Pasar al contenido principal

Una plaga amenaza a los olivos españoles con un desastre que podría costar 17.000 millones en los próximos 50 años

plaga que afecta a los olivos españoles con costes millonarios
Marcelo Del Pozo/ Reuters
  • El patógeno Xylella fastidiosa es una de las plagas más peligrosas para los cultivos de todo el mundo.
  • Esta bacteria afecta a almendros, cerezos y olivos entre otras especies, y hasta la fecha no tiene cura. Fue detectada por primera vez en Europa en Italia en 2003.
  • Un reciente estudio ha analizado el impacto económico que una plaga de X. fastidiosa podría tener en los olivos de Italia, Grecia y España.
  • Según las estimaciones, en el peor de los escenarios, la plaga podría suponer para el olivar español pérdidas de unos 17.000 millones de euros en unos 50 años.
  • La plaga podría además repercutir en el precio del aceite de oliva.
  • Descubre más historias en Business Inisider España.

Bajo el nombre algo cómico de Xylella fastidiosa se esconde uno de los patógenos más peligrosos para las plantas de todo el mundo. En especial para cultivos de gran importancia económica. Puede infectar almendros, cerezos, ciruelos y olivos entre otros.

Su potencial de amenaza es tal que este patógeno se incluye en la lista de 20 plagas prioritarias publicada por la Comisión Europea en 2019. Asimismo la Unión Europea (UE) la considera organismo de cuarentena desde el año 2000 e impone severas medidas a los profesionales agrícolas encaminadas a evitar la introducción y propagación dentro de la Unión.

Aunque para lo primero ya es tarde. Las primeras investigaciones marcan su origen en California, EEUU, pero en 2003 una cepa fue descubierta en olivos de Apulia, Italia, generando cuantiosas pérdidas para la región. En 2014 las autoridades de la zona la declararon epidemia, contabilizando hasta un millón los olivos afectados.

Tan solo unos años después, y a pesar de la imposición de medidas de contención, la X. fastidiosa aparecía en nuestro país. En 2016 una cepa era detectada en Mallorca. Desde entonces se ha extendido a todas las islas Baleares salvo Formentera y a la Península, con presencia del patógeno registrado en Alicante.

Leer más: El vino, el aceite y las aceitunas españolas, entre los productos que más van a sufrir los nuevos aranceles de la Administración Trump

Esta bacteria se encuentra en el xilema de la planta, afectando a sus vasos. La infección provoca que se dificulte la asimilación de agua y nutrientes, con lo que el árbol afectado se seca y muere. Se propaga a través de insectos chupadores que toman savia de plantas afectadas.

No tiene cura, por lo que una infección puede acabar arrasando buena parte de un cultivo y con ello generar cuantiosas pérdidas. Cabe imaginar lo que podría hacer en nuestro país sobre los cítricos valencianos, las cerezas del Jerte y por supuesto las aceitunas de los numerosos olivares del territorio español. Según estimaciones de la Unión Europea tan solo la acción de la Xylella fastidiosa amenaza 300.000 puestos de trabajo. 

estudio cifra en pérdidas millonarias el riesgo de una bacteria sobre los olivos en España
Marcelo Del Pozo/ Reuters

Ahora una nueva investigación se aproxima los costes económicos que esta bacteria podría conllevar en los olivares europeos.

Para ello, el estudio, publicado  en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), plantea diferentes escenarios de una plaga de X. fastidiosa en olivos de Italia, Grecia y España, estimando el impacto económico en cada una de estas regiones. El modelo seleccionó estos países, ya que representan alrededor del 95% de la producción europea de aceite de oliva.

De acuerdo a sus resultados, en la peor situación (en la que la mayoría de los olivos se pierden por la infección y la actividad cesa), nuestro país sería el más afectado. En España, los costes ascenderían a casi 17.000 millones de euros en los próximos 50 años.

En Italia un escenario similar supondría unas pérdidas de unos 5.000 millones de euros mientras que en Grecia esta cifra superaría los 2.000 millones de euros. Aunque las noticias no son más halagüeñas en ninguno de los casos analizados.

"Incluso con una propagación lenta de la enfermedad y la capacidad de replantar con cultivos resistentes, las proyecciones de impacto económico futuro en los países afectados ascienden a miles de millones de euros", concluye el informe.

Bajo un escenario más positivo el  impacto económico potencial durante 50 años en nuestro país se reduce hasta los 0,71 billones de euros. 

Leer más: El cambio climático redibujará el mapa de viñedos en el mundo: ante la llegada del vino sueco, al vino español le queda apostar por la excelencia

El motivo que hace que España sea tan duramente golpeada económicamente se debe tanto al  clima como a la distribución de las áreas de producción.

Es decir por un lado, disponemos de una continuidad espacial del territorio climáticamente adecuado para la bacteria y por otro de una gran concentración espacial de producción de aceitunas, como la que se da en Andalucía.

En cuanto a las medidas de contención que puedan minimizar estos escenarios, el informe pone el acento en el uso de variedades resistentes a la enfermedad, tala de ejemplares afectados y supresión de posibles vectores en los bordes de áreas afectadas.

No obstante los investigadores también alerta de la necesidad de protocolos de actuación tempranos para frenar la plaga.

"Es necesario que los productores estén atentos y denuncien de inmediato las posibles infecciones a las organizaciones nacionales de protección fitosanitaria", señalan los autores en el estudio.

Además de las repercusiones agrícolas, los investigadores también advierten que este impacto  tendría su reflejo en una escasez de la oferta que haría subir los precios, lo que repercutiría finalmente en el consumidor.

Y además