Estiércol de vaca para electricidad renovable: una nueva planta de biogás podría abastecer a 2.200 hogares al año

Vaca

Jorge Lázaro/Unsplash

El biogás es una de las esperanzas para hacer frente a la crisis energética global. Tal y como explica Selectra, " es el resultado de la fermentación de la materia orgánica, una energía 100% renovable". Se trata de una alternativa ecológica al gas natural que contribuye a la transición energética, y cuyos principales usos son la generación de energía térmica y eléctrica.

Los residuos de muchos procesos agrícolas e industriales pueden ser una importante fuente de biogás: desde los purines de cerdo y vaca a los estiércoles, los desechos de cultivos de maíz y cereal, los residuos de mataderos y otros centros de la industria alimentaria a lodos de depuradora, residuos  de plantas de biocombustible o procedentes de la pesca. 

Ahora, la compañía canadiense Anaergia, que ofrece soluciones de energía limpia mediante el uso de residuos orgánicos en todo el planeta, construirá en Japón una planta de biogás aprovechando el estiércol de vaca para producir electricidad renovable. 

El futuro está en los pinos: la resina puede convertirse en el nuevo petróleo, y España es el lugar con más fabricantes de Europa

La planta se levantará Kasoka, Okayama, y estará destinada a la firma japonesa Toyo Energy Solution Co. Los desechos como el estiércol, los biosólidos de las aguas residuales y los restos de comida están detrás de dos tercios de todas las emisiones de fuentes puntuales de metano, un gas de efecto invernadero que es 85 veces más potente que el dióxido de carbono. 

"Detener estas emisiones de metano de los desechos debe ser una táctica central para frenar calentamiento global", declara en el comunicado oficial Andrew Benedek, presidente y director ejecutivo de Anaergia. 

La planta eliminará tanto CO₂ como retirar 2.900 coches durante un año en la carretera

Los responsables han calculado que esta planta eléctrica nipona a base de estiércol de vaca eliminará alrededor de 13.500 toneladas de CO₂ en emisiones del estiércol y de los combustibles fósiles, una cifra equivalente a retirar 2.900 automóviles de la carretera durante un año.

"Esta nueva planta de bioenergía no solo ayudará a Japón a reducir las emisiones de metano del estiércol, sino que también reducirá la necesidad de Gas Natural Licuado (GNL) para generar electricidad", apunta Benedek. 

La compañía ha subrayado sus intenciones de construir muchas más plantas de biogás en el país del sol naciente para contribuir a que Japón llegue a cumplir sus objetivos de neutralidad de carbono.

Cada día, 250 toneladas de estiércol de vaca digerido anaeróbicamente por día de las granjas de la prefectura de Okayama acabarán utilizadas como biogás para alimentar un sistema generador de calor y energía combinados (CHP), produciendo alrededor de 1,2 megavatios de electricidad renovable limpia. 

La cantidad de electricidad producida podría alimentar a cerca de 2.200 hogares al año. “Esperamos construir muchas más plantas de biogás con Anaergia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, producir energía renovable y ayudar a Japón a lograr cero emisiones netas para 2050”, dijo por su parte Yoshimitsu Okada, presidente y director de Toyo Group.

Según datos recopilados por Statista, la capacidad instalada de energía de biogás en todo el mundo alcanzó unos 20,1 gigavatios en 2020.

Otros artículos interesantes:

Algas contra el calentamiento global: este alimento marino logra que las vacas emitan menos metano a la atmósfera

Esta compañía gasista quiere ganar terreno al gasóleo con biogás en las zonas rurales: así puede afectar a la transición energética

Que el ritmo no pare: un club de Glasgow usará el calor humano de las fiestas para enfriar y calentar el edificio

Te recomendamos