Pasar al contenido principal

El plan de resiliencia de Repsol: más gas natural, más renovables, mantener los niveles de deuda y contención del gasto

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz. REUTERS/Susana Vera
  • Repsol ajusta su estrategia empresarial y pone el “foco en proyectos de ciclo más corto, con una monetización más rápida y en las gestiones en las que tengamos ventajas competitivas claras”.
  • La petrolera ha presentado, en la Junta de Accionistas celebrada hoy, un plan de resiliencia para el presente ejercicio que se basa en reducir costes y optimizar las inversiones maximizando la caja.
  • La compañía presidida por Antonio Brufau se marca entre sus objetivos reducir los gastos operativos en 380 millones de euros y optimizar 800 millones de euros de capital circulante
  • Para ser neutra en carbono en 2050 Repsol se apoyará en cuatro palancas: el gas natural adquirirá un papel más relevante, apostará por la eficiencia energética, entrará en nuevos negocios de generación renovable y, por último, apostará por tecnologías de almacenamiento de CO2.
  • "La demanda de gasolinas y gasóleos descendiera un 70% en el mes de abril en España”, según el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Repsol ajusta su estrategia empresarial para poder mantener su objetivo de convertirse en una compañía completamente descarbonizada en 2050 pese a la coyuntura actual. El consejero delegado del grupo, Josu Jon Imaz, avanzó en la Junta de Accionistas celebrada hoy que Repsol pondrá el “foco en proyectos de ciclo más corto, con una monetización más rápida y en las gestiones en las que tengamos ventajas competitivas claras”. 

La compañía, que cuenta con una liquidez de 7.700 millones de euros, aumenta la partida de renovables que se plantea conseguir en 2020 hasta los 3.700MW. Todo ello, manteniendo sus dos compromisos previos la crisis del coronavirus: el pago del dividendo a sus accionistas y ser una compañía neutral en carbono en 2050. El grupo ha presentado hoy un plan de resiliencia para el presente ejercicio que se basa en "reducir costes y optimizar las inversiones maximizando la caja", resumió Imaz. 

Para ello Repsol se marca entre sus objetivos reducir los gastos operativos en 380 millones de euros y optimizar 800 millones de euros de capital circulante que se suman al recorte del 26% de las inversiones que ya había anunciado en la presentación de resultados del último ejercicio. 

Repsol se compromete a garantizar la solidez financiera de la compañía manteniendo los niveles de deuda del último ejercicio, que se situaron en los 4.200 millones de euros. “Que la deuda no aumente respecto a 2019 para garantizar el grado de inversión crediticio”, justificó Imaz.

Leer más: Auge de las renovables y caída de los combustibles fósiles: la caída de la demanda energética mundial en 2020 será equiparable a la demanda de la India

La descarbonización de la petrolera será gradual. Si bien arrancará con una reducción de un 3% de las emisiones de CO2 en 2020, este porcentaje aumentará a un 10% hasta 2025, un 20% hasta 2030 y un 40% hasta 2040.  Y para hacer viable esta transición el grupo se apoyará en cuatro palancas: el gas natural adquirirá un papel más relevante en el porfolio del grupo, apostará por la eficiencia energética y la descarbonización de sus activos, entrará en nuevos negocios de generación y comercialización de electricidad renovable y, por último, apostará por tecnologías de almacenamiento de CO2. 

En el negocio de upstream (exploración y producción) Repsol apuesta por la generación sostenida de caja frente al volumen de producción. Por ello se centrará en “activos de ciclo corto y por la exploración en cuencas productivas en las que tenemos sinergias”

En el área de refino Repsol se plantea dar más fuerza a nuevas tecnologías como el hidrógeno verde y la captura y el almacenamiento de carbono, así como duplicar su producción de biocombustibles y fomentar los procedentes de residuos para implementar nuevos procesos de economía circular. Además, la compañía pretende aumentar su oferta energética integrada para el cliente y aumentar su red de carga eléctrica en España. 

Leer más: Qué se esconde detrás del histórico descalabro del petróleo en Estados Unidos: desequilibrio entre la oferta y la demanda, falta de almacenamiento para excedentes y parálisis económica

Repsol hace hincapié en su estrategia renovable a largo plazo después de haber presentado el pasado martes unos números rojos  487 millones de euros en el primer trimestre debido al desplome del precio del crudo y al impacto del coronavirus en la demanda de hidrocarburos.

La industria será la palanca para sortear la crisis económica según Brufau

El presidente de la petrolera, Antonio Brufau, considera que la industria será motor de la salida de la crisis económica provocada por el coronavirus. Así, en la Junta de Accionistas celebrada hoy apostó por priorizar las “medidas económicas de corto plazo para que no se dañe de manera estructural nuestro tejido productivo, siempre salvaguardando que estas medidas sean compatibles con los objetivos a largo plazo”. 

El presidente de Repsol asegura que “la industria es indispensable para salir lo antes posible de la recesión que desencadenará la crisis sanitaria” y que es necesario mejorar la estructura económica y hacerla más resistente ante futuros momentos similares. 

En su intervención, el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, resaltó que la crisis del coronavirus ha provocado que “la demanda de gasolinas y gasóleos descendiera un 70% en el mes de abril en España”, si bien la compañía espera que se recupere la movilidad en la segunda mitad del año.

Leer más: Quién gana con el petróleo en negativo: 3 hedge funds suman rentabilidades por encima del 10% por sus apuestas contra el crudo

La compañía se ha visto impactada por la caída de la demanda derivada de la parálisis económica para contener la pandemia, pero también por el exceso de oferta de petróleo, que poco a poco recupera el pulso después de la fuerte caída de finales de marzo. Se trata del periodo con “mayor exceso de petróleo” a nivel mundial, apuntó Imaz. 

El presidente de Repsol pidió al Gobierno un “Plan Renove enfocado en los vehículos que se fabrican en España”. Un plan que apoye a los vehículos híbridos y ecológicos, ya que “la crisis del 2008 dejó el parque de vehículos en España viejo y esta crisis podría envejecerlo todavía más”, señaló el ejecutivo. 

Y además