Pasar al contenido principal

China ha dejado caer que podría usar las tierras raras como un arma en la guerra comercial, pero este es el motivo por el que probablemente no lo haga

Chinese President Xi Jinping visiting JL MAG Rare-Earth Company's factory in Ganzhou, in eastern China, on May 20. That visit prompted speculation that Beijing would withhold rare-earth exports to the US in the trade war.
El presidente chino, Xi Jinping Xinhua/Xie Huanchi via Getty
  • Pekín ha amenazado con retener sus exportaciones de tierras a EE.UU. como estrategia dentro de la guerra comercial.
  • China es el principal productor mundial de tierras raras y EE.UU. depende en gran medida de esta materia prima para fabricar productos desde smartphones a misiles de crucero.
  • Sin embargo, los expertos en tierras raras opinan que Pekín no llevará a cabo estas amenazas, y uno de los expertos lo califica de "ruido de sables" para volver a sentar a Washington a la mesa de negociación.
  • China es el principal interesado en que EE.UU. y otros países no busquen otros proveedores para sus importaciones de tierras raras.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A lo largo de la pasada semana, China ha dejado caer en numerosas ocasiones a través de los editoriales de los medios gubernamentales y con una visita a una fábrica de productos magnéticos de su presidente Xi Jinping, que fue muy publicitada, que podría restringir las exportaciones de tierras raras a EE.UU. como represalia contra Washington dentro de la guerra comercial entre ambos países.

Debido a que EE.UU. depende en gran medida de estos minerales, que son 17 elementos de la tabla periódica, para sus cadenas de suministro, una restricción de las exportaciones podría dañar la industria tecnológica, de defensa y manufacturera de EE.UU.. Las tierras raras son esenciales para la fabricación de productos como baterías, smartphones, coches eléctricos y misiles de crucero.

Leer más: China acaba de probar su 'botón nuclear' en la guerra comercial con Estados Unidos

Las acciones de compañías chinas de tierras raras se han disparado y las bolsas mundiales se desplomaron con los inversores preparándose para más tensiones de la guerra comercial.

Pero los expertos no creen que Pekín lleve a cabo estas amenazas. Este es el motivo.

Molten lanthanum, a rare-earth metal, being poured into a mold at Jinyuan Company's smelting workshop near Damao in Inner Mongolia, China, in October 2010.
David Gray/Reuters

La última vez que China utilizó las tierras raras como un arma, no le salió bien

China cortó temporalmente las exportaciones a Japón en 2010 por una disputa marítima que llevó a la captura del capitán de un barco chino por parte de las autoridades niponas.

Aunque Japón liberó inmediatamente al capitán chino, en lo que The New York Times calificó en aquel momento como "una retirada humillante", también comenzó a estudiar como desengancharse de las exportaciones chinas de tierras raras.

Leer más: China acusa a Estados Unidos de "terrorismo económico" y asegura no tener miedo a una guerra comercial

Durante los 5 o 7 años posteriores a la disputa marítima, Japón comenzó a abastecerse de tierras raras más allá de China y a cambiar a formas alternativas de fabricar sus productos electrónicos.

China and Japan's maritime dispute in 2010 was over this group of islands, known in Japan as Senkaku and in China as Diaoyu.
REUTERS/Kyodo

Pekín es consciente de que cortar el suministro de tierras raras a otros países terminaría desvinculándolos de sus exportaciones, según los expertos.

"China reconoce que otros países harían eso si usan como arma y prohíben las tierras raras", aseguró a Business Insider Ryan Castilloux, director gerente de la consultora de tierras raras Adamas Intelligence. "Ellos saben que no deberían hacer eso".

Kokichiro Mio, un experto en economía china en el NLI Research Institute de Japón, también declaró a la Agencia France-Presse que una interrupción de la exportación de tierras raras por parte de China provocaría que EE.UU. "acelerase sus planes para encontrar proveedores alternativos".

A mining machine at the Bayan Obo rare-earth mine in Inner Mongolia in July 2011.
Reuters

"Ruido de sables"

La amenaza de China de frenar la venta de tierras raras a EE.UU. es probablemente "ruido de sables" para que EE. UU. vuelva a las negociaciones sobre la guerra comercial que ya dura un año, según Castilloux.

"Da a entender que China siente que sus manos están atadas, y está valorando el botón nuclear que son las tierras raras", aseguró.

Leer más: Esto es lo que podría suceder si China usa su "opción nuclear" en la guerra comercial

Pekín espera "infundir más cooperación en la negociación con EE.UU. con la esperanza de que retroceda", dijo, añadiendo que China estaba "usando las tierras raras, que reconocen que son tan cruciales para la industria estadounidense".

Washington y Beijing se han involucrado en un toma y daca por los aranceles en los últimos dos meses, después de que los funcionarios de EE.UU. acusasen a sus homólogos chinos de no cumplir con los compromisos que previamente habían asumido.

Shares in China Rare Earth Holdings skyrocketed after Xi's visit to a rare-earth factory in eastern China on May 20.

La publicidad reciente de China en torno a su industria de tierras raras ya ha impulsado los precios de las acciones de empresas relacionadas y ha aumentado los precios de las materias primas.

"China causará una alteración en el suministro para mostrar que van en serio, pero no dejarán de abastecer, ya que es demasiado perturbador y agresivo para el estado actual de conflicto", destacó a Business Insider Brian Menell, CEO del grupo de inversiones en metales TechMet. .

"China tampoco quiere una avalancha de nuevas inversiones de tierras raras en fuentes de suministro que no sean chinas", agregó.

Las acciones de Rainbow Rare Earths, una compañía minera que obtiene minerales fuera de China se revalorizaron un 17% este miércoles debido a las amenazas chinas. TechMet también invierte en Rainbow Rare Earths.

Miners at the Bayon Obo rare-earth mine in Inner Mongolia in July 2011.
Reuters

Martin Eales, CEO de Rainbow Rare Earths, cree, sin embargo, que Pekín podría darse el lujo de dar el paso porque las exportaciones de tierras raras constituyen una cantidad relativamente pequeña del saldo de las exportaciones de China con EE.UU.

"Estoy seguro de que es bastante posible que China haga esto como parte de una serie más amplia de acciones vinculadas a cualquier guerra comercial con EE.UU.", aseguró a Business Insider.

Leer más: Este es el impacto que podría tener una futura guerra comercial de Estados Unidos con Europa en las carteras de inversión

EE.UU. importó tierras raras valoradas en 160 millones de dólares (unos 143 millones de euros) en 2018, según el US Geological Survey. El 80% de esas importaciones provinieron de China desde 2014 a 2017, como destaca el USGS, lo que significa que lo más probable es que EE.UU. haya importado alrededor de 128 millones de dólares (algo más de 114 millones de euros) en tierras raras desde China el año pasado.

Eso sería solo el 0.024% de los 526.000 millones de dólares (en torno a 471.000 millones de euros) en los que se valoran las importaciones de EE.UU. a China en 2017, según los últimos datos disponibles en las estadísticas del Banco Mundial.

"Se trata en efecto de una suma relativamente insignificante para China en el contexto comercial general", asegura Eales.

Xi and President Donald Trump in Beijing last year.
El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo de EE.UU., Donald Trmump. Getty Images / Thomas Peter-Pool

"El daño ya está hecho"

La amenaza de China de bloquear las tierras raras ya está causando que EE.UU. explore formas de reducir su dependencia de las exportaciones chinas, como desarrollando otras fuentes de tierras raras fuera de China.

"Incluso si no sigue adelante, es una llamada de atención", destaca Castilloux sobre las restricciones chinas. "Está motivando que EE.UU. y otros países analicen más seriamente sus cadenas de suministro".

El Departamento de Defensa de EE.UU. anunció el miércoles que estaba buscando nuevos fondos federales para apoyar la producción estadounidense de minerales de tierras raras para desenganchar al país de su dependencia de China, según Reuters. Si bien hay algunas minas de tierras raras en EE.UU., los fabricantes estadounidenses todavía dependen en gran medida de China.

Bill Bishop, que escribe la newsletter Sinocism, dedicada a la actualidad china, tuiteó el miércoles su reacción a los editoriales de Pekín sobre las tierras raras: "No pueden retirar la amenaza, incluso si no la llevan a cabo el daño ya está hecho".

A 500-foot deep open-pit mine at Molycorp's rare-earth facility in Mountain Pass, California, in June 2015.
David Becker/Reuters

Los expertos en tierras raras están totalmente de acuerdo en que buscar nuevos proveedores de tierras raras fuera de China podría llevar varios años.

Por esta razón, el freno de las exportaciones de tierras raras de Pekín "no es necesariamente un plan B de alta confianza y viable en este momento, ya que llevaría de uno a varios años establecer una cadena de suministro completamente independiente fuera de China", afirma Castilloux.

"EE.UU. necesitará desarrollar y construir una instalación de procesamiento completo, pero también deben adaptarse a una fuente de materia prima que pueda proporcionar un suministro garantizado a largo plazo", dijo Eales, CEO de Rainbow Rare Earths, cuya empresa opera en Burundi. "Todo esto puede llevar varios años".

Menell, el director general de TechMet, añade: "Siempre que desarrolle y amplíe otras fuentes no chinas, EE.UU. puede tardar entre 5 y 10 años en retirarse del mercado chino de tierras raras".

Y además