Pasar al contenido principal

Pilotos españolas en el Dakar: "Aquí aprendes dónde están tus límites verdaderamente"

Laia Sanz
Laia Sanz junto a la moto con la que competirá en el Dakar 2018 Mediagé

El Rally Dakar 2018 arrancará el próximo 6 de enero en Perú y esta será, seguramente, la edición más dura de cuantas se han celebrado en Suramérica hasta la fecha, ya que exigirá mucha más navegación y tendrá en varias de sus etapas iniciales muchos tramos sobre arena. 

Este es un factor para el que los participantes han de prepararse específicamente. Así lo han hecho las dos pilotos españolas que quieren conquistar el Dakar, Laia Sanz (motos) y Cristina Gutiérrez (coches). Solo hay 11 mujeres que competirán este año en el Dakar, de las que 8 lo harán en motos y 3 en coches.

Para Laia Sanz, este será su octavo Dakar y parte con varios récords en su haber, como haber conseguido acabar en todas sus participaciones (toda una hazaña en motos) o haber logrado la mejor posición histórica de una mujer en la prueba, su décimo quinta plaza en 2016 que, en 2017, casi reedita al acabar decimosexta.

A pesar de llevar una moto mucho más ligera y con un reparto de pesos que la hacen más manejable, la piloto catalana ha tenido este año que reforzar su preparación física y, como otros años, ha participado en el Rally de Merzouga para prepararse las dunas del Dakar. Hablamos con Laia Sanz sobre su experiencia. 

¿Qué haces estos últimos días para prepararte? “Ya muy poco, todo el trabajo está hecho, solo ocuparte de no perder la forma y descansar la cabeza porque el Dakar es igual de exigente física que mentalmente”.

¿Haces alguna preparación específica en este sentido? “Hay pilotos que trabajan con psicólogos y les va bien, pero no es mi caso, siempre creo que ha sido uno de mis fuertes. Antes de cada etapa, me mentalizo sola, dejo de pensar en todo lo que no sea la prueba y me centro en la moto y en el recorrido... tampoco se puede hacer otra cosa”

¿Cómo descansas? “En el Dakar, cuando puedes dormir duermes, pero eso es poco a veces. Sí aprovecho mucho los tramos de enlazadas, que en el Dakar son muchos kilómetros, para escuchar música mientras conduzco más tranquila e intento relajarme. Porque en los cronometrados solo puedes tener la cabeza en el roadbook y en el piloto de delante”.

¿Qué crees que te ha ayudado más estos años? “No ir jamás por encima de mis posibilidades, gracias a eso -y a la suerte- he podido acabar todas las veces que he participado”. 

¿Qué es lo que más te gusta del Dakar? “Eso que se cuenta de la solidaridad no siempre es verdad, pero sí que se da mucho y, desde luego, más que en ningún otro sitio. Pero lo que más me sorprende, incluso de mí misma, es que te lleva a descubrir que tus límites están mucho más allá de donde tú creías”. 

Has creado afición femenina en las motos de Enduro... “no tanta como me gustaría, pero sí que es verdad que en la especialidad de donde vengo -Laia es 13 veces campeona del mundo de Trial- antes yo era la única chica y ahora en las competiciones ves un montón y en el Dakar está Cristina en coches, creo que van a llegar muchas mujeres a las competiciones del motor en el futuro”. 

Hablamos con Cristina Gutiérrez sobre su experiencia

Para Cristina Gutiérrez, los raid como el Dakar son “una competición muy espontánea que a la fuerza te hace madurar como piloto y como deportista. Son tres semanas seguidas, con un montón de incidencias y tantos kilómetros como un Campeonato de España entero. Tanto en lo positivo, como en lo negativo -que a veces también te dan ganas de tirar la toalla- te obliga a evolucionar”. 

Sobre la cuestión habitual de por qué hay más chicas en los raid tipo Dakar que en otras competiciones de motor: “Creo que eso es más percepción, porque ahora estamos Laia y yo y ella está muy arriba en una categoría de motos, tan física, lo cual tiene un mérito enorme”.

“Al final, los raid son pruebas más espontáneas, con cambios constantes en las que entra en juego el pilotaje, pero también otras cuestiones como la suerte. Así que, quizá, por ahora son la mejor categoría para luchar de tú a tú contra hombres”, añade. 

Cristina Gutiérrez
Cristina Gutiérrez frente a su Mitsubishi Montero Mediagé

Aunque, puntualiza: “Veo más difícil llegar en MotoGP, por ejemplo, donde se va mucho más al milímetro. En todo caso, hace falta ver a muchas más mujeres en la base, porque ahora mismo está claro que la probabilidad de que lleguen, siendo  menos, es menor. Solo se necesita más cantidad, pero no más calidad".

La piloto burgalesa de Mitsubishi deja un mensaje para los padres: “Sí recuerdo que mi padre nos trataba a los cuatro hermanos por igual. Sobre todo a mi hermano y a mi, que tenemos casi la misma edad, cuando llegaban los Reyes nos traían una moto a los dos por ejemplo. Aunque tampoco lo recuerdo como que nos inculcara algo especial porque yo también siempre pedía en la carta cosas relacionadas con el motor: un casco, un mono...”

Te puede interesar