¿Y si las semillas de mostaza pudiesen salvar a la aviación de un futuro contaminante? Un estudio revela que este biocombustible reduce las emisiones hasta en un 68%

Avión

Getty Images

  • Una investigación publicada en GCB Bioenergy encuentra una solución para reducir las emisiones contaminantes de la industria de la aviación. 
  • El carburante a base de plantas como las semillas de mostaza Brassica carinata puede ser hasta un 68% menos contaminante y también más rentable gracias a los incentivos para reducir emisiones.
  • Los científicos trabajan en estudiar infraestructuras viables para este tipo de biocombustible.
  • Descubre más historias en Business Insider España

La industria de la aviación representa el 2% total de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. Según datos de Hosteltur, en 2019 fue responsable de emitir a la atmósfera más de 915 millones de toneladas de dióxido de carbono. 

Si atendiésemos al turismo, este se lleva un 8% de la responsabilidad de la contaminación a nivel global, de la que un 10% corresponde a los viajes en avión, el modo de transporte que emite más gramos de CO₂ por pasajero y kilómetro: 285 gramos.

Aunque la pandemia puso freno obligado al turismo masivo y redujo la cantidad de viajes por aire, la industria aérea ya está encaminada en la senda de la recuperación

Mientras, muchos científicos buscan formas innovadoras de reducir la huella de carbono de las aerolíneas: motores más eficientes, biocombustibles como alternativas a los basados en queroseno o mejores tecnologías inteligentes para manejar el tráfico aéreo son algunas de ellas.

Combustible para aviones a base de plantas: un 68% menos de emisiones

Flor silvestre Brassica carinata.
Flor silvestre Brassica carinata.

Getty Images

De 2008 a 2018, las emisiones de la industria de la aviación supusieron una contribución del 3,5% al cambio climático antropogénico, según un informe publicado este año en ScienceDirect. 

Un nuevo estudio bucea en la naturaleza y encuentra que cambiando a un combustible de aviación sostenible (SAF) derivado de las plantas las emisiones contaminantes de los aviones podrían reducirse hasta en un 68%

La investigación se centra en el cultivo de semillas oleaginosas no comestibles Brassica carinata, una variedad de planta de mostaza, cuya rentabilidad podría ser más elevada que el petróleo.

"Si podemos asegurar el suministro de materia prima y proporcionar incentivos económicos adecuados a lo largo de la cadena de suministro, podríamos producir SAF a base de carinata en el sur de los Estados Unidos", explica a Science Alert el científico de sostenibilidad Puneet Dwivedi de la Universidad de Georgia.

Los desafíos en torno a la transición a los biocombustibles incluyen su potencial para desplazar importantes cultivos alimentarios, dudas sobre su impacto masivo en otros sectores y escasez para hacer frente a la inmensa cantidad de carburante que demandan los aviones.

El carburante sostenible derivado de las semillas de mostaza ya fue desarrollado y probado hace algunos años: el primer vuelo en jet con biocombustible derivado de carinata puro se realizó con éxito en 2012, pero en aquel momento su coste superó con creces al del combustible para aviones convencional.

El nuevo trabajo muestra que el combustible para aviones convencional cuesta actualmente alrededor de 0,50 dólares estadounidenses por litro. Sin ayudas, el SAF basado en carinata tendría un importe de alrededor de 0,85 a 1,28 dólares por litro.

Lo que los investigadores proponen es que los gobiernos destinen los incentivos para reducir emisiones a propuestas como esta, como los créditos fiscales que la Administración Biden ofrece en la actualidad. 

Sumando las bonificaciones disponibles en Estados Unidos, el precio del biocombustible se situó entre 0,12 y 0,66 dólares por litro, llegando a ser más económico que el convencional. 

Existen problemas: Estados Unidos no tiene en la actualidad la infraestructura suficiente para convertir la cosecha en este biocombustible, por lo que los científicos estudian la viabilidad de futuras instalaciones. 

La investigación ha sido publicada en la revista GCB Bioenergy.

Te recomendamos

Y además