Cómo identificar si tienes un hijo conflictivo o es solo la clásica rebeldía adolescente pasajera

padres hablando con adolescente
Getty Images
  • La adolescencia se caracteriza por ser un periodo de rebeldía y actitud insumisa ante el resto.
  • Pero a veces esta conducta desafiante y negativa puede esconder problemas más serios.
  • Jordi Royo, director del grupo de escuelas terapéuticas Amalgama7 ha explicado en un artículo para ABC cómo poder identificar si tu hijo presenta algún factor de riesgo para convertirse en un adolescente conflictivo.
  • Según el especialista existen tres cuestiones relacionadas con los menores que pueden revelar si se está ante una buena adolescencia o esta etapa esconde problemas serios.
  • Según Royo, los adolescentes "que responden al patrón de 'lo veo, lo quiero y lo tengo a toda costa' sin preguntarse si lo necesitan tienen un problema".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es normal que a medida que crecen tus hijos cambien su comportamiento. El cariñoso niño que con 8 años constantemente quería pasar tiempo contigo se ha convertido en un quinceañero que no sale de su cuarto o solo te contesta con monosílabos.

Por mucho que te disguste o te cueste, la adolescencia es un periodo complejo en el que tu hijo comienza a buscarse y reclamar independencia.

De ahí que a medida que se adentra en esta etapa comience a experimentar con actitudes a veces problemáticas, esté más irascible y en general en constante confrontamiento con el mundo. Bienvenido a la rebeldía adolescente.

Pero a veces, esta conducta desobediente e insurrecta puede esconder problemas mucho más serios. Entre ellos algún desorden psicológico como por ejemplo el trastorno oposicionista desafiante (TOD) que incluye síntomas persistentes de “comportamientos negativos, desafiantes, desobedientes y hostiles hacia las figuras de autoridad”, como explica la Academia Americana de Pediatría.

Para los padres puede resultar complicado averiguar si se está ante un desarrollo normal propio de adolescentes o si estos comportamientos son señales de un problema mayor.

Ante este dilema, Jordi Royo, director del grupo de escuelas terapéuticas Amalgama7 ha explicado en un artículo para ABC cómo poder identificar si tu hijo presenta algún factor de riesgo para convertirse en un adolescente conflictivo.

La manera de hacerlo es preguntarse como padre tres cuestiones básicas relacionadas con el comportamiento de los menores.

"La primera pregunta sería cuál es el rendimiento del niño en su tarea principal, que es la escuela. La segunda, cómo gestiona su tiempo libre: si hace extraescolares, música, deporte o está pasivo delante de las pantallas. Y la tercera es cómo gestiona su dinero de bolsillo", revela Royo al diario.

Según el especialista, mientras que si se responde de manera afirmativa a las tres preguntas se estará ante "una buena adolescencia", una respuesta negativa en alguna de ellas indicará que se está ante un problema.

Leer más: Los 4 mayores errores que cometí hasta que mi hijo cumplió 5 años

Royo lo ejemplifica con la forma de responder del menor ante los clásicos caprichos adolescentes (como móviles, deportivas, tatuajes, etc.) que no siempre puede tener.

"Los progenitores pueden decir: 'entiendo que quieras este móvil y ahora no te lo puedo comprar pero escucha, termina el curso y veremos' o 'vamos justitos de dinero y tenemos que esperar a Navidad' o 'pregúntate si lo necesitas'. Los adolescentes que no entran en estos argumentos y que responden al patrón de 'lo veo, lo quiero y lo tengo a toda costa' sin preguntarse si lo necesitan tienen un problema", afirma Royo en ABC.

Otros factores que pueden indicar un problema de conducta conflictiva en tu hijo

No son los únicos indicadores que pueden advertir de la existencia de un problema en la actitud conflictiva de un adolescente. 

Como explica el centro para la salud mental Discovery Mood, frente a la irritabilidad y cambios de humor normales de la adolescencia, los adolescentes con problemas mostrarán tristeza y ansiedad persistentes así como una disminución en el rendimiento académico y cambios rápidos de personalidad.

Otros signos preocupantes incluyen consumo habitual de drogas o alcohol que puedan generar problemas en la escuela o en casa, "y un comportamiento rebelde extremo como abandonar los estudios, problemas legales, peleas y una constante escalada de discusiones", remarca la web.

Leer más: 17 consejos psicológicos para que tu hijo tenga confianza en sí mismo

"Si los padres observan que sus hijos tienden a enfrentarse a los compañeros ocasionando conflictos o se enfrentan a los profesores, están huraños o de mal humor con frecuencia, tienen respuestas desafiantes o intentan incumplir las normas establecidas en el colegio o en casa, deberían alertarse sobre la posibilidad de que su hijo presente un problema de conducta que deba ser evaluado y tratado adecuadamente" aconseja al respecto la doctora Conxita Puig, psiquiatra infanto-juvenil, en un artículo de La Vanguardia.

Qué hacer si se está frente a posibles señales de un niño conflictivo.

La recomendación de Royo para los padres es "acudir a profesionales para saber diferenciar si esas actitudes son consecuencia de un trastorno o el trastorno es educativo, o es consecuencia de la suma de los dos, porque la intervención en cada caso será distinta".

Puedes leer el artículo completo de ABC aquí.

LEER TAMBIÉN: Tipos de alimentos que deberías evitar si tu hijo tiene hiperactividad

LEER TAMBIÉN: Cómo proteger los ojos de tus hijos frente al uso excesivo de las pantallas

LEER TAMBIÉN: Por qué los bebés que nacen en septiembre son más exitosos, según la ciencia

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Niños
  2. Familia
  3. Educación
  4. Top
  5. Psicología