Pasar al contenido principal

El test de saliva que promete detectar el coronavirus en 20 segundos, ¿fraude o realidad?

Prueba PCR
Reuters/Juan Medina

  • La startup británica iAbra asegura haber creado un test que detecta el coronavirus en la saliva en 20 segundos.
  • La empresa que fabrica el dispositivo, TT Electronics, se ha disparado en bolsa tras conocerse el avance.
  • "Con este test podemos poner el mundo en marcha de nuevo", asegura el CEO de iAbra, Greg Compton. 
  • Sin embargo, varios científicos han levantado la voz de alarma: su test no ha pasado las pruebas de especificidad y sensibilidad y en el equipo ni siquiera existen expertos en virología.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La startup británica iAbra ha lanzado un test que detecta el coronavirus en la saliva y tarda apenas 20 segundos en dar los resultados.

Esta tecnología usa imágenes holográficas microscópicas e inteligencia artificial y está a punto de someterse a ensayos clínicos para su uso médico después de estar 3 semanas de prueba en el aeropuerto londinense de Heathrow, según informa Mobile Health News

El procedimiento es sencillo: la persona que va a ser testada se pasa un bastoncillo por la boca y lo deposita posteriormente en una caja negra. Dentro de esta hay una cámara digital adjunta a un microscopio que examina la muestra en busca de COVID-19. Da la respuesta en cuestión de segundos, afirma el Financial Times.

Leer más: Madrid anuncia confinamientos selectivos y restricciones a la movilidad

De funcionar correctamente, este test 'Virolens' sería más barato y rápido que los PCR que se hacen actualmente, que tardan entre 12 y 24 horas en dar un resultado.

El dispositivo se fabrica en Hartlepool, al noroeste de Inglaterra por la empresa cotizada TT Electronics, cuyo precio por acción se ha disparado más del 40% después de que se conociese este test la semana pasada.

Cotización de TT Electronics
Markets Insider

Para esta empresa, este contrato de fabricación podría suponer una transformación. El director ejecutivo de TT ELectronics, Richard Tyson, asegura al Financial Times estar impresionado con esta tecnología y piensa que puede dar un vuelco al panorama. 

El aeropuerto británico de Heathrow y Leidos, una compañía estadounidense de software, fueron presentadas hace una semana como los "clientes de lanzamiento" de los test de iAbra.

De hecho, el CEO de la compañía, el joven de 33 años Greg Compton, había afirmado que existía una fuerte demanda del dispositivo por parte de universidades en Estados Unidos y que este test iba a suponer "dar un paso adelante en la lucha contra el COVID".

"Nuestro sistema permite testar de una manera más simple, rápida, confiable y barata en ambientes dinámicos. En definitiva, con el test Virolens, podemos poner el mundo en marcha de nuevo", aseguraba Compton en declaraciones recogidas por Mobile Health News

Leer más: 15 bulos sobre el brote de coronavirus que no deberías creer

John Holland-Kaye, CEO del aeropuerto de Heathrow, aseguró que la tecnología de iAbra es "potencialmente más precisa" que las pruebas convencionales de PCR e incluso animó al Gobierno británico a "acelerar esta tecnología".

Pero no todo es oro lo que reluce: ninguno de los empleados de iAbra tiene experiencia en virología o técnicas microscópicas.

Un experto consultado por el Financial Times ha mostrado su preocupación tras leer el comunicado de la compañía, que sugiere que el virus es "otra célula", por lo que delata "un descuido o una gran ignorancia".

De hecho, tanto el aeropuerto de Heathrow como Leidos han confirmado que todavía no han realizado ningún pedido de los test, aunque la empresa de software sí ha reconocido que está en "negociaciones activas" con iAbra.

Leer más: Las farmacéuticas presionan a los gobiernos de todo el mundo para acelerar la aprobación de sus vacunas contra el coronavirus, pero los expertos en bioética alertan de que ese atajo supone un gran riesgo

"Si hemos hecho un leve y pequeño error de redacción [en el comunicado de prensa], me disculpo por todos, pero en el fondo, estamos intentando hacer algo bueno por la humanidad lo más rápido posible", ha respondido Compton al Financial Times.

Asimismo, la compañía aseguraba que el sistema Virolens tenía un 99,8% de sensibilidad y un 96,7% según un estudio de la Universidad de Bristol, información que los académicos de la institución no han tardado en desmentir: solo habrían aportado las muestras de COVID-19.

Al conocerse esta información, las acciones de TT Electronics se han desplomado más de un 10% este jueves.

Cotización de TT Electronics
Google

"Estamos en una pandemia. La gente está muriendo de esta enfermedad y una empresa decide si es razonable contradecirnos para hacer que sus tests parezcan los mejores", critica el profesor de bioestadística de la Universidad de Birmingham, Jon Deeks, en declaraciones al Financial Times. "Legalmente probablemente se salgan con la suya, pero no hay duda de que esto no es moralmente aceptable".

Intel, que también anunció su colaboración con iAbra, subió a su web un artículo sobre el test que ya ha sido retirado.

Leer más: 13 marcas famosas con orígenes controvertidos y oscuros que probablemente desconoces

Hay una empresa más en discordia: Lord Global Corporation, antes conocida como Bigfoot Projects Inc, financia la distribución de tests Virolens en Australia, América Latina y el sudeste asiático a través de la compañía australiana Key Options.

Lord Global Corporation ha investigado durante décadas sobre el famoso monstruo y su CEO anterior, Tom Biscardi, afirma haberle visto hasta en 7 ocasiones. Ahora, la compañía quiere cambiar su nombre a 27Health Inc. 

Y además