Pasar al contenido principal

Así se prepara Ifema para la Cumbre del Clima, un evento mundial organizado en tiempo récord en el que España se juega su imagen

IFEMA

Reuters

  • Ifema ha tenido que preparar en 4 semanas la Cumbre del Clima (COP25) después de que Chile renunciara a albergar la cita por las revueltas sociales que vive el país.
  • El evento acogerá entre 20.000 y 25.000 personas de más de 200 países entre el 2 y el 13 de diciembre en más de 113.000 metros cuadrados, que se repartirán entre 7 pabellones y el Centro de Convenciones Norte.
  • "No es el más grande que hemos albergado, pero sí es uno de los de mayor relevancia internacional. España se juega mucho y se está prestando especial atención a los detalles", explica Eduardo López-Puertas, director general de Ifema, a Business Insider España.
  • Como curiosidad, para garantizar la seguridad y comodidad de los asistentes, entre los que habrá personal civil, políticos y activistas, se han necesitado más de 3 kilómetros de vallas y 600 pantallas de televisión.
  • Descubre más historias en Business Insider España

    Ifema ha tenido que preparar en apenas 4 semanas uno de los eventos más importantes a los que se ha enfrentado nunca: la Cumbre del Clima (COP25), que acogerá entre 20.000 y 25.000 personas de más de 200 países entre el 2 y el 13 de diciembre.

    "No es el evento más grande que hemos albergado, pero sí es uno de los de mayor relevancia internacional", explica Eduardo López-Puertas, director general de Ifema, a Business Insider España.

    Y es que, para que te hagas una idea, Fitur (la gran feria del turismo) acogió este año a 252.000 personas, una cifra que multiplica por 10 los asistentes previstos para la COP25.

    Para ello, la organización destinará un total de 113.000 metros cuadrados, que se repartirán entre 7 pabellones concentrados y el Centro de Convenciones Norte. Se empleará a 2.000 trabajadores para que todo salga perfecto.

    Leer más: La organización de la Cumbre del Clima de Madrid costará a las arcas públicas 86 millones de euros: Pedro Sánchez pide a las empresas del Ibex 35 que financien el evento

    El ejecutivo señala que Madrid "se juega mucho en este congreso" y que, por eso, el nivel de precisión tiene que ser muy alto. "Cuando recibimos la llamada de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para que acogiéramos este evento, lo vimos como un gran reto, sobre todo por la premura de tiempo. Para nosotros es una responsabilidad porque, al final, no solo está en juego la imagen de Madrid, sino también de España", destaca el directivo.

    Y es que cuando Chile renunció a albergar este congreso por las revueltas sociales que vive el país, tuvieron que cambiar de pabellón —e incluso de fecha— algunos eventos que ya estaban programados, como por ejemplo el Circo del Hielo, la exposición oficial de Juego de Tronos o Juvenalia.

    López-Puertas señala que, precisamente por ese factor tiempo, se está haciendo todo muy rápido, pero sin perder de vista los detalles. "Se está haciendo una apuesta muy intensa, desde las acreditaciones hasta la comida. Queremos que la gente que asista también conozca la cultura española; por eso hemos contado con nuestros socios de referencia para este evento", explica. 

    Entre ellos se encuentra la firma de catering Mónico, que se encargará preparar toda la comida y bebida necesaria del centro de Convenciones Norte y de un par de salas privadas, así como Eurest, responsable del Hall 4, 6 y 8. De esta forma, los asistentes podrán probar desde platos típicos, como una selección de quesos manchegos, jamón y paella, hasta propuestas más internacionales como ensalada César, tagliatelle al pesto o atún con salsa teriyaki.

    Requerimientos especiales: 3 kilómetros de vallas y 600 pantallas

    Greta Thunberg con la tripulación de Le Vagabonde, el catamarán con el que cruzará el Atlántico para asistir al COP25
    Reuters

    Como te puedes imaginar, albergar un evento de estas características tiene que tener un punto extra en el apartado de seguridad. Y es que no solo se espera a la famosísima activista medioambiental Greta Thunberg; también asistirán jefes de estado o la ministra de Medio Ambiente de Chile, Patricia Espinosa, que será la presidenta de la reunión, entre otras personalidades.

    Por todo ello, la cumbre se organizará en dos zonas: azul y verde. La primera es el espacio destinado a Naciones Unidas, donde tendrán lugar las sesiones de negociación de la COP25. Además, también se celebrará la decimoquinta reunión de las Partes en el Protocolo de Kioto (CMP15) y la segunda reunión de las Partes del Acuerdo de París (CMA 2). "Los requerimientos en materia de seguridad son muy exigentes, especialmente en la zona azul. Entre otras cosas, hemos tenido que construir 3 kilómetros de vallas. De hecho, habrá un centro de control que se encargará de controlar toda la seguridad del recinto, así como los accesos, para que no haya ningún problema", explica López-Puertas.

    Leer más: 7 innovaciones que están ayudando a combatir el cambio climático

    Por su parte, la zona verde, que tendrá unos 3.000 metros cuadrados, será el espacio de participación social, donde estarán los representantes civiles que quieran participar en la Cumbre del Clima. Estará en las inmediaciones de la zona azul y se dividirá en dos zonas: un pabellón de diálogo abierto para socios, marcas y empresas, y un espacio multiusos para eventos culturales.

    Eso sí, para que todos ellos puedan estar al tanto de lo que ocurre en cualquiera de las conferencias que marcarán la agenda, se han conseguido más de 600 pantallas. "Eran tantas que hemos tenido que contactar con varios proveedores para que pudieran estar todas a tiempo. Esto con 18 meses es muy fácil, pero con 4 semanas es complicado", destaca el directivo.

    A pesar de todas estas dificultades técnicas y de seguridad, López-Puertas asegura que el evento saldrá como "está previsto", ya que todos los agentes implicados están coordinándose a la perfección.

    De hecho, la propia ministra ha asegurado que ha trabajado "codo con codo" con Chile para que la cumbre pueda celebrarse con total normalidad en Madrid a pesar de los desafíos que representa.

    Y es que, en esta COP25, el mundo también se juega mucho, ya que el objetivo principal sigue siendo preparar el terreno para que los países presenten contribuciones significativas para poder luchar contra el cambio climático.

    Y además