demuestran que este esteroide, o la falta de él, es una de las responsables del aislamiento social percibido, y en ella se centran algunas de los principales investigaciones. 

Leer más: 5 hábitos que son tan mortales como el tabaco y que no estás teniendo en cuenta

Otros abogan, no sin controversia, por el uso de la llamada "hormona del amor" u "hormona de la felicidad" (oxitocina) para hacer tratamientos farmacológicos a corto plazo por medio de la psicoterapia de grupo. A su favor tiene que, al fin y al cabo, es la hormona más presente en los lazos y las relaciones sociales, pero los niveles de dependencia de la hormona despiertan los miedos de parte la comunidad científica.

Rachael Benjamin, psicoterapeuta de Tribeca Therapy en Nueva York, que dirige un grupo de terapia específicamente para tratar la soledad, comparte en The Guardian que medicalizar la soledad crónica "nos hace sentir más aislados". "Las píldoras no pueden crear intimidad", resume.

No es ni mucho menos la única opinión. Otros expertos como el psicoterapeuta Caleb Dodson aseguran que utilizar fármacos puede ser positivo en ciertos casos, especialmente cuando se trata de pacientes con depresión severa, pero que la medicación no exime de terapias psicológicas y meditación. 

Leer más: Por qué dormir poco puede convertirte en una persona solitaria y antisocial

"En cierto modo, tiene sentido que desarrollen una píldora para esto, porque es una experiencia muy común, y porque no sabemos qué hacer con ella, y es más fácil darle a alguien una píldora que pasar por una terapia durante años", concreta el doctor.

El problema de tratar la soledad como enfermedad

La sensación de que la soledad puede llegar a ser una nueva "epidemia" impulsa la discusión en el ámbito científico sí, pero puede llegar a sesgar las posibles soluciones. Para Fay Bound Alberti, historiador cultural, la mera terminología sobre lo que es o no una epidemia "es política, tendenciosa y socialmente poderosa".

"A la larga, conduce a una política impulsiva en lugar de una discusión reflexiva e histórica sobre lo que la soledad puede significar", prevé Alberti. 

A sus ojos, la soledad debe tomarse como un fenómeno evolutivo y transhistórico más que como un producto de las condiciones económicas y sociales. Sus males son un fenómeno moderno nacido de una sociedad cada vez más individualista, y pensar en ella como una experiencia universal inevitable quita la presión de las instituciones y de la sociedad en general para tratarla.

Leer más: Por qué es difícil tener más de 5 amigos íntimos cuando te haces mayor

Melissa Garrido, investigadora de servicios de salud de la Universidad de Boston, cree que esta "patologización de la soledad" podría obedecer a los deseos de las compañías farmacéuticas, que serían las mayores beneficiarias de un medicamento que tratase el aislamiento social.

Aunque no está claro si alguna de ellas respalda actualmente alguna investigación sobre el asunto, lo cierto es que cualquier ciudadano de a pie ya puede adquirir ciertas formas de oxitocina y pregnenolona para automedicarse en comercios como Vitamin Shoppe, Walmart y Amazon.

Y además