Pasar al contenido principal

El plan de la UE para frenar las inversiones de China en Europa

Jean-Claude Juncker, Xi Jinping, Emmanuel Macron y Angela Merkel
Jean-Claude Juncker, Xi Jinping, Emmanuel Macron y Angela Merkel. Reuters
  • La UE trata de frenar el capital chino que entra cada año en proyectos de interés público, como las telecomunicaciones o el sector ferroviario.
  • El líder chino, Xi Jinping, se ha reunido esta semana en París con sus homólogos Emmanuel Macron y Angela Merkel en una cumbre bilateral.
  • Este es el plan de la UE para frenar la entrada de China en los proyectos públicos europeos.
  • Accede a información exclusiva a través de Politico PRO.

Europa se está moviendo inesperadamente rápido para restringir el acceso de China a los grandes proyectos públicos en el continente, desde el sector ferroviario a las telecomunicaciones.

Solo 15 días después de que Bruselas calificara a Beijing como un "rival sistémico", se esperaba que los líderes de la UE que asistieron a la cumbre bilateral con China en París aprobasen una ley que restringiera el acceso de las empresas chinas a los 2,4 billones de euros de la UE al año en materia de contratación pública.

Muchos países industriales de la UE están cada vez más frustrados porque sus principales empresas hayan sido excluidas de los proyectos chinos, como la red ferroviaria de alta velocidad de 10.000 kilómetros del país y las instalaciones olímpicas en 2008, mientras que la UE abrió los mercados nacionales a los inversores chinos en las licitaciones.

"Tenemos que asegurarnos [...] de que no seguimos un proteccionismo unilateral, sino que reaccionamos de manera recíproca a los desarrollos en el comercio mundial. Alemania es un país que está a favor del comercio abierto, pero también queremos proteger nuestros intereses. Por eso, junto con Francia, presentaremos propuestas a tal efecto", explicaba la canciller alemana, Angela Merkel, en un video hace una semana.

Leer más: Bruselas acaba de aprobar la polémica Ley de Copyright, que va a transformar Internet más de lo que piensas

Emmanuel Macron ha liderado la iniciativa para buscar la "reciprocidad" en la contratación pública, pero la estrategia ha tenido un suerte dispar en los últimos años.

Francia ha argumentado durante mucho tiempo que Europa debería excluir a las empresas de los países que no permiten que los competidores de la UE hagan una oferta en sus licitaciones públicas.

Esta estrategia de reciprocidad también afectaría a los países donde existen reglas proteccionistas sobre la compra de empresas locales o la creación de empresas conjuntas con inversores locales. Si bien China es el objetivo principal de la UE, la estrategia de reciprocidad también se aplicaría a otros mercados difíciles como Rusia, Turquía, India, Indonesia, Japón y Corea del Sur.

A la tercera va la vencida

La Comisión Europea ya ha intentado impulsar su estrategia de reciprocidad dos veces, pero ha fracasado debido a la oposición de países del norte de Europa como Reino Unido o Suecia. Estos han argumentado que los países se dispararían a sí mismos en el pie (y aumentarían los precios para los consumidores) al negar el acceso de lo que podrían ser las ofertas más competitivas en las licitaciones públicas.

Bruselas piensa que esta vez los vientos han cambiado: el Brexit eliminará a Reino Unido como actor clave en los debates de la UE.

Funcionarios de París, Berlín y Madrid explicaron a POLITICO la semana pasada que sus líderes apoyarán comenzar a trabajar en una nueva ley. "España está a favor de comenzar las negociaciones, sobre la base de la propuesta modificada", explicaba un portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez.

"Estamos a favor", añadía un portavoz francés.

Sin embargo, esta semana hemos conocido que Macron ha cerrado un acuerdo de 40.000 millones de euros con el mandatario chino, Xi Jinping.

Leer más: Google se reunirá con el Pentágono después de ser acusada de beneficiar al servicio militar de China con su Inteligencia Artificial

Por otro lado, el Ministerio de Economía de Berlín ha lanzado este año una estrategia industrial a favor de una mayor "reciprocidad" en la contratación pública. El plan se aprobó tras las propuestas del BDI, el grupo industrial más grande de Alemania, para adoptar una postura más defensiva contra China.

Abordar el tema de la reciprocidad también podría suponer para la Comisión Europea un respiro de las críticas franco-alemanas sobre las reglas de fusión. Berlín y París reaccionaron con enfado ante la decisión de la Comisión de bloquear una megafusión en el sector ferroviario entre Alstom y Siemens para formar un líder europeo que podría competir con China, y han sugerido que la UE debería reescribir sus reglas de competencia.

La Comisión ha rechazado esta sugerencia de que debe ser más laxa, diciendo que los consumidores sufrirían, pero ha sugerido a cambio que la acción sobre la reciprocidad en los contratos públicos sería un arma más efectiva contra China.

El pasado diciembre, un grupo de ministros de 18 países de la UE, incluidos los 4 grandes de la eurozona, Francia, Alemania, Italia y España, prometieron que discutirían la propuesta de la reciprocidad con el objetivo de "defender la autonomía estratégica [de la UE]".

Falta de consenso

Aún así, los diplomáticos de los países más pequeños de la UE siguen siendo escépticos. Los países de libre comercio tradicionales como Suecia son "críticos hacia adoptar un lenguaje fuerte. No se debe decidir de arriba hacia abajo", tal y como ha asegurado un funcionario de la UE.

Por su parte, el Gobierno de Italia rompió la semana pasada la desconfianza generalizada de la UE hacia China uniéndose a un proyecto de inversión cuanto menos sospechoso y que en el resto de Europa se considera que no le dará grandes beneficios a los transalpinos y sí muchas obligaciones y ataduras con Pekín.

La ruptura entre los países de la UE es tan importante que los diplomáticos de la UE han pasado el balón a sus líderes nacionales, quienes tendrán que ponerse de acuerdo sobre una posición común en el futuro.

La Comisión lleva tiempo esperando este momento, pero aún no está claro cuán lejos irían las restricciones en la letra pequeña de la ley. Las ideas van desde una prohibición total hasta el cobro de una prima a los inversores externos por participar en licitaciones de la UE.

Una primera propuesta en 2012 adoptaba un enfoque de línea dura al excluir completamente a las compañías de las licitaciones si sus mercados locales están cerrados a los rivales europeos, lo que muchos países criticaron por ser demasiado proteccionista.

Leer más: El comercio de Reino Unido tras el Brexit será peor que estando en la UE

Una propuesta "modificada" en 2016 permitía a todas las empresas participar en las licitaciones, pero penalizaba a las de países cerrados que fingían que sus precios eran hasta un 20% mayores, en un esfuerzo por contrarrestar los malos salarios. Pero incluso esa propuesta más suave no logró obtener el apoyo de la mayoría de los países de la UE.

Un funcionario alemán ha explicado que los detalles de cómo el nuevo instrumento penalizaría a las empresas extranjeras aún no se han resuelto, pero ha sugerido que Berlín también está considerando la propuesta "modificada".

Funcionarios de Suecia e Italia han comentado que corresponde a los líderes acordar una posición común, lo que indica que todavía no existe una mayoría absoluta.

"En el Consejo, existe casi una división ideológica sobre si necesitamos este tipo de herramienta", explica un funcionario de la Comisión.

A pesar de estas divisiones, la jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, ha comentado recientemente que le anima ver que se está formando un amplio consenso sobre la política de China.

"Hay una gran convergencia entre los Estados miembros sobre la necesidad de unirse, de ser coherentes en una agenda con China que representa muchas oportunidades, pero también algunos desafíos", sostenía en un evento conjunto con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi.

 Este artículo fue publicado originalmente en la web de Político Europa.

 Información en exclusiva a través de Politico PRO.

 Regístrate en las newsletters de POLITICO para mantenerte informado sobre los asuntos candentes de la política europea.

 Sigue los últimos acontecimientos en las inminentes Elecciones Europeas con el Hub de POLITICO de las Elecciones de la UE.

¿Trabajas en el ámbito de la política de la UE? Solicita una prueba de Pro Intelligence — una plataforma interactiva diseñada para profesionales que siguen la legislación comunitaria, nacional, el Brexit y mucho más.

MÁS DE POLITICO EUROPA:

Y además