El supuesto plan de Elon Musk para renegociar a la baja su oferta de compra de Twitter

Elon Musk.
Elon Musk.

Reuters

Diferentes expertos de Twitter han comenzado a prepararse para el tesoro de datos que la compañía va a dar a Elon Musk, con la esperanza de que al menos los use para reforzar sus reclamos sobre los bots en la plataforma y así renegociar el acuerdo de adquisición de 44.000 millones de dólares (unos 42.000 millones de euros) firmado en abril.

Musk, que también es CEO de Tesla, aún no ha recibido dichos datos, aunque cabe esperar que los reciba esta misma semana, según ha confirmado a Business Insider una persona conocedora de la situación. Esta y otros 2 altos cargos de la compañía han asegurado que la junta de Twitter cree que es posible una batalla legal con Musk después de que revise los datos, ya que creen que Musk "los extraerá para hacer acusaciones descabelladas" sobre bots o cuentas automatizadas en Twitter.

"Intentará decir que hay una gran cantidad de spam", ha expresado esta misma persona. "Pero no puede argumentar que los datos son inexactos y no afectarán la validez de los documentos presentados por Twitter ante la SEC (Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos)".

Los terabytes de datos personales sobre usuarios que Twitter ha ofrecido a Musk, denominados firehose, están todos relacionados con los 229 millones de usuarios activos diarios de la plataforma y sus 500 millones de tuits diarios. 

Musk también hablará con los empleados de Twitter esta semana por primera vez desde que firmó el acuerdo de adquisición.

Hago caso a Elon Musk y me paso al orden cronológico de Twitter durante dos semanas para evitar la "manipulación" del algoritmo: ¿resultado? No sale bien

La transferencia de información lleva en marcha desde mayo, a pesar de una carta de Musk de la semana pasada en la que sugería que se le estaba negando cualquier información, según ha informado la fuente interna. 

Después de numerosas idas y venidas en las conversaciones en torno a la información, el problema llegó a su fin cuando Musk acordó recibir los datos de la misma forma que los desarrolladores de la API de Twitter

Según ha podido confirmar Business Insider, los datos habían sido preparados para su envío a The Washington Post.

"Twitter ha compartido y seguirá compartiendo información de forma cooperativa con el señor Musk para consumar la transacción con los términos del acuerdo de fusión", ha detallado un portavoz de Twitter.

Mantenerse del lado de la SEC durante este proceso de adquisición es una de las principales preocupaciones dentro de Twitter, según la persona familiarizada, ya que ha tenido problemas con divulgaciones indebidas en el pasado. 

Mientras tanto, Musk está siendo investigado por la SEC por su demora en revelar las gigantescas compras de acciones de Twitter antes de revelar en abril que había acumulado casi el 10% de la compañía.

Los bots en Twitter han sido una especie de obsesión para Musk. En el primer anuncio público sobre su adquisición de la plataforma dijo que uno de sus objetivos era "derrotar a los robots de spam". 

Unas semanas después dijo en Twitter que la adquisición estaba "en pausa" hasta que recibiera más información sobre la cantidad de bots en Twitter. La compañía aseguró a sus trabajadores que la transacción se estaba llevando a cabo según lo planeado, al precio acordado. 

Twitter ha sostenido que dichas cuentas no representan más del 5% de sus usuarios activos, pero la persona familiarizada ha admitido que Musk puede encontrar un número mayor si lo desea con tantos datos ahora a su disposición.

"Puedes encontrar hasta un 10% de bots, dependiendo de lo que estés analizando", explica esta persona.

Las cuentas de spam generalmente se dirigen a usuarios de alto perfil, como Musk, que ha acumulado casi 100 millones de seguidores en Twitter, junto con publicaciones populares, como las de Musk, según estas fuentes. 

Incluso respuestas de una sola palabra de él, como "¡Bien!" pueden llegar a conseguir decenas de miles de me gusta. Si Musk analizara solo su propia cuenta, podría encontrar una tasa más alta de seguidores y comentaristas que bots.

Si bien Musk podría y probablemente usará los datos que le están dando para formar un plan para el negocio de Twitter (ya dijo que está interesado en expandir sus capacidades de vídeo y agregar un servicio de suscripción), los ejecutivos de la compañía creen que usará los datos para hacer una gran acusación sobre cuentas de spam, con el objetivo de renegociar el precio de su oferta.

La junta directiva de Twitter no está negociando, al menos no todavía. Según esta fuente, Bret Taylor, presidente de la junta y codirector ejecutivo de Salesforce, siente que la compañía está en una posición legal sólida para obligar a Musk a cerrar el trato y al precio acordado de 54,2 dólares por acción. 

Musk tendría que demostrar que sus nuevos hallazgos tienen un "efecto material adverso" en el acuerdo, lo que sería un "obstáculo legal mucho más alto" por despejar. Por ahora, la junta se mantiene firme y se aferra a sus declaraciones públicas.

Un portavoz de Twitter ha reiterado la postura de la empresa sobre si existe algún escenario en el que Musk pudiera hacer que la empresa renegociara. "Tenemos la intención de cerrar la transacción y hacer cumplir el acuerdo de fusión al precio y los términos acordados", ha concretado.

Dentro de Twitter se sigue considerando que Musk "quiere realmente ser dueño de la empresa" y que está cumpliendo con todos los términos del acuerdo. La semana pasada, el acuerdo recibió el primer paso de aprobación de la FTC, conocido como autorización HSR.

Los representantes de Musk no han respondido a las preguntas. 

Otros artículos interesantes:

El creador de dogecoin: "Elon Musk es un estafador que quiere destruir Twitter"

Por qué Elon Musk está tan obsesionado con los bots de Twitter y qué hace que sean tan complicados de medir

La visión "anticuada" de Elon Musk sobre el teletrabajo amenaza con alejar de Tesla a sus mejores talentos, advierten expertos

Te recomendamos