Pasar al contenido principal

El precio medio de venta de la vivienda sube un 4,5% en julio, pero se mantiene un 33,7% más bajo que los máximos de la burbuja, según Tinsa

Un portero limpia el portal de un edificio en Madrid con carteles de pisos en venta y en alquiler
Reuters
  • El precio medio de la vivienda terminada ha subido un 4,5% en julio respecto al mismo mes del año anterior, según los cálculos de Tinsa.
  • A pesar del encarecimiento que está experimentando el mercado inmobiliario, ese promedio es todavía un 33,7% menor que el máximo alcanzado en 2007, justo antes del estallido de la burbuja del ladrillo.
  • Por territorios, los mayores avances de precios se dan en ambos archipiélagos (un 7,1%) y las grandes capitales (un 5,1%), aunque también destaca el encarecimiento de los municipios más pequeños, de un 4,3% respecto a julio de 2018.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Afirmar que el mercado inmobiliario está viviendo un aumento constante de precios, especialmente en las grandes ciudades y los principales núcleos turísticos, ya no supone ninguna novedad. Pero, a pesar de que en la vivienda de nueva construcción se encarece a un ritmo similar al de antes del estallido de la burbuja del ladrillo, un nuevo estudio del sector asegura que los precios todavía están lejos de los valores que marcaban en 2007.

Así, la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados correspondiente a julio que se ha publicado este lunes asegura que el precio medio de la vivienda terminada, que engloba tanto la vivienda de nueva construcción como la usada, ha subido un 4,5% en julio respecto al mismo mes del año anterior. Pese a este incremento, Tinsa señala que ese promedio se mantiene un 33,7% por debajo de los máximos alcanzados en 2007.

Leer más: Estos son los barrios de Madrid en los que es más caro comprar una casa

El estudio de Tinsa afirma que, a pesar de que los precios de su Índice General han subido un 15,6% desde sus mínimos tras la crisis económica, en febrero de 2015, los datos de julio suponen "un repunte en la tendencia de estabilización observada en los últimos tres meses", con incrementos intermensuales de entre 4 y 7 décimas desde mayo.

Precios al alza también en los pequeños municipios 

Otra de las claves más llamativas del índice de precios que publica Tinsa es la evolución dispar que se está viviendo en los precios inmobiliarios en distintos territorios del país. El estudio divide España en 5 sectores: capitales y grandes ciudades, áreas metropolitanas, costa mediterránea, Baleares y Canarias y resto de municipios, siendo esta última la categoría que engloba a los municipios más pequeños.

De este modo, donde más han crecido los precios de la vivienda terminada respecto a julio de 2018 es en los archipiélagos canario y balear, con un alza del 7,1%. También es en esta zona donde Tinsa identifica la menor diferencia respecto a los máximos de 2007, de un 19,6% menos, y la segunda mayor subida respecto a los mínimos de 2015, de un 22,8%.

Inmediatamente por detrás, se sitúan las subidas de precio en capitales y grandes ciudades, de un 5,1% interanual, y el mayor encarecimiento respecto a mínimos poscrisis, de un 24,8%. Mientras, el actual precio medio de la vivienda terminada en los mayores núcleos de población es un tercio más bajo que su equivalente de 2007.

Leer más: Se aprueba la nueva ley hipotecaria: así te va afectar si compras casa en 2019

Sin embargo, lo más llamativo es el alza de precios de la vivienda en ese "resto de municipios" que, en principio, parecían al margen de las subidas que se registraban en Madrid, Barcelona y las zonas costeras. La sociedad de tasación señala que su precio medio ha subido un 4,3% interanual, aunque hay que destacar que es solo un 6,6% más que los mínimos de 2015 y un 34,3% menos que los máximos de 2007.

Desde Tinsa, el director de su Servicio de Estudios, Rafael Gil, señala que “la apreciación puntual de capitales y grandes municipios en julio, así como la del resto de municipios del interior peninsular, supera la de los últimos meses, constituyendo una excepción a la estable evolución creciente”. 

También destaca que los precios de la vivienda terminada en la costa mediterránea sean los más bajos respecto a sus máximos históricos, un 43,9% menos, a pesar de que han crecido en el último año hasta julio un 1,2%. Mientras, en las áreas metropolitanas, los precios han repuntado un 13,5% respecto a mínimos y suponen poco más del 60% de los valores que llegaron a marcar antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Y además