La utopía de los coches totalmente autónomos: ¿funcionarán algún día sin intervención humana?

Una representación de un coche autónomo circulando por la calle.

Getty Images

A pesar de no haber dado excesivos pasos en esta materia, las marcas automovilísticas siguen afirmando que el vehículo autónomo es el transporte del futuro. Sin embargo, hay algunas voces que ponen en duda que estos coches puedan llegar a funcionar en algún momento sin la presencia de los humanos

Sobre plano, los vehículos autónomos son la solución que las autoridades de tráfico de todos los países han estado buscando durante años para reducir los accidentes. "El vehículo autónomo ni se distrae, ni se droga, ni pasa por momentos que, por desgracia, el humano sí", afirma Jorge Ordás, subdirector general de la gestión de la movilidad y tecnología de la DGT.

Sin embargo, a pesar de verlo como algo positivo, en España aún no está disponible este tipo de conducción por 2 motivos: la regulación y el desarrollo de la tecnología. Según explica Anfac en su Informe sobre el vehículo autónomo y conectado, el 62% de los turismos que circulan por la red de carreteras disponen de un nivel 2 y un 23% ya dispone de tecnología de nivel 3. Pero, para poder hacer real la autonomía de los coches, el nivel de esta tecnología debe ser la 5.

Además, aunque dispusiesen de ella ahora mismo, tampoco la podrían aplicar, ya que las leyes españolas no lo permiten. Actualmente, la normativa no permite la circulación de vehículos con un nivel SAE 3 o superior. 

Pruebo el Autopilot de Tesla por primera vez: realmente hace más soportable el viaje, siempre que recuerdes lo que no puede hacer

Pero, más allá de los problemas técnicos que puedan conllevar estos vehículos, ¿confía la gente en los coches autónomos para su desplazamiento?

Según un estudio elaborado por la Comisión Europea, la respuesta es no. La confianza en los coches autónomos por parte de los europeos aún sigue siendo muy baja. De hecho, solo el 2% de los participantes en la encuesta del Eurobarómetro afirmaron que comprarían uno de estos vehículos.  

"La confianza en los vehículos automatizados no llegará de la noche a la mañana, la aceptación de este tipo de tecnología viene con el uso de la misma", afirma Stefano Bianchi, uno de los gerentes de esta investigación. 

Las empresas de coches autónomos siembran dudas

Esta desconfianza por parte de los usuarios se incrementan al escuchar a hablar a algunos de los directivos de estas empresas de coches autónomos. Kyle Vogt, CEO de Cruise, no encuentra una razón para quitar a los supervisores humanos remotos en el control de estos vehículos. "Puedo brindarles a mis clientes la tranquilidad de saber que siempre hay un humano allí para ayudar si es necesario. No sé por qué querría deshacerme de eso".

Esta es la primera vez que una empresa especializada en coches autónomos habla abiertamente sobre la posibilidad de no eliminar al humano en ninguna etapa del desarrollo de la autonomía. Unas declaraciones que ponen en duda el uso de esta tecnología. 

"Creemos que el enfoque no es competitivo, sino colaborativo. No es control humano vs. control tecnológico. Se trata de llegar donde no llega el otro. Todo lo que la tecnología puede suplir de modo probado y eficiente, tendrá menos posibilidades de error que el control humano", explica Ramón Ledesma, abogado y asesor de la consultora Pons Mobility a Business Insider España.

Este es uno de los motivos de los años de retraso que llevan estos coches autónomos, según los plazos marcados por los fabricantes. Un ejemplo claro de esto es Tesla. Elon Musk lleva prometiendo tener un vehículo "completamente autónomo" desde 2019. Sin embargo, estas previsiones han ido fallando año a año, sin vistas a que ese lanzamiento vaya a producirse pronto. 

Entonces, ¿van a poder realmente este tipo de vehículos funcionar sin ningún tipo de supervisión humana? "En primer lugar, debemos entender qué y hasta dónde puede llegar el concepto de coche autónomo", destaca Ramón Ledesma.

Sin embargo, el asesor de Pons Mobility asegura que, cada año, las funcionalidades autónomas van aumentando. "De hecho, este año algunos de ellos serán obligatorios en la fabricación de nuevos vehículos, como la frenada automática a determinadas velocidades, el aviso de salida de carril...", subraya Ledesma. 

Los reflejos humanos se imponen a la tecnología

A pesar de estos avances, muchos miembros del sector explican por qué estas tecnologías nunca podrán sustituir al control humano. "Los sistemas autónomos no son tan capaces como las personas porque sus algoritmos de percepción y predicción no son tan buenos como la forma en que un cerebro humano procesa y decide", detalla Chris Borroni-Bird, consultor independiente especializado que ha dirigido programas de vehículos autónomos de GM y Waymo.

Borroni-Bird explica, por ejemplo, que ante el caso de que a un niño se le escape una pelota y acabe en la carretera, pisará los frenos más rápido un conductor humano que un vehículo autónomo

Precisamente, la seguridad es uno de los puntos claves de los coches autónomos y que más dudas generan. Según un informe elaborado en junio de 2021 por la agencia de Estados Unidos encargada de la seguridad vial, Waymo es la compañía con más casos de accidentes en vehículos autónomos, con 62 casos. 

"Me preocupa que las empresas de vehículos autónomos se apresuren a salir al mercado sin probar que la seguridad es mejor que la de los coches conducidos por humanos", indica el consultor independiente. 

 

Uno de los mantras que más han repetido, entre ellos la DGT, es que los coches autónomos tienen como objetivo reducir al mínimo posible los accidentes de tráfico. Algo que recalcan desde Anfac a Business Insider España. "Lo único cierto es que todos los sectores y administraciones implicadas en el desarrollo del vehículo y la conducción autónoma buscan un objetivo vital que es la reducción a 0 de las víctimas en accidente de tráfico".

Pero, a día de hoy, esto no se da. "El problema es que hay decenas de miles de millones de posibles casos extremos que los vehículos autónomos podrían encontrar", señala James Routh, director ejecutivo de AB Dynamics, que realiza pruebas y simulaciones en automóviles.  

Ramón Ledesma detalla en qué momentos el factor humano es importante ante estos casos no probados. "La tecnología llega a una tarea o conjunto de tareas para las que previamente se ha diseñado. No puede solucionar lo que no se le ha planteado. Y en la conducción todos los factores, internos y externos, son en la actualidad demasiados como para soltar el control humano último", añade.

Entonces, ¿podrán los coches autónomos funcionar sin ningún tipo de supervisión humana? La respuesta, según los expertos, es que es pronto para adelantar si esta ausencia va a llegar en algún momento y si va a ser total en cualquier tipo de vía. 

Lo que sí está comprobado es que en entornos muy controlados y cerrados, donde todas las variables de la vía están estudiadas, este tipo de conducción autónoma sí puede darse.

Otros artículos interesantes:

¿Quién tiene la culpa en un accidente con un coche autónomo? Reino Unido decide que la tendrá el fabricante

Los robotaxis toman las calles en China: Baidu ya tiene licencias para vehículos sin conductor

Pruebo el Autopilot de Tesla por primera vez: realmente hace más soportable el viaje, siempre que recuerdes lo que no puede hacer

Te recomendamos