Los policías de China, Dubái e Italia están usando estos cascos inteligentes para detectar personas con fiebre por el coronavirus y podrían convertirse en un elemento de la 'nueva normalidad'

Un oficial de policía lleva un casco inteligente mientras lo usa para comprobar la temperatura de los trabajadores, durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Dubái
Un oficial de policía lleva un casco inteligente mientras lo usa para comprobar la temperatura de los trabajadores, durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Dubái
REUTERS/Ahmed Jadallah
  • La policía china, el personal sanitario y los trabajadores del transporte han estado utilizando cascos inteligentes para detectar la presencia de fiebre en la gente durante la lucha contra el COVID-19.
  • Los cascos los fabrica la empresa china KC Wearable y emplean imágenes térmicas para tomar la temperatura de la gente a una distancia de unos dos metros.
  • Los cascos están apareciendo en todo el mundo, y la compañía explica a Business Insider que los están distribuyendo a la policía de Italia y de Dubái, y que otros gobiernos occidentales están interesados en ellos.
  • Los expertos dicen que el escaneo térmico puede ser una buena forma de medir la fiebre, pero se preguntan cómo de efectivas serían estas medidas porque algunas personas afectadas por el COVID-19 son asintomáticas y nunca llegan a tener fiebre.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo especial Coronavirus

El vídeo comienza con música apropiadamente amenazante. A la izquierda hay un policía inmóvil, con la cara oculta por un casco de gran tamaño y una cámara instalada en la parte superior. A la derecha se ve la transmisión en vivo del propio casco, mostrando a la gente caminando con máscaras faciales. Un número se muestra sobre sus cabezas mientras se mueven: su temperatura corporal en directo, tomada por la cámara de infrarrojos del casco.

Se trata de un vídeo de YouTube que anuncia los productos de KC Wearable, una de las muchas empresas chinas que están impulsando tecnología de vigilancia futurista para rastrear el brote del COVID-19.

Su casco inteligente KC N901 está equipado con un procesador ARM, una pantalla de visualización de realidad aumentada, una cámara infrarroja y una cámara con luz visible. Según las especificaciones del dispositivo analizadas por Business Insider, el usuario puede detectar la temperatura —con un margen de error de 0,3 grados centígrados— de los transeúntes en un radio de unos dos metros.


Un agente de la ley que lleve el casco podría hacer cualquiera de las siguientes cosas: medir la temperatura de una persona concreta; medir la temperatura de la gente en grandes multitudes; escanear el código QR de una persona para obtener datos personales; reconocer matrículas; detectar a alguien en la oscuridad; o identificar a alguien mediante el reconocimiento facial.

Cualquier información capturada se almacena en el propio casco, según afirma la empresa.

La jefa mundial de KC Wearable, la doctora Jie Guo, afirma que ya se utilizan más de 1.000 cascos en toda China. Otro país, dice, ha pedido cientos de cascos y se están cerrando más acuerdos internacionales. Los cascos cuestan entre 4.500 y 6.500 euros por unidad.

Leer más: Las cámaras para controlar la temperatura a los clientes en las tiendas se multiplican ante el silencio de Sanidad sobre la posible vulneración de derechos

Además, añade que los clientes realizan pedidos iniciales de muestras, prueban los dispositivos y luego realizan pedidos más grandes.

La compañía dice que ha enviado cascos a los carabineros italianos y al gobierno holandés para que los prueben. La policía de Dubái también está usando los dispositivos.

Un oficial de policía lleva un casco inteligente puesto para comprobar la temperatura de los trabajadores durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Dubái.
Un oficial de policía lleva un casco inteligente puesto para comprobar la temperatura de los trabajadores durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Dubái.
REUTERS/Ahmed Jadallah

Business Insider ha contactado con la embajada italiana y el gobierno holandés buscando algún comentario al respecto. Ninguno de ellos contestó, pero un usuario italiano de Reddit descubrió a ese mes a unos guardias equipados con los cascos delante de la catedral de Milán.

Preguntado sobre la precisión del registro de temperatura del casco, la doctora Guo afirma que la precisión es del "96%" y que la empresa ha realizado pruebas exhaustivas.

La policía italiana usando los cascos inteligentes de KC Wearable en Milán.
La policía italiana usando los cascos inteligentes de KC Wearable en Milán.
Reddit

Reddit

"Las autoridades gubernamentales y algunos compradores privados están usando los cascos. En China, los policías locales, enfermeras, guardias de seguridad, y la gente [el personal] de los puestos de control en las estaciones de metro están usando los cascos", asegura la doctora Guo a Business Insider.

Además, añade que los dispositivos son flexibles. "En muchos lugares, usan cámaras infrarrojas fijas, pero nuestros cascos se pueden usar con mayor flexibilidad, adaptabilidad: se pueden usar o poner en un trípode".

Si un casco en modo de escaneo de temperatura detecta a alguien que está cerca con fiebre, suena una alarma.

"Da una advertencia al usuario directamente", explica la doctora Guo.

Existen pruebas contradictorias sobre la eficacia de los controles de temperatura

Los expertos se muestran escépticos sobre la utilidad del control de la temperatura. 

El profesor Davey Jones de la Universidad de Bangor (Gales, Reino Unido), que dirigió un proyecto de investigación sobre la propagación del COVID-19, señala el crucero Diamond Princess, cuya reacción a la propagación del coronavirus en el barco fue muy torpe, hasta el punto de que se infectaron unas 700 personas y murieron ocho.

"Al menos el 25% de la población [del barco] no tenía ningún síntoma, así que claramente no tuvieron fiebre", explica. "Así que terminas pasando por alto un gran porcentaje de estas personas que pueden seguir propagando el virus".

El profesor Jones añade que la gente puede tener fiebre por otras razones, como la menopausia. "Eso lleva a un montón de falsos positivos", razona.

El doctor Chris Wright, médico y experto en imágenes térmicas de la Universidad de Exeter (Inglaterra, Reino Unido), afirma que el escaneo térmico podría ser útil "si se hace correctamente".

La forma más precisa de tomar la temperatura de una persona es a través del rabillo del ojo, explica.

Leer más: Así registra una cámara térmica la temperatura de tu cara si te has mojado con agua fría o llevas gafas: los puntos ciegos de una tecnología esencial para la desescalada

"La persona necesita mirar a la cámara de frente porque la lectura se verá afectada por el ángulo", señala a Business Insider por correo electrónico. " Además, la distancia es la clave. Si está demasiado cerca, la lectura se verá afectada por el operador de la cámara, si está demasiado lejos, se perderá la sensibilidad".

Para la exploración en entornos clínicos, el doctor Wright añade que se necesita una cámara de alta resolución. Señala un ejemplo que utiliza, un dispositivo FLIR, que tiene una resolución de 640 x 480. Eso contrasta con la resolución de la cámara infrarroja del casco inteligente, que es de 384 x 288.

Estos dispositivos, sostiene, pueden ser útiles en aeropuertos, supermercados, o incluso en las entradas de las consultas médicas, siempre que utilicen una cámara de alta resolución.

La idea ya ha sido debatida en el pasado, dice el doctor Wright, apuntando a los aeropuertos que utilizaron el escaneo térmico durante el brote de SARS en Asia, pero existen dudas sobre su eficacia.

"Es poco probable que el escaneo en los aeropuertos detecte una proporción suficiente de viajeros infectados con 2019-nCoV [coronavirus] para evitar la entrada de viajeros infectados", concluyó un estudio publicado por Eurosurveillance en febrero. 

"Identificará algunos casos de alta temperatura pero la sensibilidad será pobre", advierte el doctor Wright.

Leer más: Las cámaras térmicas que las empresas están instalando para frenar el coronavirus no son infalibles: se pueden 'hackear' con agua fría, mascarillas o reflejos de luz

También existen preguntas sobre quién debería llevar estos cascos y qué deberían hacer una vez que se active la alarma.

"Claramente como policía la distancia es un problema si necesitas detener a alguien, pero nunca debes hacerlo sin usar mascarilla y guantes, ¿depende realmente de la policía identificar a personas que tengan fiebre?", se pregunta el doctor Wright.

Mientras países como Singapur y China han desplegado desde perros robot hasta drones espías para vigilar a la población, la mayoría de los ciudadanos europeos no están acostumbrados a ser controlados de esta manera.

El doctor Guo argumenta que es de esperar que se produzcan algunas alteraciones en la vida normal.

"Creo que podemos necesitar hacer algunos ajustes [a corto plazo] en nuestras vidas, no sólo para protegernos a nosotros mismos, sino para proteger las vidas de los demás", dice. "No es la responsabilidad de una persona, sino la de todos. Protegernos a nosotros mismos y proteger a los demás".

Otros artículos interesantes:

Google saca músculo en plena pandemia por su fortaleza en el sector de la salud: así ha irrumpido la tecnológica en un mercado de 3,5 billones de dólares

La OMS urge a los médicos a que informen de los casos de la misteriosa enfermedad inflamatoria que afecta a los niños y que parece estar relacionada con el coronavirus

Un médico francés detecta el posible rastro del coronavirus en radiografías tomadas a mediados de noviembre, lo que vuelve a abrir dudas sobre el paciente cero y la cronología de la pandemia