Pasar al contenido principal

Europa vista desde sus fogones: este es el plato típico que deberías probar en cada país

Ratatouille

Disney

  • La gastronomía europea es variada y rica debido a los numerosos países que conforman el territorio.
  • A pesar de ello, pueden darse ciertas similitudes en la forma de cocinar como para poder hablar de cocina europea u occidental.
  • El uso de aceite, carnes en cortes abundantes o el gusto por los lácteos y el vino, son algunos de los elementos que definen la comida europea.
  • Aquí recogemos un plato típico de cada país de Europa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Exclusiva para Upday

Europa se coloca como un territorio amplio y diverso, repleto de culturas y etnias diferentes.

Apodada como el Viejo Continente, las naciones que la conforman han cambiado sucesivamente con el devenir de los siglos.

Fruto de ello es la variada gastronomía que puede encontrarse a lo largo del continente. A pesar de esta diversidad, las cocinas de muchos países europeos guardan similitud entre sí, debido a proximidad geográfica, clima común o por haber pertenecido a un mismo territorio en el pasado.

Así es posible hablar de cocina mediterránea, eslava, germánica, por poner algunos ejemplos.

Leer más: De la dieta mediterránea a la pizza napolitana: 13 tradiciones culinarias tan reputadas que han sido reconocidas como patrimonio mundial de la UNESCO

Sigue leyendo para hacer un recorrido por la gastronomía del continente y conocer una comida típica de cada país de Europa.

Albania — Fërgesë de Tirana

comidas típicas de Europa
Kj1595/Wikimedia Commons

La gastronomía albanesa está influenciada por la cocina turca y mediterránea, especialmente la italiana, fruto de su pasado histórico. También guarda muchas similitudes con el resto de países de los Balcanes y otros pueblos de la zona como Grecia.

La cocina albanesa se caracteriza por el uso frecuente de aceite de oliva y manteca así como de hierbas propias del Mediterráneo como el orégano, la albahaca o el romero entre otras. La carne más utilizada en sus platos es el cordero, mientras que en las regiones costeras el pescado y el marisco también son bastante frecuentes.

Un plato tradicional de Albania, principalmente de su capital Tirana y la región central del país, es el Fërgesë. 

Considerado uno de los platos nacionales, es una comida caliente elaborada con pimientos, tomates y queso fresco salado. Se le añade mantequilla, aceite de oliva, pimienta negra, sal y harina. 

Aunque se trata de un plato vegetariano, algunas versiones del Fërgesë incluyen carne, normalmente hígado de cordero o pollo, siendo frecuente tomarlo como entrante antes de un plato principal.

Alemania — Würstchen

comidas típicas de Europa
Dirk Vorderstraße/Wikimedia Commons

La gastronomía alemana varía de unas regiones a otras. Así, las zonas de Baviera y Suabia comparten platos con Suiza y Austria, mientras que las regiones del norte, por ejemplo, toman influencia de sus vecinos holandeses.

Pero si hay un alimento muy común en todo el país, este puede ser sin duda las salchichas, Würstchen, en alemán.

Elaboradas a partir de carne picada, normalmente de sangre o vísceras, su popularidad hace que puedan encontrarse de muy diversos tipos.

Descritas por el Instituto Berlín como "la comida más típica de Alemania" entre algunas de sus variedades están la "die Currywurst", al curry, "die Weiβwurst" blancas, o la más tradicional de todas la "die Bratwurst" o salchicha frita. 

Aunque también existen varias formas de preparar salchichas bratwurst, lo más habitual es hacerlas a la plancha o a la brasa y consumirlas acompañadas de mostaza.

Adorra — Trinxat

comidas típicas de Europa
Sílvia Martín/ Flickr

La gastronomía andorrana está fuertemente influenciada por zonas próximas sobre todo de Cataluña, pero también de Francia e incluso Italia.

Las setas, la trucha, la carne a la brasa, especialmente conejo y cabrito, o los embutidos son algunos de los ingrediente más utilizados en la cocina tradicional del Principado de Andorra, que se caracterizan por ofrecer platos de montaña por su condición pirenaica.

Entre los recetas más tradicionales del principado, cabe resaltar el trinxat de montaña, un plato perfecto para el invierno elaborado a partir de patatas, col verde, tocino y ajos.

También tradicional de zonas como Cerdaña y el Alt Urgell, para su creación se ponen a hervir patatas y col y posteriormente se pican. Después se añaden a la sartén donde estaba el tocino y los ajos ha estado sofriéndose y posteriormente se sirve.

Es un plato que puede tomarse como principal o único ya que es contundente y conlleva un buen aporte calórico, perfecto par hacer frente a los días más fríos.

Austria — Wiener Schnitze

comidas típicas de Europa
Pixabay

La gastronomía de Austria está influenciada principalmente por los países que conformaron el imperio Astrohúngaro. Aunque también existen versiones de platos alemanes, eslovenos e italianos que han ido adaptándose al paladar vienés.

Una comida tradicional austriaca suele contener un caldo de vaca, con o sin guarnición, un plato principal y por supuesto un café acompañado de algunos de los dulces y bollos tradicionales del país.

Uno de los platos más típicos de Austria es sin duda el Wiener Schnitze, aunque este tiene su origen en Milán.

El escalope vienés, o schnitzel se prepara con de carne de ternera, cortada de forma muy fina y posteriormente enharinada en harina de trigo, huevo batido y pan rallado, que en ocasiones puede incluir pimienta negra molida. Posteriormente se fríe en mantequilla clarificada.

Suele acompañarse de limón y patatas fritas o de ensalada de lechuga y tomate.

Bélgica — Frites

comidas típicas de Europa
Pixabay

La cocina belga está muy influenciada por la gastronomía francesa y neerlandesa, pero a pesar de ello, entre sus fogones hay espacio para sus propias tradiciones.

Sorprende gratamente, que algunos de los platos más típicos de Bélgica sean realmente sencillos. Es el caso de los mejillones, moules-frites, cocidos y presentados junto a una ración de patatas fritas, otro de los alimentos tradicionales del país.

Y es que las patatas fritas se encuentran en todas las brasseries de Bélgica y en los habituales puestos ambulantes. Es normal comerlas por la calle acompañadas de salsas y su popularidad es tal que hasta cuentan con un museo propio en la ciudad de Brujas.

Pero las famosas frites van más allá de los restaurantes de comida rápida y han entrado en el radar de reputados chefs, como Sergio Herman. Premiado con hasta tres estrellas Michelin, Herman creaba en 2016 Frites Atelier, con el objetivo de ofrecer patatas fritas y salsas caseras de alta calidad. Hoy convertido en cadena, cuenta con varios locales en Bélgica y Países Bajos.

En cuanto a su secreto, las mejores patas fritas belgas deben ser harinosas y ser fritas doblemente, primero en aceite vegetal a unos 160ºC y después en grasa de buey a unos 180ºC.

 

Bielorrusia — Draniki

comidas típicas de Europa
Messir/Wikimedia Commons

Bielorrusia dejó de formar parte de la URSS en 1991, por lo que parte de su gastronomía es común a Rusia, aunque también está influenciada por otros territorios vecinos como Lituania, Polonia y sobre todo Ucrania.

Entre los ingredientes más utilizados resalta la patata, presente en más de 200 platos del país. 

Ejemplo de ello, son los Draniki una comida muy frecuente en Bielorrusia aunque también se da en otros países con diferentes nombres. Se trata de una especie de tortilla frita elaborada a partir de patata rallada, cebolla, harina y huevos. Puede acompañarse de salsa agria, requesón o cremas dulces por ejemplo de manzanas o frutos del bosque. 

Bosnia-Herzegovina — Cevapi

comidas típicas de Europa
Christian Paul/Wikimedia Commons

La gastronomía de Bosnia y Herzegovina está muy influenciada por su largo pasado bajo dominio otomano. A medio camino entre oriente y occidente, sus platos tienen raíces turcas, griegas y de otras regiones mediterráneas.

Entre sus ingredientes más consumidos, destacan las verduras, los quesos y encurtidos, así como la carne, preferentemente de ternera y cordero.

Uno de los platos más típicos de Bosnia el cevapi o ćevapčići. Se trata de croquetas elaboradas a partir de carne picada, generalmente de res o de oveja, y hechas a la parrilla. Se hacen acompañar de cebolla cortada, algún queso joven y pan de pita, recordando a los kebaps turcos.
 

Bulgaria — Banitsa

comidas típicas de Europa
PxHere

Muchos de los platos búlgaros son tradicionales de la cocina báltica, aunque también hay ciertas reminiscencias asiáticas, turcas, griegas y eslavas.

En Bulgaria las sopas son muy frecuentes, tanto calientes como frías, así como los productos lácteos tales como yogures y quesos.

Uno de los platos más tradicionales y populares de Bulgaria es el banitsa, una especie de bollo o pastel  elaborado con pasta filo y queso. Para su elaboración se utiliza sirene, un queso búlgaro que recuerda al feta giego y es consumido habitualmente en desayunos y meriendas.

Chipre — Halloumi

comidas típicas de Europa
Mr.TinDC/ Flickr

">

Los sabores culinarios de Chipre, dada su situación geográfica, se asemejan a los que podemos encontrar en Turquía, Oriente Medio y ante todo Grecia.

En la gastronomía chipriota es habitual utilizar vegetales frescos tales como pimientos, calabacines, tomates, y legumbres como garbanzos o lentejas entre otros. El gusto por las hierbas y  especias es también destacado, resaltando algunas como el cilantro, el perejil y la menta, muy utilizada por los locales, sobre todo en platos con carne. Por supuesto, dada su condición de isla, el pescado es también frecuente, cocinado a menudo a la brasa.

Entre los platos más característicos de Chipre, encontramos el Halloumi un queso originario del país. Para producirlo se utiliza leche de cabra y oveja, sobre todo si es elaborado artesanalmente. Dada su textura es adecuado para freírse o asarse, aunque también se toma de manera natural acompañado de menta y un chorrito de limón.

Croacia — Crni Rižot

comidas típicas de Europa
Pixabay

La gastronomía croata es una suma de distintas tradiciones fruto de la heterogeneidad de las regiones que conforman el país. Mientras que el interior está más influenciadas por la cocina turca o eslava, las regiones costeras están más próximas en sus sabores a griegos e italianos.

La herencia otomana se deja saborear en especias y carne molida, mientras que los platos empanados y el repollo recuerdan a la cocina austriaca. Y por supuesto el país costero tiene influencias mediterráneas como el gusto por los pescados, el queso o las aceitunas.

En la costa destacan el consumo de pulpo, calamares o mejillones, siendo un plato clásico de la zona adriática el risotto negro o Crni Rižot.

Este plato, que recuerda en parte al arroz negro español, es clásico de Dalmacia e incorpora calamar y sepia. De esta última se toma la tinta que da el color al plato y se añade en el último momento.

Dinamarca — Smørrebrød

comidas típicas de Europa
cyclonebill/Wikimedia Commons

A pesar de haber recibido con el tiempo el influjo de otras cocinas internacionales, la gastronomía danesa sigue basándose en parte en los productos locales  producidos desde el pasado por campesinos y ganaderos.

Entre los ingredientes más presentes en los platos daneses destaca el pescado, sobre todo bacalao, arenques o salmón, aunque muchos platos calientes también se elaboran en carne, principalmente de cerdo, tal y como cuenta la revista Culture Trip.

Las patatas, las alcaparras y la mantequilla son también muy utilizados en los fogones daneses. Ejemplo de ello son las populares galletas de mantequillas, sin duda uno de los productos nacionales más conocidos y que hoy en día podemos encontrar sin problema en todos nuestros supermercados.

Una de las comidas más características de Dinamarca son los conocido como Smørrebrød, aperitivos que los locales toman tanto para desayunar como almorzar o cenar y que básicamente consiste en una especie de sándwich abierto.

Se trata de una rebanada de pan, a menudo de centeno, mantequilla y una serie de ingredientes al gusto que pueden incluso incluir alguna rodaja de pescado o carne y que sin problemas encontrarás en cualquier local de comida del país.

Eslovaquia — Bryndzové halušky

comidas típicas de Europa
Gregory finster/Wikimedia Commons

Eslovaquia es un país sin salida al mar y frío. Dos elementos que han dejado huella en su gastronomía.

Así la cocina eslovaca carece prácticamente de platos de pescado y se sirve de ingredientes que podían ser almacenados fácilmente y con los que pasar los largos meses de invierno.

La patata, la carne ahumada, la col y los lácteos, como el queso, predominan en los platos eslovacos.

Uno de los más característicos es el bryndzové halušky. Esta comida se elabora con patata rallada, sal y harina, mezclado en una pasta a la que se añade el queso eslovaco bryndza, y algo de tocino frito cortado en dados. 

Eslovenia — Kranjska klobasa

La cocina eslovena está influenciada por los países próximos a sus fronteras como Austria, Hungria, Croacia e Italia. Entre sus ingredientes más representativos se encuentran los cereales, pescados, cerdo, verduras y aceitunas. 

Las sopas son muy frecuentes, y es habitual que en las comidas nunca falte pan ni quesos originarios del país. Frutos secos como avellanas o nueces y frutos del bosque son también habituales de los postres elovenos.

Uno de los platos más tradicionales de Eslovenia es la salchicha de Carniola o kranjska klobasa, que cuenta con denominación de origen reconocido a nivel europeo.

Esta se elabora a partir de carne ahumada de cerdo, a la que se le añade sal, ajo y pimienta siguiendo la receta originaria del siglo XIX. El plato es tan popular que cuenta con su propio festival en el país, y en 2006 viajó hasta el espacio de mano de la astronauta Sunita Williams.

España — Tortilla de patata

Tortilla de patatas
Getty Images

La cocina española se basa en la conocida dieta mediterránea, donde hay un predominio del aceite de oliva, el ajo y distintos platos basados en hortalizas, carnes y pescados.

En cada región se encontrarán platos típicos de la zona y usos propios de los ingredientes. La paella valenciana o el gazpacho son algunos de nuestras recetas más populares.

Otro plato clásico español, fácilmente de encontrar en todo el país es sin duda la tortilla de patata. A veces designada como tortilla española, suele incluir cebolla dependiendo de la zona o el gusto particular.

Estonia — Marineeritud Angerjas

comidas típicas de Europa
La anguila también está presente en otras gastronomías como la cocina japonesa. Pixabay

La cocina tradicional de Estonia mantiene vivos sus orígenes rurales y se basa en productos comunes como el pan, normalmente negro, y el cerdo, aunque también abundan los pescados ahumados y la patata.

Entre las comidas más típicas de Estonia están las anguilas marinadas o marineeritud angerjas, un plato sencillo que se sirve frío. Para los adobos del marinado se utilizan normalmente zanahorias y cebollas.

Finlandia — Kalakukko

comidas típicas de Europa
JIP/Wikimedia Commons

Influenciada por las cocinas suecas y rusa, la gastronomía finlandesa se caracteriza por el uso de pescados tanto de agua dulce como de la zona costera, y carnes, principalmente de cerdo, (aunque en el norte se pude encontrar incluso de reno) y cierto gusto por las carnes de caza como el ciervo o las aves.

Dependiendo de las regiones cambiarán los platos e ingredientes utilizados, pero suelen predominar las setas, los tubérculos y frutos del bosque.

El kalakukko es uno de los platos más típicos de la cocina de Finlandia. Se basa en un pescado cocinado al horno dentro de un pan. Entre los pescados más utilizados están el salmón, la perca corégono blanco, el más tradicional.

Suele acompañarse con leche y puede tomarse como si cortara una rebanada, tomando al mismo tiempo pan y pescado o de manera abierta. Se cortan los extremos, se deja el interior visible y se va tomando pescado haciéndolo acompañar, de vez en cuando, de pedazos de pan, al estilo savoniano

Francia — Escargots à la bourguignonne

comidas típicas de Europa
eatingeast/Wikimedia Commons

La gastronomía francesa es sin duda una de las más populares e importantes del mundo.

Tal es así, que está protegida por la UNESCO como bien inmaterial de la humanidad. De acuerdo a este organismo, la cocina francesa incluye una cuidada selección de productos, preferiblemente locales, y maridados con vino.

Los plato franceses cuentan con una amplia variedad de ingredientes, provenientes de las distintas regiones del país, con una refinada forma de cocinar que ha influenciado los fogones de muchos otros países.

La bouillabaisse, la galette, las crêpes, la mayonesa de Dijon o el foie gras, son algunas de las delicias francesas conocidas en todo el mundo.

Un plato típico francés es, sin duda, el conocido como escargots à la bourguignonne, una forma de preparar los caracoles al estilo de Borgoña, que se extendió al resto del país en el siglo XIX.

En su elaboración, de forma tradicional, los caracoles se cuecen y después se introduce una especie de puré elaborado con mantequilla, ajo y perejil en las caracolas.

 

Grecia — Souvlak

comidas típicas de Europa
Pixabay

La gastronomía griega —aunque difiere en cada una de sus regiones con claras diferencias entre las islas y la zona central— puede englobarse de manera generalizada dentro de la cocina mediterránea, compartiendo similitudes con Italia, Oriente Medio o nuestra cocina.

Es así habitual en sus platos el aceite de oliva, siendo los quesos, los cereales y el vino otros ingredientes destacados de la cocina griega. También destaca el uso de vegetales como las berenjenas, el tomate o la cebolla y de hierbas como el tomillo, el orégano o el romero.

Uno de los platos más conocidos y tradicionales de la comida griega es el souvlaki, pequeños trozos de carne a la parrilla entremezclados con vegetales que puede servirse a modo de brocheta o en plan de pita.

Hungria — Gulash

comidas típicas de Europa
Pixabay

La cocina húngara resalta sobre todo por sus sabores picantes, como consecuencia del uso frecuente de pimentón, pimienta negra o cebolla. 

Uno de los platos más tradicionales de la gastronomía húngara es el gulash, que además ejemplifica su gusto por el pimentón.

Aunque típico de Hungría, pueden encontrarse versiones de este plato en otros países de Europa central y del este.

A medio camino entre el estofado y la sopa, suele elaborarse a partir de carne y vegetales como patatas, zanahorias o pimientos, sin que falte el clásico pimentón.

Irlanda — Colcannon

comidas típicas de Europa
Øyvind Holmstad/Wikimedia Commons

Sopas, guisos, algo de pescado y por supuesto la patata son los elemento más definitorios de la cocina irlandesa.

Uno de los platos más típicos de Irlanda es el colcannon. Muy presente en la festividad de Todos los santos, se trata de un puré a base de patata, col, pimienta, mantequilla y sal.

 

Islandia — Hangikjöt’

comidas típicas de Europa
La carne de cordero forma parte de muchos platos en Islandia. PxHere

La gastronomía islandesa está marcada por las condiciones excepcionales del país. Al ser una isla y tener un clima tan extremo, durante muchos siglos su dieta básicamente se reducía al pescado.

Recuerdo de esto es el pescado seco o stockfish, que tradicionalmente se comía como acompañamiento sustituyendo al pan —considerado casi un producto de lujo antes del XIX cuando el trigo o la harina debían de importarse de Dinamarca.

Pescados como el lobo atlántico, el bacalao, el eglefino o incluso la ballena son típicos de los platos islandeses.

El cordero es otro ingrediente representativo de la comida de Islandia.

Este animal llegaba al país de mano de los pueblos vikingos, y desde entonces no ha dejado de criarse, ofreciendo numerosas ventajas a la población. Gracias a él se conseguía carne, leche, quesos y por supuesto lana para los populares jerseys lopapeys con los que los islandeses llevan años afrontando sus bajas temperaturas.

Uno de los platos de carne más tradicionales de islandia es el hangikjöt, un plato de cordero ahumado que suele tomarse sobre todo en navidades. Se puede comer tanto frío como caliente y se hace acompañar de patatas cocidas, col roja en escabeche,guisantes y salsa blanca.

Italia — Pizza napolitana

comidas reconocidas por la Unesco
Glen MacLarty/Wikimedia Commons

La cocina italiana es ampliamente conocida en todo el mundo y disfruta de reconocido prestigio. Esta se engloba dentro de la dieta mediterránea, destacada por la UNESCO por su importancia.

Pero no solo eso, desde 2017 la UNESCO también reconocen la pizza al estilo napolitano como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Esta forma de preparar pizza, conocida como 'Pizzaiuolo', comprende cuatro fases que incluyen la preparación de la masa y su posterior cocción en un horno de leña.

Una práctica culinaria originaria de Nápoles y que en la región se practica tanto en restaurantes como en los hogares. Sin duda es uno de los platos más tradicionales de Italia.

Kosovo — Dolmades

cocinas de Europa
PxHere

Las raíces serbias y albanas de Kosovo hacen que su gastronomía sea muy similar a la de estos países, con influjos también de las cocinas croata, italiana y griega.

Así entre los platos típicos de la cocina kosovar encontramos por ejemplo los dolmades o dolmas, a base de arroz, carne y especies envueltas en hoja de parra.

Letonia — Karbonāde

comidas típicas de Europa
Pixabay

Similar a la gastronomía del norte de Europa, la cocina letona es rica en grasas y mantequilla, y escasa en especias, salvo la pimienta negra que sí es más utilizada.

Basada en productos de temporada, es frecuente encontrar en la cocina letona, pescados, sobre todo arenques y sardinas, y comerlos ahumados. El cerdo es una de las carnes más utilizadas y suele acompañarse de patatas, guisantes o champiñones. No hay que olvidar tampoco su gusto por el caviar y por los quesos, generalmente de sabores fuertes, que se toman principalmente como postres.

Uno de los platos más típicos de Letonia es el cerdo con patatas. Conocido como Karbonāde, se trata de una chuleta de cerdo empanada en harina, pan rallado y huevo antes de freír. Después este se hace acompañar de una salsa de champiñones así como de patatas hervidas, repollo o algunas verduras en escabeche.

Liechtenstein — Käsknöpfle

comidas típicas de Europa

Este pequeño país de Europa central, limita al oeste con Suiza y al este con Austria, regiones con las que comparte muchas similitudes gastronómicas.

Entre los platos más típicos de Liechtenstein podemos encontrar el Käsknöpfle, una receta de pasta con queso fundido y cebolla caramelizada. Se suele hacer acompañar de ensalada verde o de patata y salsa de manzana.

Lituania — Šaltibarščiai

comidas típicas de Europa
Bryan Pocius/Wikimedia Commons

Bryan Pocius

Lituania también tiene raíces compartidas con el resto del norte de Europa en cuanto a su gastronomía, especialmente de Alemania y Polonia. Fruto del clima frío de la región es habitual encontrar en sus platos setas, patatas, remolacha y centeno. La ocupación soviética también ha dejado su huella en el país, pudiendo encontrar platos propios de la cocina rusa.

La Šaltibarščiai es un plato muy típico de Lituania, aunque también pueden encontrarse en otras regiones del Este. Se trata de una sopa fría de remolacha mezclada con kñéfir o yogur y condimentada con eneldo o perejil.

Luxemburgo — Judd mat Gaardebounen

cocinas de Europa
UnorthodoxY/Wikimedia Commons

Influenciada por sus vecinos, la gastronomía de Luxemburgo comparte similitudes con la cocina francesa, belga y alemana.  Mientras que la herencia de los primeros se deja ver sobre todo en su pastelería y postres, la cocina germana aparece en el gusto por las salchichas, carne ahumada o el chucrut. 

El Judd mat Gaardebounen es uno de los platos tradicionales de Luxemburgo.  Se elabora a partir de cerdo ahumado y  es servido con habas y patatas cocidas.

Macedonia del Norte — Tavče gravče

comidas típicas de Europa
B K/Wikimedia Commons

Como explican desde Traveler, la gastronomía de Macedonia del Norte está muy influenciada por "especialidades turcas y griegas", teniendo también algunos "rasgos típicos de los Balcanes".

Una de sus especialidades es el Tavče gravče. Este plato tradicional de Macedonia se elabora a partir de habas preparadas de manera tradicional en una olla de barro. A estos se les añade pimentón rojo y pimienta negra. Una vez hervidos pueden hacerse acompañar de vegetales o carne seca como tocino o carne de cerdo ahumada.

Malta — Fenkata

cocinas de Europa
stu_spivack/Wikimedia Commons

La gastronomía de Malta, es como la isla, una mezcla de sabores y olores mediterráneo y asiáticos, resultado de su pasado histórico.

Entre los ingredientes más presentes en su cocina se encuentran el aceite de oliva, el pescado, la miel o los dátiles.

En cuanto a la carne, es típico el conejo, utilizado en uno de los platos más tradicionales de Malta, el fenkata, un estofado de conejo servido con patatas asadas y guisantes o incluso espaguetis.

Moldavia — Plăcintă

comidas típicas de Europa
Mr mircear/Wikimedia Commons

Mr mircear

La cocina moldava está muy influenciada por la gastronomía ucraniana, rumana y rusa en mayor medida y algo menos por las tradiciones culinarias turcas y griegas .

Es habitual el consumo de vegetales tales como tomates, berenjenas, pimientos, calabacines, col y ajo. También son frecuentes los platos a base de carnes, sobre todo de cerdo, pero también se pueden encontrar recetas de pollo, ternera e incluso ganso.

Una elaboración típica de Moldavia, aunque también presente en otros países como Rumanía es la Plăcintă, un dulce elaborado a partir de pasta rellena de manzanas, queso o calabaza.

Mónaco — Stocafi

cocinas de Europa
El bacalao es un pescado presente en muchas culturas gastronómicas de Europa. Netha Hussain/wikimedia Commons

EL Mediterráneo ejerce gran influjo en la cocina monegasca, a través del uso del aceite de oliva, del ajo y de los pescados de su costa, también fuertemente influenciada por la gastronomía de Italia y el sur de Francia.

Ejemplo de ello es el stocafi, un plato clásico de Mónaco a base de bacalao, cocinado en una salsa de, tomate, ajo, aceitunas negras y alcaparras, que puede hacerse acompañar de patatas hervidas.

Montenegro — Brav u Mlijek

cocinas de Europa
En el plato de Montenegro el cordero se cocina en leche. stu_spivack/Flick

Por su geografía y pasado, la gastronomía de Montenegro es en cierto modo un amalgama de otras culturas, con similitudes con la cocina italiana así como turca y de oriente medio aunque sus recetas recuerdan en ocasiones a la cocina de Europa del este.

El pescado y el marisco tienen una fuerte presencia en la cocina del país, con numerosas elaboraciones a partir de pulpo, calamares o sopas de pescado de la región. Aunque también son frecuentes los platos de carne, especialmente de cordero.

Ejemplo de ello es el Brav u Mlijek, plato típico de Montenegro, que consiste en carne de cordero cocinada en leche y varias especias. A este se le suma después patata hervida y zanahoria.

Noruega — Fårikål

comidas típicas de Europa
Jarvin/ Wikimedia Commons

El pescado es uno de los productos base de la cocina noruega. Pero la gastronomía del país va más allá del salmón, con otros productos como el marisco, el cordero o la carne de caza también están muy presentes en sus platos, así como las frutas del bosque o manzanas en sus postres.

Una receta noruega muy popular es el Fårikål, un plato típico del otoño que consiste en cordero cocinado con repollo y servido con patatas cocidas. 

Países Bajos — Rijsttafel

comidas típicas de Europa
La cocina holandesa presenta recetas propias de Asia. Pixabay

El pescado, los guisantes y la patata son la base de la gastronomía holandesa, aunque sin olvidar el papel relevante que ocupan en ella los quesos.

Por otro lado, dado su pasado colonial, la cocina de los Países bajos también presenta recetas de origen indonesio, como es el caso del Rijsttafel, en el que varios platos de carne, pollo y verduras se presentan acompañados de distintos tipos de arroz.

 

 

Polonia — Bigos

comidas típicas de Europa
Dr. Bernd Gross/Wikimedia Commons

La cocina polaca es en términos generales contundente y fuerte. Priman los sabores picantes y entre sus ingredientes más utilizados están los productos de la tierra como remolachas, coles o rábanos, con los que se preparan guisos y sopas. También son habituales los platos de carne, principalmente de cerdo, ahumado o en salchichas.

Influenciada por la gastronomía eslava y germánica, en la tradición culinaria polaca puede rastrearse a su vez cierta presencia de recetas de origen turco, francés o judío.

Uno de las comidas clásicos de la cocina de Polonia es el bigos, un plato contundente elaborado a base de carnes frescas y col agria, que puede recordar al chucrut, embutidos y ciruelas.

Pueden encontrarse versiones en Ucrania o Lituania, siendo tradicional en Polonia servirlo a los cazadores después de la caza.

Portugal — Bacalhau à brás

comidas típicas de Europa
Avicentegil/Wikimedia Commons

La gastronomía de Portugal se caracteriza por un predominio del pescado y el marisco en sus platos, con una especial preeminencia del bacalao y las sardinas.

También englobados en la dieta mediterránea, el país vecino destaca a su vez por su uso del aceite de oliva, el queso y las aceitunas como aperitivo, sin olvidar sus vinos, destacando la fama del Oporto.

Uno de los platos más típicos de Portugal es el bacalao, en concreto cabe destacar el bacalhau à brás, en el que el pescado se desmiga y se mezcla con patatas. Después se sirve aliñado con perejil y aceitunas negras.

Reino Unido — Sunday roast

comidas típicas de Europa
adactio/Wikimedia Commons

El pasado colonialista de Reino Unido ha enriquecido su gastronomía, asimilando parte de la cocina de estos territorios, principalmente de Asia. Ejemplo de ello es la presencia de platos y especias propias de la India.

Por otro lado, la cocina británica se caracteriza también por la fuerte tradición de las regiones que la conforman, con recetas inglesas, galesas, de Irlanda del norte o de Escocia.

Un plato tradicional de la cocina británica puede ser el sunday roast, un asado de carne con patatas que puede ser acompañado de pudín de Yorkshire o verduras como coles de bruselas, guisantes zanahorias o brócoli.

Este plato también puede encontrarse en otras zonas, sobre todo en algunas regiones de Irlanda del Norte.

República Checa — Vepřo knedlo zelo

comidas típicas de Europa
Patrick-Emil Zörner/ Wikimedia Commons

La gastronomía checa guarda similitudes con la cocina austriaca y del sudeste de Alemania. En general en sus recetas se encuentran fácilmente setas, verduras de la zona, frutas del bosque y principalmente carne, destacando una preferencia por el cerdo.

Es precisamente este alimento el que conforma uno de los platos más clásicos de la cocina de la República Checa, como es el vepřo knedlo zelo.

Consiste en cerdo asado con una salsa de cebolla y emplatado sobre un chucrut. Puede acompañarse de knedlíky, un pan hervido de la región.

Rumanía — Ciorbă

comidas típicas de Europa
Nicubunu/ Wikimedia Commons

Rumanía tiene en su gastronomía una mezcolanza de influencias mediterránea (como la cocina turca o italiana) y eslava, más propia de los países balcánicos o Hungría.

Una comida clásica en Rumanía es la sopa. Denominada como ciorbă se prepara habitualmente a base de verduras y carnes.

Ejemplo de ello son la ciorbă de burtă  a base de tripas o de perişoare con albóndigas.

San Marino — Piadina

comidas típicas de Europa
Wikimedia Commons

Este microestado se encuentra totalmente rodeado por territorio italiano, lo que conlleva que en cuanto a su gastronomía esta tenga raíces claramente italianas.

Entre los platos más propios de San Marino, podemos encontrar las piadinas, aunque esta elaboración también es clásica de las provincias italianas de la Romaña en la Región Emilia-Romaña.

La piadinas consisten en un pan elaborado con harina de trigo, grasa de cerdo o aceite vegetal, sal y agua. Suele tomarse doblado por la mitad y relleno de distintos condimentos desde embutidos a verduras gratinadas.

Serbia — Pljeskavica

comidas típicas de Europa
Biso/Wikimedia Commons

Un plato típico de Serbia lo encontramos en su clásico pljeskavica, una carne picada a la parrilla a modo de hamburguesa, mezcla de cerdo, res y cordero.

Puede presentarse dentro de un pan plano (lepinja) o en plato, y se hace acompañar de cebolla, crema de leche o una ensalada a base de queso y pimientos picantes.

Suecia — Surströmming

comidas típicas de Europa
Wrote/ Wikimedia Commos

La gastronomía sueca por cercanía geográfica y similitudes climáticas se asemeja a las de Noruega o Dinamarca.

Más allá de las tradicionales albóndigas, la cocina sueca se caracteriza por utilizar mucho tubérculos como el nabo o la patata y coles que preparan en vinagre. Las verduras frescas son menos frecuentes como consecuencia de sus duros inviernos.

La mermelada de arándanos rojos es otro clásico de la comida sueca junto al pescado, uno de sus ingredientes más utilizados. Principalmente el arenque, que puede tomarse en escabeche o fermentado, dando origen al conocido surströmming, uno de los platos típicos de Suecia.

Se elabora a partir de arenque báltico de pequeño tamaño capturado en primavera. Este es salado, fermentado y envasado en latas donde sigue su fermentación. Debido a esto, los envases se llenan de presión y deben ser abiertas bajo el agua.

El Surströmming se come en un sándwich donde el arenque se hace acompañar de mantequilla, patata y cebolla picada.

Suiza — Berner Platte

comidas típicas de Europa
Sandstein/Wikimedia Commons

La cocina suiza guarda similitudes con las cocinas de Alemania, Francia y la zona norte de Italia, por su situación geográfica. Aunque también se da una división marcada por regiones, encontrando platos muy distintos entre cantones.

Más allá de la fama de sus quesos y de su chocolate, la gastronomía suiza tiene en el Berner Platte un plato clásico del país. Se trata de un guiso contundente elaborado a partir de distintas carnes y salchichas que se acompañan con chucrut, patatas o judías verdes.

Ucrania — Borsch

comidas típicas de Europa
Juerg Vollmer/ Wikimedia Commons

La cocina ucraniana se sirve principalmente de la patata, los cereales, vegetales como las coles, remolachas o setas y carnes, sobre todo de pollo y cerdo.

Una comida tradicional de Ucrania es el borsch, una sopa de verduras que incluye raíces de remolacha, y caracterizada por un color rojizo bastante intenso.

Puede prepararse frío o caliente, siendo esta modalidad la más contundente, al añadir además de vegetales, como judías, col patatas y cebolla, algún tipo de carne.

Vaticano — Berenjenas a la parmesana de la Guardia Suiza

comidas típicas de Europa
Pixabay

Como tal no puede decirse que exista una gastronomía propia del la ciudad del Vaticano. El microestado es tan pequeño que dentro de él solo existe un restaurante.

Si hay que hablar de ella, podría decirse entonces que la cocina vaticana se ha caracterizado, y se sigue caracterizando, por los gustos culinarios de cada uno de los papas, con un predominio de la gastronomía italiana.

Como curiosidad, en 2015 el libro Buon appetito del chef David Geisser, de la Guardia Suiza, presentó algunos de los platos predilectos de los soldados encargados de velar por la seguridad del papa, así como de las comidas preferidas por algunos de los últimos obispos de Roma.

Entre las receta, destacan las berenjenas a la parmesana como uno de los platos más demandados por la guardia del Vaticano.

Y además