La población con menos ingresos tiene más probabilidades de infectarse de coronavirus, según un estudio

Dos mujeres en una terraza con mascarillas, durante la pandemia de COVID-19.
Dos mujeres en una terraza con mascarillas, durante la pandemia de COVID-19.

REUTERS/Yara Nardi

  • La reapertura de restaurantes, gimnasios y hoteles en Estados Unidos implica un alto riesgo de propagación del coronavirus, según un estudio.
  • Limitar la ocupación al 20% en ubicaciones del área metropolitana de la ciudad de Chicago redujo las nuevas infecciones previstas en más de un 80%.
  • Las poblaciones con ingresos más bajos tienen más probabilidades de infectarse porque visitarán lugares más pequeños y concurridos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La reapertura de restaurantes, gimnasios y hoteles conlleva un alto riesgo de propagación del COVID-19, según un estudio que ha recopilado los datos de los teléfonos móviles de 98 millones de personas para analizar los peligros de infección en distintos lugares. 

Investigadores de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Northwestern recogieron datos entre los meses de marzo y mayo en varias ciudades de Estados Unidos para establecer un mapa con los movimientos de personas. Observaron a dónde iban, de dónde venían, cuántas personas había en el mismo lugar y de qué vecindario provenían. Una vez recopilada la información, la combinaron con datos sobre la cantidad de casos y cómo el virus se propagaba para crear modelos de infección, tal y como recoge Bloomberg

En Chicago, por ejemplo, el modelo predijo que si los restaurantes hubiesen reabierto a plena capacidad, se habrían generado casi 600.000 nuevas infecciones. El informe, publicado el pasado martes en la revista Nature, también apunta que cerca del 10% de las localizaciones examinadas representaron el 85% de las infecciones previstas. 

Los modelos generados también sugirieron que no son necesarios cierres completos para controlar el virus, ya que las mascarillas, la distancia social y la capacidad reducida juegan un papel importante en mantener la situación bajo control.

De hecho, limitar la ocupación al 20% en ubicaciones del área metropolitana de Chicago redujo las nuevas infecciones previstas en más del 80%, según el mismo estudio. Además, debido a que los límites de ocupación afectaron principalmente a la cantidad de visitas que concurren en las horas puntas, los restaurantes perdieron menos del 42% de los clientes. 

Por qué los resultados de Pfizer son una buena noticia para las demás vacunas contra el coronavirus

El informe afirma que la reducción de las cifras máximas de ocupación puede ser más eficaz que las medidas menos específicas para frenar el virus y, al mismo tiempo, ofrecer un beneficio económico. 

Jure Leskovec, autor del artículo, ha explicado que se necesita "pensar en estrategias para reabrir la economía". Así, ha apuntado que esto permitiría probar diferentes escenarios de reapertura "y evaluar lo que significaría para la propagación del virus". 

El modelo también sugiere cuánto de efectivas pueden ser las medida de confinamiento en los espacios públicos al señalar las infecciones y el uso de estos lugares a lo largo durante un periodo de tiempo a medida que las ciudades implementan los cierres. 

En Miami, por ejemplo, las infecciones modeladas en hoteles alcanzaron su punto máximo al mismo tiempo que la ciudad ocupaba los titulares de las fiestas en la playa durante las vacaciones que prevalecieron a pesar de la pandemia. Sin embargo, esas predicciones se redujeron significativamente a medida que entraron en vigor las medidas de confinamiento. 

El estudio también predijo disparidad en las infecciones entre los distintos tipos de capacidad adquisitiva. Así, el informe apunta que las poblaciones con ingresos más bajos tienen más probabilidades de infectarse porque visitarán lugares más pequeños y concurridos, así como tendrán menos posibilidad de reducir su movilidad

La idea de que los restaurantes puedan estar alimentando una nueva ola de infecciones a medida que se abren no es exclusiva de este estudio, ya que JPMorgan Chase & Co. explicó el lunes que el nivel de gasto de una persona en restaurantes hace tres semanas se establecía como la predicción más fuerte de donde surgirían nuevos casos. 

Asimismo, un mayor gasto en supermercados indicó una propagación más lenta, lo que sugiere que los compradores en esas regiones pueden estar viviendo con más cautela, según los investigadores de JPMorgan, que rastrearon el gasto de 30 millones de titulares de tarjetas. 

Los autores del informe señalan que todos estos datos podrían combinarse en un panel de control nacional de virus que podría ayudar a los responsables políticos a crear medidas específicas para la mitigación del virus. 

LEER TAMBIÉN: 10 preguntas cruciales (y sus respuestas) sobre coronavirus y alimentación que te ayudarán a protegerte mejor frente al contagio

LEER TAMBIÉN: El cuerpo responde de forma rápida y eficiente a la reinfección con COVID-19, según un estudio

LEER TAMBIÉN: Los eventos supercontagiadores de COVID-19 han jugado un papel mayor del que se pensaba: el 20% de los infectados es responsable del 80% de las transmisiones

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Estudios
  3. Trending
  4. Top