Las 6 preguntas más importantes que los empleados, inversores y usuarios de Twitter tienen para Elon Musk

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX y máximo accionista de Twitter.
Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX y máximo accionista de Twitter.

Hannibal Hanschke/Reuters

Los acontecimientos en torno a la adquisición de Twitter por parte de Elon Musk, por valor de 41.000 millones de euros, continúan desarrollándose, y cuanto más sucede, menos parece que sepamos.

Eso es especialmente cierto para los empleados de Twitter, que especulan ansiosamente sobre lo que podría significar para ellos la adquisición de la compañía después de que una reunión general esta semana hiciera poco para calmar sus preocupaciones, según ha informado Business Insider.

No son los únicos que tienen preguntas. En Twitter, los usuarios se preguntan qué ocurrirá con las cuentas automatizadas de los "bots", si se restablecerán las cuentas prohibidas anteriormente, etc. Estas son algunas de las cuestiones más candentes que aún no se han aclarado:

¿Mudará Musk la sede de Twitter?

Elon Musk es famoso por haber trasladado Tesla a Texas en 2021. E incluso antes de que se hiciera oficial la noticia de su adquisición de Twitter, algunos ya especulaban sobre cómo sería si también trasladara Twitter de San Francisco a Austin.

Está claro que es un fan de Texas y de su política, que a menudo puede contrastar con la de California. El gobernador de Texas, Greg Abbott, que se ha manifestado a favor de defender la libertad de expresión en la red contra la "injusta censura de las redes sociales", ha animado a Musk a dar el paso. 

¿Habrá despidos? 

Según el actual CEO de Twitter, Parag Agrawal, no hay previsto ningún despido de personal "en este momento", según informó el lunes The Verge, citando fuentes anónimas. 

Pero admitió que hay mucha incertidumbre en torno a lo que la adquisición de Musk cambiará dentro de la empresa.

Soy un empleado de Twitter que estuvo en la reunión en la que se comunicó que Elon Musk había comprado la empresa: por qué no estoy enloqueciendo como el resto del mundo

Elon Musk, en la gigafábrica de Tesla en Alemania

¿Qué pasará con los equipos de moderación de Twitter?

No tenemos detalles concretos sobre qué cambios, si los hay, hará Musk internamente en Twitter en los recursos dedicados a la moderación de contenidos.

Pero sí sabemos que el autoproclamado "absolutista de la libertad de expresión" no es partidario de la moderación, a la que ha llamado censura.

La moderación de contenidos —el proceso de vigilar las publicaciones y proteger a los usuarios de la desinformación y el acoso— se ha visto arrastrada a una desagradable guerra cultural en Estados Unidos, donde los políticos más conservadores se sienten atacados por las normas de la plataforma, un fenómeno que también sucede en otros países como España. 

Los expertos ya han dicho a Business Insider que la obsesión de Musk por la libertad de expresión podría llevarle a dar marcha atrás en las políticas de moderación, lo que amplificaría los mensajes de odio y la desinformación.

¿Perderán los empleados sus derechos sobre acciones?

La mayoría de los empleados de Twitter reciben acciones de la empresa como parte de su paquete de remuneración. Algunos empleados estaban preocupados por el precio de la oferta de Musk, dado que las acciones cotizaban por encima de los 54,20 dólares justo el año pasado.

Sin duda, otros estaban entusiasmados con la perspectiva de recibir dinero en efectivo por sus acciones, según ha explicado un empleado a Business Insider, dada la reciente debilidad de la compañía en bolsa. 

Pero el presidente de Twitter, Bret Taylor, y Agrawal se han encargado de explicar a los empleados esta semana que seguirán manteniendo sus derechos sobre acciones, pero que la remuneración se concederá en forma de efectivo en lugar de acciones adicionales.

¿Se acabará la flexibilidad en la vuelta a las oficinas?

Las políticas de trabajo en remoto de Twitter seguirán vigentes hasta que se cierre el acuerdo a finales de este año, según adelantó Agrawal a los empleados el lunes.

Pero en un canal interno del Slack de Twitter, un empleado compartió que "mucha gente está preocupada por las prácticas empresariales y la ética de Musk, que están cambiando la cultura de Twitter", según informó Business Insider. 

El fundador de Twitter y antiguo consejero delegado, Jack Dorsey, es conocido por su apuesta por un equilibrio flexible entre la vida laboral y la personal. Su empresa fue una de las primeras en decir a sus empleados que podían trabajar desde casa de forma permanente, incluso después de que se levantaran los confinamientos tras lo peor de la pandemia.

Twitter también ha dado a los empleados varios días de descanso pagados desde 2020 y ha animado a los trabajadores a marcar otros días como libres de reuniones.

Musk opera de forma muy diferente. Se ha descrito a sí mismo como un "nanogestor" y los empleados han dicho que puede tener un temperamento fuerte que resulta en "despedir con rabia" al personal y explotar contra los ejecutivos. Él ha rebatido eso, diciendo que "da respuestas claras y francas que pueden ser interpretadas como burlas".

¿Quién controlará a Elon?

Si el acuerdo se completa, Musk será el dueño absoluto de Twitter y la empresa dejará de cotizar en bolsa.

Eso significa que la dirección no tendrá que responder ante un consejo de administración, que defienden los intereses de los accionistas. 

Ni Agrawal, ni siquiera Dorsey, fueron nunca propietarios de una mayoría tan amplia de acciones. Como la mayoría de las empresas cotizadas, siempre han tenido que trabajar con la vista puesta en el consejo de administración.

Musk es famoso por sus tuits descarados, a menudo ofensivos, algunos de los cuales han provocado demandas contra él, así como batallas legales con la Comisión de Valores (SEC), el organismo regulador del mercado estadounidense.

Ahora, tendrá un control casi total sobre una de las plataformas más influyentes del mundo.

Otros artículos interesantes:

La compra de Elon Musk puede provocar un éxodo de empleados en Twitter

¿Cómo se ha hecho rico Elon Musk? De cortar leña o arruinarse, a la compra de Twitter

El pequeño y sucio secreto de Wall Street: los banqueros apuestan por Elon Musk, no por Twitter

Te recomendamos