Pasar al contenido principal

Estas son las preguntas raras y poco habituales que tendrás que hacerte si quieres ser el fundador del próximo Netflix

Benedict Evans

Benedict Evans

  • En algunas ocasiones, los negocios se dedican a localizar tendencias en el mercado y a seguirlas.  
  • Sin embargo, la fórmula más exitosa para que un negocio funcione es saber encontrar un hueco en el mercado. Es decir, algo que nadie haya hecho antes, como recomienda el analista e inversor Benedict Evans.
  • Dos ejemplos son Snap y Netflix, dos compañías que entendieron las necesidades futuras de su sector y que construyeron soluciones para problemas que empezaban a surgir en ese momento.
  • Muchas veces, los fundadores de startups tienen que derribar algunos pilares del sector para poder ser realmente innovadores, como afirman Steve Blank y Alex Osterwalder, dos de los ideólogos de la metodología 'lean-startup' (cómo pasar del proyecto empresarial a la acción, basándose en las necesidades del cliente).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Actualmente, podemos apreciar cómo han cambiado los diálogos de las oficinas tradicionales con la irrupción del teletrabajo. Una firma de estrategia de contenidos, Andrea Cash, ha escrito precisamente sobre esto, definiendo así el fenómeno.

"Enero: esta reunión podría haberse atajado con un correo. Mayo: este Zoom podría haber sido una llamada. Junio: este agua debería haber sido un whiskey".

A todos nos pueden sonar estas afirmaciones. Sin embargo, la segunda de ellas plantea una cuestión interesante sobre las ideas de negocio: ¿Cómo crear un producto o servicio que no sea simplemente una versión de algo que ya existe?

Leer más: Pexip, la alternativa noruega a Zoom que usan Spotify y Vodafone, dispara un 50% sus ventas por el boom de las videollamadas en plena cuenta atrás para salir a bolsa

El inversor en tecnología y analista Benedict Evans lo explica en su blog, donde asegura que la clave esta en "hacerse muchas preguntas raras que nadie se haya planteado antes". 

Por supuesto, nadie puede hacerse esas preguntas por ti. Sin embargo, sí es posible identificar algunos ejemplos de startups que, con mucho acierto, se han planteado cuestiones extrañas, dando lugar a respuestas que luego se han materializado en ideas de negocio multimillonarias. 

Los grandes negocios que brotan de planteamientos antiguos pueden tener éxito, aunque lo más probable es que no sea duradero

Zoom se ha disparado durante la pandemia por varias razones: es una herramienta útil y con una buena experiencia de usuario. Sin embargo, como señala Evans, las videollamadas existen desde mediados de la década de los 90 y ya se usaba Skype, una compañía bastante exitosa. 

En este contexto, Zoom ha logrado posicionarse entre decenas de compañías que ofrecían los mismos servicios. Esta aplicación para videoconferencias es un ejemplo de que, entre muchos competidores, se puede encontrar una solución diferencial. También cabe señalar que, actualmente, Zoom se está desinflando. 

"La compañía ha hecho un buen trabajo abordando los problemas y dificultades relacionados con el acceso a una llamada. Pero lo que no se ha preguntado es por qué realmente hay una necesidad de usar su herramienta", plantea Evans.

Aunque esta pregunta pueda parecer más o menos profunda, las ideas visionarias surgen después de mucho tiempo planteándose este tipo de cuestiones.

Cuestiona las bases del pasado para imaginar un nuevo futuro

Evans pone como ejemplo de empresa a Snap, capaz de dar respuesta y de re-imaginar el futuro de la mensajería con imágenes yendo a lo básico. 

"Snap se ha preguntado: '¿Por qué, exactamente, envías una foto? ¿Cuál es la dinámica social que hay detrás de eso?' No estás enviando solo píxeles, te estás comunicando", explica.

Otro ejemplo puede ser Netflix, cuyo negocio original respondía a una necesidad compartida por muchos: ¿Cuál es la solución para no tener que hacer tantos viajes al videoclub?

Leer más: Netflix ya permite eliminar de tu lista 'seguir viendo' los contenidos que no quieres reanudar

Aunque parece que la solución no es muy difícil y que se le podría haber ocurrido a muchas empresas del sector, fue Reed Hastings, fundador de Netflix, quien se planteó esos interrogantes en un momento en el que nadie estaba pensando en una conexión a internet 'dial-up' (que utiliza un medio analógico telefónico), ni en tecnología DSL.

Y ahora Netflix es una de las mayores productoras de Hollywood, mientras que a Blockbuster, en su día muy popular, le queda 1 de las 9.000 tiendas que tenía. (De hecho, si pruebas a buscar en inglés en Google "last remaining", es decir, la última, te sugiere a continuación 'Blockbuster', refiriéndose ya al único establecimiento abierto).

Busca pistas en historias de éxito y fracaso actuales

Todo esto, no significa que haya que infravalorar los negocios que funcionan hoy en días. Las compañías como Zoom están triunfando en la actualidad y hay que preguntarse es por qué. 

Piensa de forma crítica cómo esta tendencia actual reconfigura las oportunidades del futuro, sostiene Evans.

"Cada vez que surge una nueva herramienta, siempre intentamos seguir haciendo las cosas como de costumbre, hasta que llega el día en que asumimos que es más fácil hacerlo de la otra manera, que es nueva y funciona", indica.

Esta afirmación no significa lo mismo para una startup que para una firma consolidada. A estas últimas les cuesta más tomar decisiones arriesgadas para mantenerse en el negocio, mientras que las primeras es lo que hacen siempre: desafiar los modelos de negocio existentes.

Leer más: YouTube hoy es una máquina de hacer dinero, pero su éxito inicial se debió a un grupo de novatos e incomprendidos 'influencers' que crearon el código para la fama en internet

Otra de las claves para tener una buena idea de negocio está precisamente ahí, como han dicho a Business Insider Steve Blank y Alex Osterwalder (ideólogos de la metodología 'lean-startup'): "En muchas ocasiones, las empresas tienen que construir algo que derribe algunos de los pilares básicos del sector en el que está entrando, si quieren ser realmente innovadores".

El próximo Zoom o el siguiente Netflix no va a nacer simplemente repitiendo el esquema de Eric Yuan o Reed Hastings. Las preguntas que ellos se hicieron ya no tienen validez.

Lo que sí funciona es observar de cerca las problemáticas que surgen en el mercado y en cada sector, incluso cuando hay compañías que tienen posiciones fuertes en esos nichos. Después, ya sabes: pregúntate cosas raras.

Este artículo ha sido originalmente publicado en BI Prime.

Y además