Pasar al contenido principal

Las playas de España se preparan para el verano: apps para reservar sitio, drones para vigilar el aforo o cuadrículas para dividir la arena

La playa de Valencia llena de turistas durante el verano de 2016.
Reuters
  • Las 3.500 playas de España se preparan para el verano, en el que las aglomeraciones son un foco de contagio del coronavirus.
  • Limitar la afluencia, separar la arena por cuadrículas o vigilar el aforo con drones son algunas de las medidas previstas. 
  • También se usarán aplicaciones móviles para que los bañistas puedan consultar si quedan sitios disponibles o si la playa está completa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El problema del contagio del coronavirus no está en el agua sino en la arena. O mejor dicho, en el riesgo de las aglomeraciones en las 3.500 playas del territorio español. Por ello los consistorios están analizando diferentes medidas para poder disfrutar del verano con seguridad.

Para poder tumbarse en la arena habrá que esperar a la fase 3 de la desescalada, instancia que con suerte llegará a fines de junio; aunque no arribará de manera igual en las diferentes comunidades autónomas.

Tecnología para frenar al virus

Un hombre con traje de protección desinfecta unas tumbonas de playa por el coronavirus.
Reuters

Varias de ellas usarán la tecnología más moderna. Es el caso de Fuengirola (Málaga), que usará un programa de inteligencia artificial para controlar el aforo de playas y espacios públicos, mediante un programa que dará información en tiempo real sobre la afluencia de personas.

El programa funciona a través de sensores colocados en las farolas, entre 40 y 50 para controlar los siete kilómetros de playas de la localidad. Con la información que recopilan, se crean cuadrículas virtuales donde hay un aforo máximo de ocupación.

Con una app, el usuario podrá conocer si la playa elegida está en situación ‘verde’ (disponible), amarillo (al 75%) o rojo (no se admiten más personas).

Leer más: Qué va a pasar con las vacaciones de verano: playas, piscinas y chiringuitos en peligro por el coronavirus

También usarán una app en las playas de Las Palmas de Gran Canaria, mientras que la de Canet d’En Berenger (Valencia) desde el móvil se podrá reservar lugar en alguna de las parcelas en que se dividirá el arenal. Allí se otorgarán turnos para la mañana y la tarde, y habrá pasarelas pasa entrar y salir a la costa.

También la de Oliva, en Valencia, estudia optar por soluciones informáticas: en su caso, una aplicación que determine cuánta gente hay en cada playa y que el bañista pueda consultar antes de desplazarse.

En cuanto a la de Cullera, estudia la posibilidad de usar drones para vigilar los límites de aforo.

Playa parcelada

Playas en verano 2020
Recreación de las mamparas de plexiglás propuestas para evitar contagios en la playa. Nuova Neon Group Due Srl

La idea de parcelas prende en varios ayuntamientos. En Calvià (Mallorca) se plantea mantener distancias de 4,4 metros entre sombrillas en las zonas con servicios, y en la de Alcúdia, en la misma isla, las sombrillas (con dos hamacas) estarán separadas a ocho y diez metros, el doble que en circunstancias normales.

Ya anticipan que este verano dispondrán la mitad de sombrillas (1.000) y de tumbonas (2.000) en sus cuatro kilómetros de arena.

Esta estrategia también es tomada por Sant Josep (Ibiza), que valora limitar el número de sombrillas de alquiler.

Aforo reducido

Varias personas toman el sol en una playa de Portugal
REUTERS/Nacho Doce

También se reducirá el aforo en la Playa de Mogán, al sur de Gran Canaria: no podrán acceder más de 500 personas y las hamacas disponibles se reducirán al 50%.

El ayuntamiento plantea dividir la playa en tres zonas, con recintos de 2,5 por 2,5 metros (para dos toallas o dos hamacas) y de 5 por 2,5 metros para familias.

En la de Silgar, en Sanxenxo (Pontevedra) se crearán 780 parcelas, cada una de tres por tres metros, que permitirán un máximo de 2.340 personas, idea que se extenderá a otros arenales urbanos como Caneliñas y A Panadeira.

Leer más: Qué pasará con el turismo extranjero: el Gobierno vigilará las entradas de viajeros en avión para controlar casos importados cuando se reanuden los vuelos

Cada cuadrícula estará numerada y diferenciadas por colores, y habrá vigilantes que velarán por la organización.

Otra playa gallega, la de Las Catedrales (Lugo) mantendrá el sistema de acceso bajo reserva, que se había puesto en marcha otros años.

Las playas de Murcia no definieron qué sistema de seguridad usarán, pero algunos consistorios analizan ideas como cuadricular el espacio en la arena y hay quien ha recibido ofertas de empresas que plantean colocar mamparas.

En cuanto a la de Vélez (Málaga), ya cuenta con maquinarias que permitan marcar las cuadrículas de uso de la playa.

El dilema de las mareas

Mujer con mascarilla en la playa en Barcelona

NACHO DOCE/ Reuters

En Lloret del Mar (Girona) las playas de Lloret y Fenals se dividirán en tres sectores: para adultos, familias con niños y mayores de 65 años, y todos con limitación de aforo, que será controlado por un equipo de vigilancia.

Esta segmentación también podría ser aplicada en las playas de Llanes y Ribadesella, en Asturias.

En la cornisa norte está el problema de que las mareas del Cantábrico desbaratan los planes de planificar cuadrículas, sobre todo en sus playas más pequeñas.

Por ello mismo en San Sebastián estudian cerrar el acceso a la emblemática playa de La Concha en la pleamar, cuando el mar ocupa gran parte del arenal y complicaría mantener las distancias de seguridad.

 

   

 

 Artículo original de Cerodosbé.

Y además