¿De verdad fue solo hace 10 años? Así se transformó la 'i' de inyección a 'i' de movilidad en el proyecto más visionario de BMW: la familia BMW i

BMW i concept visión de futuro

BMW

  • Estamos de cumpleaños, nada menos que 10 años de la llegada del primer BMWi: 10 años de un proyecto visionario que es más real (y exitoso) que nunca.
  • Sus bases avanzan la nueva era de movilidad sostenible: motores eléctricos, producción de bajas emisiones y vehículos respetuosos con el medio ambiente.
  • El BMW Vision Efficient Dynamics fue uno de los prototipos 'estrella' del Salón de Frankfurt de 2009. El primer BMW i3 comenzó a recorrer las calles en 2013. El próximo hito será el BMW iX.

Hoy es lo normal. Es normal hablar de coches que se mueven con motores eléctricos en lugar de térmicos; de fábricas en las que se mide tanto la productividad como las emisiones; de vehículos fabricados con fibra de carbono o aluminio en lugar de acero; y de automóviles que almacenan datos para crear una experiencia que permita aumentar su eficiencia... Pero hace 10 años el escenario era muy diferente. Ha pasado una década desde que la marca BMW decidiera apostar por el futuro de la movilidad, adelantando lo que hoy es una realidad: la era de la sostenibilidad, el diseño y la tecnología.

En 21 de febrero de 2011 se pronunciaba, por primera vez de manera oficial, el lema Born Electric (algo así como eléctrico de nacimiento). Y con él, lo que era una idea se hacía realidad en forma de marca: BMW i, la nueva división eléctrica de BMW.

De ‘i’ de inyección a ‘i’ de movilidad 

BMW i era un proyecto muy ambicioso. Suponía pasar de la ‘i’ que hasta el momento identificaba a los motores de inyección de la marca alemana, a la 'i' como símbolo de la nueva movilidad. Y esto no sólo significaba dar el salto desde los motores térmicos a eléctricos, qué va, la estrategia iba mucho más lejos. Esto suponía transformar la producción para emitir el mínimo C02 posible, con un consumo reducido de agua, utilizando electricidad generada de forma sostenible y trabajando con materias primas renovables y recicladas.

2011, el año en el que la visión se hizo realidad

Pero si 2011 es el año en que 'la visión' se hizo realidad, tenemos que ir tres años hacia atrás para descubrir cómo se originó todo.

2008. Primavera. BMW Group lanza ‘Project i’. No, no hablamos de ningún coche; se trata de un programa que pone en marcha un equipo de 'visionarios' de BMW con el objetivo de desarrollar un nuevo concepto en movilidad (individual) sostenible. El primer fruto de este trabajo se presenta un año más tarde en el icónico Salón de Frankfurt, en 2009: sin duda el BMW Vision EfficientDynamics fue uno de los prototipos más buscados en aquel evento.

BMW Vision EfficientDynamics

El prototipo medía 4,60 metros de largo, 1,90 metros de ancho y 1,24 metros de alto; y sobre la báscula solo registraba 1.395 kg. a pesar de la carga extra que suponen las baterías.

La gran revolución de este coche sin duda estaba en la combinación de un motor térmico con dos eléctricos. Un mix de alta "graduación" que rendía 356 CV, 800 Nm de par y un consumo homologado de tan solo 3,76 l/100 km.

¿Era un coche imposible? Cierto es que, como tal, nunca llegó a comercializarse, pero su ADN es el que corre por las venas del primer BMW i3, presentado como concept car en 2011, durante la Convención Internacional del Motor IAA y con el sugerente nombre de Megacity Vehicle.

BMW i3

BMW

Aunque no fue hasta 2013 cuando los primeros BMW i3 empezaron a verse por las calles. Y si en aquel momento no pasó desapercibido gracias a su mezcla de diseño, chasis de aluminio y habitáculo de polímero reforzado con fibra de carbono -y de acceso único-, hoy, en pleno 2021, continúa siendo foco de todas las miradas. 

El BMW i3 se estira hasta los 359 kilómetros de autonomía (NEFZ) proporcionándonos sensaciones instantáneas de aceleración y agilidad. El primer BMW i3 contaba con un motor de gasolina adicional que le permitía mayor autonomía. Pero con el progreso en las baterías, este "apéndice" se quedó obsoleto y BMW apostó por la movilidad totalmente libre de emisiones.

No es casualidad que a día de hoy el BMW i3 sea uno de los coches eléctricos premium más vendidos de Europa.

Aunque si el BMW i3 marcó un antes y un después en la movilidad, fue realmente el BMW i8, llegado en 2014, el que verdaderamente supuso un cambio radical. Eh, ¿por qué no lanzar un superdeportivo de casi 400 CV propulsado por energía 100% eléctrica? Así recibimos el BMW i8 coupé, un rabioso biplaza de 374 CV (275 kW) con cero emisiones y el consumo de un utilitario. Una verdadera bestia que ha puesto las bases para los superdeportivos eléctricos que vemos ahora proliferar. 

GALERÍA BMW IX 2

BMW

Y hablando de poner bases, tanto el BMW i3 como el BMW i8 son a su vez el germen para los futuros modelos de la familia i que ya están llamando a la puerta; vehículos imponentes como el BMW iX3, el BMW i4 y el recién presentado BMW iX, que va camino de protagonizar la nueva era en el mundo del automóvil con sus 500 CV de potencia y hasta 600 km de autonomía 100% eléctrica.

Con el BMW iX llega una generación pionera de automóviles

El BMW iX quiere convertirse en la referencia dentro de un segmento que está plenamente de actualidad: los Sports Activity Vehicle (SAV). Para que os situéis en sus dimensiones, es comparable con el BMW X5 en longitud y anchura y tiene casi la misma altura que el BMW X6. El tamaño de sus ruedas recuerda claramente al BMW X7.

"El BMW iX es atrevido y elegante. Su diseño monolítico con unas pocas, pero precisas líneas, demuestra carácter y proporciona al coche una apariencia moderna“. Nos lo cuenta Domagoj Dukec,  jefe de Diseño de BMW. Lo del diseño monolítico ya os lo explicamos aquí, pero conviene refrescarlo: el nuevo BMW ha sido concebido como un bloque, de forma que cada aspecto, cada detalle, queden perfectamente integrados en la estructura. "Está diseñado desde dentro hacia fuera" -continúa Dukec- "hemos tenido un cuidado especial en crear un interior moderno y minimalista con una sensación espaciosa". 

BMW iX datos básicos

BMW

El BMW iX se plantea redefinir la experiencia de conducción, aprovechando las últimas innovaciones en electrificación, conducción autónoma y conectividad. Está propulsado por la tecnología BMW eDrive de quinta generación que combina dos motores eléctricos, tracción integral y un sistema de recuperación configurable que nos permite modificar el comportamiento del BMW iX según nuestras preferencias: deportivo, cómodo o con autonomía optimizada.

Presentado en el #NEXTGen 2020, todavía no hay fecha oficial confirmada para su llegada (se habla de finales de 2021), pero a la vista de estos datos nos consume la impaciencia:

  • Más de 600km de autonomía (ciclo WLTP).
  • Dos motores eléctricos juntos que generan una potencia máxima de más de 370 kW/500 CV
  • Tracción eléctrica inteligente e integral a las cuatro ruedas.
  • De 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.
  • Potencia de carga de hasta 200 kW. Puedes cargar 120 km de autonomía en solo diez minutos o el 10-80% de la batería en menos de 40 minutos.
  • Consumo de energía combinado de menos de 21 kWh por cada 100 kilómetros en el ciclo de prueba WLTP.

Además BMW ha publicado que tanto el BMW iX como el BMW i4 se producirán con energía hidroeléctrica procedente de los ríos Isar y Lech, dos afluentes del Danubio en la región alemana de Baviera. Es decir que se utilizará energía verde en el 100% de los procesos productivos.

Han pasado 10 años -¿solo 10 años?- desde que BMW se replanteara la movilidad global como un elemento esencial del futuro de la automoción. Gracias por esta revolución. Y muchas felicidades, BMW. Lo que está por venir aún nos dejará sin palabras.