Este peculiar metal podría convertir tu tejado en un techo inteligente y aliviar tu bolsillo de la factura de la luz

Tejados

 Thor Swift/Berkeley Lab

  • Ingenieros de Berkeley Lab han desarrollado un revestimiento para el techo que puede mantener los edificios más cálidos o más frescos dependiendo del clima.
  • El descubrimiento aprovecha los sistemas de enfriamiento radiativo que aprovechan algunas pinturas especiales: refleja la luz solar y el calor en verano, pero se apaga durante el invierno.
  • El material se denomina TARC e implica un importante ahorro energético en electricidad y gas natural. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Ventanas inteligentes y pinturas especiales son proyectos destinados a aprovechar el enfriamiento radiativo, enfriando o calentando pasivamente estancias y edificios sin hacer gasto energético de calefacción o sistemas de aire acondicionado. 

Pensando en un futuro cada vez más caluroso y en la demanda eléctrica inasumible si se quiere luchar contra el calentamiento global, una opción sostenible para enfriar y calentar edificios es el pionero material de revestimiento desarrollado por ingenieros de Berkeley Lab, cuyo trabajo se plasma en la revista Science. 

Su material para tejados refleja la luz solar y el calor en los climas cálidos o durante los meses estivales, un enfriamiento radiativo que se apaga y desactiva durante el invierno, para conservar la temperatura agradable en el interior. Se trata de un gran complemento para reducir la factura eléctrica. 

Dotando a tejados y cubiertas de este revestimiento radiativo adaptable a la temperatura (TARC), se extrae la radiación térmica del edificio y se devuelve al cielo, liberándose al espacio. Otros materiales como las pinturas blancas hacen rebotar la luz del sol y el calor para refrescar los edificios.

La principal novedad es que, además de mantener la casa fresca en verano, el material ayuda a calentarla en invierno, puesto que cuando los termómetros bajan, el material pasa automáticamente a atrapar el calor, evitando tanta calefacción. 

Muestras del nuevo revestimiento radiativo adaptable a la temperatura (TARC).

Hay un peculiar compuesto llamado óxido de vanadio crucial para el desarrollo de este revestimiento. En 2017, el equipo descubrió una propiedad inusual del VO2: cuando alcanza los 68 ° C (153 ° F), el material conduce electricidad pero no calor, en aparente violación de la física conocida hasta la fecha. 

Poniendo en marcha esta peculiaridad, el material absorbe y emite luz infrarroja térmica, alejando el calor del edificio en verano. Cuando el clima refresca, el material permite que el calor pase del exterior al interior. 

Para comprobar su eficacia, los ingenieros compararon muestras de materiales comerciales para techos blancos y oscuras con parches de película delgada de TARC de 2 centímetros cuadrados. Sensores inalámbricos midieron los cambios en la luz solar directa y la temperatura.

El revestimiento fue capaz de reflejar alrededor del 75% de la luz solar independientemente del clima

Cuando el mercurio subió por encima de los 30 ° C, TARC devolvió hasta el 90% del calor a la atmósfera. Mientras, cuando clima se enfrió por debajo de los 15 ° C, el material para tejados devolvió solamente el 20% del calor, ideal para los meses de invierno. 

En los próximos experimentos emplearán prototipos TARC más grandes para evaluar su aplicación práctica a tejados completos. 

Un hogar promedio de Estados Unidos podría ahorrar un 10% al año

Simulando el funcionamiento del material en 15 zonas climáticas diferenciadas de Estados Unidos, los científicos calcularon que un hogar promedio podría ahorrar un 10% de su factura eléctrica gracias a TARC.

No obstante, sus funciones van más allá: podría contribuir no solo a regular las temperaturas de los edificios desde los tejados, sino aplicarse a vehículos, satélites, tiendas para tienda de campaña, ropa inteligente y otros dispositivos electrónicos. 

Otros investigadores acaban de anunciar un recubrimiento similar para vidrio y ventanas, utilizando nanopartículas de dióxido de vanadio como uno de sus ingredientes activos.

Otros artículos interesantes:

Un equipo de científicos crea la pintura más blanca del mundo: podría jubilar al aire acondicionado

El invento que podría jubilar a las farolas: científicos del MIT consiguen crear plantas capaces de brillar en la oscuridad

Que el ritmo no pare: un club de Glasgow usará el calor humano de las fiestas para enfriar y calentar el edificio

Te recomendamos