¿Es posible ahorrar dinero al pedir comida a domicilio en lugar de cocinar en casa?

Ahorrar pidiendo comida a domicilio

Getty Images

La comodidad, evitar cocinar o la variedad de opciones a disposición de los clientes eran las grandes ventajas del servicio de comida a domicilio. Con la llegada del coronavirus, esta modalidad se volvió todavía más recurrente. 

Al sector de la restauración no le quedó otra que reinventarse durante la pandemia. Si no se puede consumir en la calle porque hay cierres totales o parciales de los restaurantes, pues se pide por teléfono, por Internet o a través de las numerosas aplicaciones que existen para hacerlo. 

También potencian este negocio los confinamientos, las restricciones de movimiento o el miedo a contagiarse de la COVID-19. Debido a que se encuentra más presente que nunca en la realidad cotidiana, cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿es posible ahorrar dinero al encargar para consumir en casa?

Cocinar o pedir a domicilio 

De entrada, en términos generales, suele ser más económico adquirir los artículos en el supermercado y después cocinarlos o calentarlos en la cocina. Como es obvio, depende enormemente del producto: no es lo mismo comprar pasta que marisco, por ejemplo. Es lógico que esta opción sea más asequible para el bolsillo, ya que se evita pagar por la preparación de los alimentos, así como por el envío. Como consecuencia, salvo excepciones, la opción casera sale más barata que encargar platos, hamburguesas, pizzas, bocadillos, etc.  

Los inversores están apostando 85 millones de dólares a que los estudiantes hambrientos normalizarán estos robots de entrega de comida a domicilio

El virus trae ofertas en los envíos a domicilio 

Dicho lo cual, precisamente la irrupción del COVID-19 ha hecho que proliferen los descuentos tanto en las grandes plataformas de envíos (Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Just Eat, etc.) como en los servicios de reparto de las cadenas de comida rápida. Éstas últimas, afectadas por la prohibición de consumir en el local a lo largo de distintos momentos de la pandemia, tratan de potenciar el canal on line para compensar la merma en los ingresos. 

Descuentos de hasta el 50% en el primer envío, ofertas 2x1 o productos gratuitos a partir de un determinado gasto son algunas de las estrategias que están desarrollando para captar clientes.

Los pedidos mínimos, la clave 

Al igual que hacer la compra en el supermercado, al pedir para comer en casa hay un rango enorme de precios. Así que, de nuevo, dependerá de qué se elija. Máxime cuando hasta los restaurantes de alta cocina se han apuntado al delivery, más propio de los establecimientos de comida rápida con anterioridad a la pandemia. Sin embargo, hay un aspecto fundamental que dificulta que puedas ahorrar dinero al encargar comida para consumir en casa: la existencia de los pedidos mínimos.

11 aberraciones que cometes cuando pides comida a domicilio en tiempos de coronavirus

Así, salvo en poblaciones pequeñas -con trabajadores que acercan los pedidos incluso andando- o negocios que sólo reparten en su zona o barrio, no resulta sencillo dar con restaurantes o empresas que sirvan a domicilio por menos de 10 euros de consumición porque no les sale rentable.

Pedidos a domicilio y coronavirus

A ello hay que agregar, en condiciones normales, los gastos de envío. Con lo que, en la comparación de dos productos similares, es improbable que el adquirido por encargo sea más económico que aquel que se compra en el supermercado y se cocina a continuación. 

No obstante, si hay un periodo en el que sea más recomendable pedir a domicilio, ése es el actual. Las apreturas económicas que sufre la hostelería por efecto del coronavirus llevan a que muchos negocios, directamente, asuman los gastos de envío para atraer al consumidor. Así como, los descuentos son más suculentos y, por lo tanto, ventajosos para el cliente. 

Con todo, te aconsejamos que te fijes en las promociones de bienvenida y en las ofertas que, de forma periódica, te enviarán al correo para intentar que sigas comprando. Esta práctica resulta de lo más habitual, ya que es requisito imprescindible proporcionar la dirección de email al registrarse en una plataforma de envío o en el servicio interno de reparto de cualquier restaurante o cadena. Sin perder de vista que, en la actualidad, es relativamente sencillo encontrar establecimientos que no te cobren por servirte un pedido en casa. 

Esta es la cadena de comida rápida más popular de cada provincia de España

Teniendo en cuenta esos puntos, sólo es cuestión de comparar tarifas que se amolden a tus gustos culinarios y seleccionar la más asequible. Si lo que quieres es ahorrar, por supuesto. Después, sólo queda disfrutar de la comida. ¡Buen provec

Otros artículos interesantes:

Olvídate de ahorrar para tu jubilación, hazlo para tener más libertad financiera

Este mapa muestra qué tipo de comida a domicilio triunfa en cada provincia de España, según los pedidos de Just Eat

Cuándo deberías invertir y cuándo solo ahorrar, según un coach financiero