Después de mi primer crucero por el Caribe he descubierto que los cruceros no son para mí

La reportera de 'Business Insider' realizó su primer crucero a bordo del Wonder of the Seas de Royal Caribbean, el mayor barco de su clase.
La reportera de 'Business Insider' realizó su primer crucero a bordo del Wonder of the Seas de Royal Caribbean, el mayor barco de su clase.

Joey Hadden/Insider

En abril hice por primera vez un crucero por el Caribe. Descubrí que es un tipo de vacaciones único.

La autora en el mayor crucero del mundo.

Soy una novata en materia de cruceros. Antes de subir a bordo de mi primer crucero por el Caribe en abril, nunca había visto este tipo de barco en la vida real. Me uní al crucero para un viaje de prensa con múltiples paradas en el mar Caribe.

Me embarqué en un viaje de 7 noches en el mayor crucero de su clase, el Wonder of the Seas de Royal Caribbean. Navegamos a Roatán (Honduras), Cozumel y Costa Maya (México) y la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas. 

Era surrealista estar en un barco tan grande en medio del océano. Y una semana de sol y aire fresco era justo lo que necesitaba después de un invierno en la ciudad de Nueva York. 

A mucha gente le gustan los cruceros, y puedo ver el atractivo. En enero de 2020, antes de que la pandemia interrumpiera el sector de los cruceros, Forbes informó de que 30 millones de personas hacen un crucero cada año, frente a los 17,8 millones de 2009. 

Pero los cruceros tienen sus pros y sus contras, y al final me he dado cuenta de que no es mi tipo de vacaciones ideal. He aquí el motivo.

Los pasajeros que conocí adoran los cruceros. No encontré a ningún otro primerizo.

People on the top deck of Wonder of the Seas enjoy drinks at the bar

Después de hablar con varios compañeros de viaje, comprendí rápidamente que los cruceros son un estilo de vida. La mayoría de las personas que conocí eran viajeros de cruceros muy experimentados. Me contaron que hacían cruceros en todas las vacaciones, acumulando cientos de noches a bordo de cruceros y ganando puntos en sus programas de fidelidad.

Probablemente no debería haberme sorprendido. Los cruceros siguen siendo una opción vacacional muy popular, incluso después de dos años de pandemia. Mi barco tenía más de 5.000 pasajeros.

10 cosas que desearía haber hecho de forma diferente en mi primer crucero: desde elegir una habitación mejor hasta reservar espectáculos con antelación

A pesar de la búsqueda, no conocí a ningún otro crucerista primerizo en el barco. 

Muchos cruceristas dicen que el movimiento del barco les hace dormir, pero yo personalmente me mareé.

The author reacts to motion in her cabin (L) and dramamine (R)

Como persona propensa al mareo, debería haber predicho que lo pasaría mal en un crucero. Los días en el mar fueron especialmente difíciles para mí para comer y participar en las actividades.

Un reto añadido fue la ubicación de mi camarote, algo a lo que los cruceristas experimentados prestan atención al reservar. 

Como estaba en la parte delantera de la cubierta 8, sentía un movimiento constante en mi camarote. Según algunos de mis compañeros de viaje, la parte delantera del barco es uno de los peores lugares para estar si te mareas a menudo. Las cubiertas más altas, en el centro del barco, son más tranquilas y estables, aseguraron.

Algunas noches fueron más movidas que otras. En las noches más duras, oí y sentí una sensación parecida a un trueno debajo de mí cada pocos minutos. Los fuertes golpes y las fuertes vibraciones en mi habitación sonaban como si se cayeran grandes piezas de mobiliario. 

La primera noche que ocurrió esto, me temí lo peor: me viene a la mente el Titanic. Al final del viaje, me di cuenta de que es un aspecto normal de los cruceros: es causado por las olas que golpean la proa del barco.

Creo que nunca me acostumbraré a esto. 

Las paradas en los puertos eran a menudo hermosas, pero no estuvimos atracados el tiempo suficiente para tener una verdadera sensación de cada lugar.

Paradas en el puerto, de arriba a abajo: Roatán, Honduras; Cozumel, México; Costa Maya, México; y la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas, CocoCay.

Como a veces tardábamos días en llegar a cada puerto, pensé que pasaríamos más tiempo en cada uno de ellos. 

Reservé excursiones pensando que tendría tiempo después para explorar el destino. Disfruté de las excursiones que hice, sobre todo del senderismo en Honduras y las ruinas en México. Pero algunas de mis excursiones duraron todo el día y terminaron justo a tiempo para subir al barco y partir.

También esperaba ver las paradas por la noche, pero siempre partíamos antes de la puesta de sol. El barco solía atracar por la mañana, sobre las 8, pero desgraciadamente salía por la tarde, sobre las 16.

Describiría los puertos como un "sabor" del Caribe, pero ciertamente no una verdadera aventura en cada destino. Sin embargo, la experiencia fue útil, ya que me di cuenta de que prefiero pasar mis vacaciones en un lugar con más tiempo para explorarlo. 

Parte de lo que se paga en un crucero es el acceso a las actividades de todo incluido a bordo del barco, como los deportes acuáticos y el minigolf.

People wait in line to go down a big slide in the shape of a sharp-toothed fish onboard Wonder of the Seas

El Wonder of the Seas estaba repleto de actividades. Los huéspedes podían jugar en la sala de recreativos y enfrentarse a las olas en el simulador de surf. Había deportes como el ping pong, el baloncesto y la escalada, así como ofertas más sorprendentes, como un carrusel, un escape room e incluso patinaje sobre hielo.

Los toboganes acuáticos fueron un gran éxito en el barco, que incluía el tobogán más alto del mar. Cae 10 pisos.

El barco también contaba con una gran variedad de espectáculos, como bailes, patinaje sobre hielo y acrobacias. También había grupos musicales en directo durante el día y espectáculos de comedia por la noche.

No soy una gran nadadora o atleta. No tengo hijos, así que admito que la mayoría de las actividades a bordo no me atraen. No me interesaron los toboganes ni los deportes acuáticos, que son las principales atracciones del barco. Me divertí jugando al láser tag y al minigolf, pero en general, las actividades servían a un público diferente. 

Estuve buscando estar sola en lugares como la zona exclusiva para adultos, pero todos los días había que lidiar con multitudes.

A crowded pool area onboard Wonder of the Seas

Cuando uno va en el mayor crucero del mundo, está garantizado que habrá mucha gente. Algunas zonas del barco, como las cubiertas exteriores y el buffet principal, estaban repletas de pasajeros durante todo el día. 

Los ascensores estaban a menudo tan atestados de pasajeros que me pareció más rápido subir por las escaleras y, para mi decepción, encontrar una hamaca en la piscina era un reto constante.

Esperaba que hubiera más relajación, pero eso me ponía ansiosa. Si a esto le añadimos mi aversión a las multitudes, este aspecto del crucero me estresó durante todo el viaje. A pesar de una búsqueda exhaustiva, no encontré un rincón tranquilo y sin multitudes en el barco aparte de mi camarote. 

Hacer un crucero en solitario resultó ser más caro y difícil que otras vacaciones en solitario.

the author sits on the bed on the world's largest cruise ship

Hablando de camarotes, el mío era acogedor pero venía con una pega como viajero en solitario. Aparentemente, los cruceros pueden ser más difíciles y caros cuando se va solo, así que recomiendo llevar un compañero de vacaciones

Como la mayoría de los camarotes de los cruceros están pensados para al menos dos personas, reservar una habitación en solitario suele suponer pagar precios más altos que equivalen a dos personas. 

Según Cruise Critic, algunos cruceros tienen camarotes para un solo pasajero, pero no es habitual. Por ejemplo, Royal Caribbean tiene algunos barcos con camarotes para una sola persona, pero mi barco no los ofrecía. 

Las tarifas de mi barco eran por persona, no por habitación como en la mayoría de los hoteles. Al cambiar entre uno y dos huéspedes en mi búsqueda, el coste por persona se duplicaba cuando tenía una sola persona seleccionada. Esto se conoce como 'suplemento individual', ya que ayuda a la compañía de cruceros a compensar los ingresos que habría obtenido de una segunda persona a bordo, según LA Times.  

Mi coste total fue de 2.000 dólares (1.860 euros) por un camarote con vista al mar. Habría costado aproximadamente la mitad por persona si hubiera llevado a alguien conmigo. 

También habría sido más divertido. Aunque había muchas actividades sociales y gente que charlaba conmigo, me sentía sola en el barco. Ansiaba mantener una conversación con alguien que me conociera y compartir mis experiencias en nuevos lugares con un ser querido. Suelo disfrutar de los viajes en solitario, pero estar rodeada de tantas familias y grupos de amigos me hizo desear estar con los míos.

Cuando viajo, prefiero la libertad de explorar por mi cuenta, planificar mi día y abandonar esos planes si me apetece.

Seven daily cruise planners from Wonder of the Seas on an orange and brown carpet

Un crucero te mantendrá ocupado. Todos los días están llenos de planes. Por las mañanas, recibí una agenda con los eventos y actividades del día.

Me gusta seguir la corriente en vacaciones, y eso significa no reservar cada hora del día. Pero tomar decisiones espontáneas resultó todo un reto. 

Los restaurantes especializados y todos los espectáculos a bordo requerían reservas realizadas a través de la aplicación de Royal Caribbean. 

El espectáculo acuático acrobático de estilo circense en el AquaTheater era el más popular, y la reserva más difícil de conseguir. No lo conseguí el primer día, y finalmente no vi el espectáculo hasta que conseguí una entrada dos noches después. 

A otros pasajeros parecía gustarles el sistema, y era claramente la expectativa de la naviera. A mí, sin embargo, me pareció que la planificación constante era estresante.

Dejé el barco pensando en el crucerista ideal: una persona a la que le gusta planificar itinerarios de vacaciones, a la que no le importan las multitudes de compañeros de viaje y que se compromete con la emoción de un tobogán de agua.

The author on the largest cruise ship in the world

Aparte de trabajar, pasé mi crucero tumbada al sol, explorando los puertos durante las excursiones y participando ocasionalmente en actividades como el láser tag y la escalada.

Después de pasar 7 noches en el crucero más grande del mundo, puedo ver por qué puede ser atractivo para un viajero al que le gusta todo tipo de entretenimiento en un solo lugar, con la excursión ocasional a un nuevo destino. 

Para mí, no creo que los cruceros sean mi forma preferida de viajar. Prefiero pasar más tiempo en cada isla que deambular por un barco. La próxima vez que quiera visitar el Caribe, me subiré a un avión.

Otros artículos interesantes:

38 fotos que muestran cómo es el MSC Virtuosa por dentro, el último crucero inteligente inaugurado por la naviera que tiene como madrina a Sophia Loren y cuenta con parque acuático, 93 metros de pantalla en la galería e incluso un robot camarero

He estado en 108 cruceros: estas son 5 de las cosas más locas que he visto en el mar

Recorre el Golfo Pérsico a bordo de un crucero: cómo sacar el máximo partido a las escalas en Dubái, Abu Dabi y Doha

Te recomendamos