Los Óscar de este año se convierten en una prueba de la aceptación real del 'streaming' por parte de la industria

Un operario rocía una estatua de los Premios Óscar

REUTERS/Mike Blake 

Hollywood celebra una nueva ceremonia de los Óscar, con la pandemia todavía planeando y una industria que transita hacia un futuro cada vez más digital y lejano de lo que en tiempos fue el negocio del cine. 

Las nominaciones de películas estrenadas directamente en plataformas o con fórmulas híbridashan dominado en las categorías artísticas, esas que hasta hace no tanto copaban los proyectos de estudio con modelos de estreno convencionales. 

Netflix (con 27 candidaturas, 12 de ellas para El poder del perro) y Apple (con 3 nominaciones para CODA y 3 para La tragedia de McBeth) parten como favoritas en una gala clave. Premiarlas parece inevitable. Pero todo es posible, incluso que se lo nieguen. Algo que, sin duda, mandaría un mensaje poderoso: Hollywood puede estar listo para reconocer estos títulos, pero no para validarlos como iguales. 

La pandemia ha cambiado muchísimas cosas. La eliminación del requisito de dar un estreno técnico en cines a toda película que quisiese ser elegible a los Óscar normalizó la presencia de proyectos de plataforma en la pasada edición. 

Una decisión tomada en un momento excepcional que se ha tenido que mantener en este año, en un contexto que confirma lo que muchos temían: lo digital está ganado tracción en Hollywood a gran velocidad. Amazon ha comprado MGM, Disney y Warner decidieron estrenar títulos simultáneamente en cines y plataforma? 2021 se ha encargado de demostrar que ya no existen bastiones tradicionales y digitales.  

Horario y dónde ver en directo los Premios Óscar 2022 desde España

La lucha por tener un sitio en la mesa, esa en la que Netflix y Amazon peleaban en solitario, se encuentra ahora más concurrida que nunca, con proyectos de majors que siguen modelos de estreno idénticos. La Academia no ha tenido más remedio que reconocerlo en sus nominaciones. La cuestión es si será capaz de lidiar con las consecuencias de darle el galardón más importante a una película de plataforma

Premiar El poder del perro, que parte como favorita, supondrá para Hollywood el fin de una era y la confirmación definitiva de que restaurar los cimientos del modelo anterior es, sencillamente, imposible. 

Por varias razones. 

Los Óscar viven de la notoriedad a gran escala, de ahí que sean tan problemática la presencia de títulos estrenados directamente bajo demanda o mediante fórmulas mixtas (que incorporan un estreno en salas limitado). CODA, por ejemplo, se estrenó en EEUU en AppleTV+ a la vez que en un circuito reducido en cines. Con El poder del perro Netflix llevó a cabo una distribución también limitada para darle presencia en festivales. Y Don't Look Up se estrenó bajo demanda tal solo un mes después de su estreno, también limitado, en salas. 

Los estrenos tradicionales tienen más capacidad para llegar al público. Muchos se calendarizan en fechas estratégicas para conseguir generar conversación y visibilidad cuando la gala se aproxima. Además, están arropados por grandes campañas de marketing con un impacto directo en el público. 

A día de hoy y salvo casos puntuales, que una película esté disponible en plataforma no asegura estos niveles de notoriedad fuera del circuito de clientes del servicio y de la cobertura en prensa que haya podido general. Y la accesibilidad del espectador no cliente no es tan real ni tan valorada como parece. La plataforma exige un compromiso, en caso de que no estés suscrito, al que el cine no te obliga. 

En qué plataforma se pueden ver las nominadas a Mejor Película en los Oscars

En qué plataforma se pueden ver las nominadas a Mejor Película en Los Oscar

La falta de visibilidad también es consecuencia, en parte, de la dificultad de ?medir? el éxito de los títulos estrenados bajo demanda de forma objetiva y común a todas las plataformas. La diversidad de fórmulas de estreno empleadas (SVOD o PVOD) y la escasa voluntad de las plataformas a la hora de ofrecer datos (salvo en el caso de Netflix) hace muy difícil vender con cifras un éxito sencillo de comprender por parte del público. 

Esta ceremonia evaluará si las plataformas pueden construir una narrativa de éxito, muchas veces sin datos y sin más aval que el paso por festivales y los premios cosechados hasta la fecha. La pregunta inevitable es si los Óscar tendrán la valentía de caminar con pie firme hacia un escenario en el que los modelos más clásicos de distribución coexistan de manera natural con estrenos que jamás se podrán ver en pantalla grande. 

¿Permitirá la Academia que una película de plataforma sea una película de Óscar? Estamos a punto de salir de dudas. 

Otros artículos interesantes:

Moviepass, el Netflix para ir al cine, resucita con nuevas líneas de negocio, incluyendo un sistema de créditos y películas gratis a cambio de ver anuncios

La burbuja audiovisual no ha estallado gracias al balón de oxígeno de las plataformas y los territorios emergentes, aunque la sostenibilidad de tanta producción comienza a estar comprometida

5 claves para entender el actual negocio del entretenimiento según Bob Iger, ex-CEO de Disney

Te recomendamos