El plomo sigue todavía presente en el aire de ciudades de todo el mundo pese a llevar años prohibido y las consecuencias para la salud son terribles

Londres

 alleksana/Pexels

  • El plomo perdura en el aire de Londres más de dos décadas después de su prohibición en la gasolina, según un nuevo estudio del Imperial College publicado en PNAS. Otras investigaciones confirman lo mismo en lugares tan dispersos como Shanghái, México y São Paulo. 
  • Ningún nivel de plomo es seguro, tal y como advierte la Organización Mundial de la Salud.
  • Los efectos más graves del plomo son los neurológicos en niños. Además, el metal afecta negativamente al sistema nervioso, la función renal, el desarrollo, el sistema inmunológico, los órganos reproductivos o el corazón. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Los londinenses siguen respirando partículas de plomo 22 años después de su prohibición. Una investigación del Imperial College de Londres ha encontrado que el plomo de la gasolina con plomo persiste en el aire de Londres a pesar de su eliminación en 1999. No es la única urbe con este problema: estudios similares muestran el mismo problema en ciudades como Nueva Orleans, Shanghái o San Paulo.

El estudio, que ha visto la luz en la revista PNAS, apunta a que aunque los niveles de plomo hayan experimentado una caída drástica y cumplan en la actualidad con los objetivos de calidad del aire del Reino Unido, las partículas en el aire en Londres todavía están altamente enriquecidas con plomo en comparación con los niveles de fondo naturales.

Todavía hoy, más del 40% del plomo en el aire viene del legado de la gasolina con plomo. Se confirma así la persistencia a largo plazo de estos contaminantes introducidos en el medio ambiente por las actividades humanas. No es la única utilidad que se le ha dado al plomo, presente también en baterías, aleaciones, soldaduras, tuberías y pintura para edificios.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores compararon la composición química e isotópica del material particulado en el aire con muestras de polvo de carreteras y suelo urbano.

El estudio incluyó a investigadores del Instituto Nacional de Investigación de Francia para el Desarrollo Sostenible y la Universidad de Princeton en colaboración con la Universidad de Birmingham, el Servicio Meteorológico Alemán y la Universidad King Abdulaziz.

En el informe se midieron las concentraciones de plomo y su composición isotópica en dos ubicaciones de Londres entre 2014 y 2018, comparándolos después con el registro de datos de las décadas de 1960, 1970, 1990 y 2010. Se recogieron 18 muestras de partículas en el aire a nivel de la calle en Marylebone en el verano de 2018, y 20 muestras en una azotea de 24 metros de altura en el campus de Imperial en South Kensington entre 2014 y 2018.

Las fuentes de plomo no han cambiado en la última década 

Además, otra de las conclusiones ha sido que la composición isotópica de las partículas de aire es realmente muy parecida a la firma de los suelos y el polvo de la carretera. ¿Por qué? A través del viento y del movimiento de los vehículos, el plomo de la gasolina se suspende de nuevo en el aire, abasteciendo un mecanismo de movilización continua de este material. 

“La evolución de la composición de los isótopos desde entonces sugiere que el plomo en el aire, el suelo y el polvo persiste en niveles de fondo, y esto podría convertirse en una preocupación para la salud", dice Dominik Weiss, autor principal del estudio y perteneciente al Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College. 

Otros estudios que notifican que el plomo perdura en el aire

Investigaciones paralelas realizadas en otras ciudades como Shanghái y São Paulo hallaron resultados similares: el plomo perdura aunque su foco de origen, que varía desde especias como la cúrcuma a la presencia de pinturas o la mala gestión de residuos como las baterías, haya sido eliminado. 

Es especialmente llamativo el caso mexicano: desde Unicef y Pure Earth destacan que lugares como Puebla,  la principal fuente principal de intoxicación por esta sustancia se debe al uso de esmaltes con plomo en alfarería. En este sentido, Daniel Estrada, director general de Pure Earth en México, destacó a BBC Mundo que se encontró con un niño de 2 años que tenía niveles de más de 65 microgramos por decilitro en sangre. 

En Estados Unidos la implementación completa de los programas de reducción del plomo en la gasolina en el último cuarto de siglo ha conducido a una reducción del 80% de las concentraciones de plomo en sangre en la población infantil, según este estudio publicado en PubMed. 

No hay umbral de plomo seguro en el aire, y sus efectos son irreversibles

Contaminación en la ciudad de Los Ángeles.
steinphoto

Getty Images

 No existe ningún nivel de plomo seguro en el aire, según destaca la propia Organización Mundial de la Salud. Esta sustancia tóxica se distribuye por el organismo alcanzando cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos. El grado de exposición humana se mide a través de la concentración de plomo en sangre.

El plomo presente en los huesos es liberado hacia la sangre durante el embarazo, convirtiéndose en fuente de exposición para el feto. De hecho, los peor parados por los efectos del plomo son los niños más pequeños, que pueden llegar a absorber una cantidad de plomo entre 4 y 5 veces mayor que los adultos. 

La cantidad de afectados es desorbitada: un tercio de los niños del mundo, hasta 800 millones de menores a nivel mundial, cuentan con niveles de plomo en sangre por encima de 5 microgramos por decilitro (µg/dL), según señala un informe conjunto de 2020 de Unicef y la ONG internacional Pure Earth

Las consecuencias del plomo para la salud son realmente nefastas: trastornos neurológicos, discapacidad intelectual, coma, convulsiones e incluso la muerte. También anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva.

Hasta el momento, se cree que los efectos neurológicos y conductuales asociados al plomo son irreversibles. Incluso una concentración sanguínea de 5 µg/dl puede afectar a la inteligencia de los niños para siempre. 

"Los hallazgos del estudio de Londres están en línea con los resultados de estudios similares que realizamos en Sao Paolo, Brasil y plantean preguntas sobre la contaminación por plomo a largo plazo en otras megaciudades de todo el mundo", señalan desde el Imperial College de Londres.

¿Cuántas muertes causa el plomo?

El Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria de la OMS, con datos en mano de 2017, revela que exponerse al plomo causó ese año 1,06 millones de defunciones y la pérdida de 24,4 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad debido a sus efectos en la salud a largo plazo.

Otro dato relevante es que en 2016, el contacto con esta sustancia tóxica provocó el 63,2% de los casos idiopáticos de insuficiencia del desarrollo intelectual, además del 10,3%, el 5,6% y el 6,2% de la carga mundial de cardiopatía hipertensiva, cardiopatía isquémica y accidentes cerebrovasculares, tal y como revela la OMS. 

Si los niveles actuales resultan perjudiciales, deben tomarse medidas como cubrir los suelos urbanos contaminados con tierra fresca, una propuesta que ha logrado reducir los niveles de plomo en sangre de los niños en Nueva Orleans.

Otros artículos interesantes:

La contaminación del aire causa la muerte prematura de medio millón de bebés al año

Un pescador encuentra 60 bloques de plomo en el fondo de un río con extrañas inscripciones, y nadie sabe qué significan

Las playas más contaminadas y degradadas de España

Te recomendamos

Y además