JPMorgan, Deutsche Bank y otros grandes bancos cortan el agua caliente, apagan las fuentes y preparan generadores de reserva ante el ahogo energético de Rusia

Sede en Frankfurt del Deutsche Bank
Sede en Frankfurt del Deutsche Bank
Thomas Lohnes/Getty Images

En previsión de un invierno marcado por la austeridad energética en la Unión Europea, los principales bancos están adoptando una estrategia de ahorro de luz y gas, según informaron a Reuters el pasado miércoles.

Es el caso de la consultora financiera JPMorgan, que ya está realizando simulacros de cortes de luz en sus principales oficinas, según ha confesado a Reuters un empleado con conocimiento de sus planes estratégicos.   

Además, afirma que el banco está planteándose usar generadores diésel para suplir de energía algunas de sus oficinas clave, si se diera una situación de corte de energía total durante varios días.

 

Business Insider ha preguntado a JPMorgan por estos planes de ahorro energético, sin recibir comentarios al respecto. 

Por su parte, el gigante financiero alemán Deutsche Bank reveló a Reuters su estrategia frente al corte de gas ruso que se produjo en el gasoducto Nord Stream 1 el pasado viernes. 

En concreto, cortará el agua caliente de los aseos, reducirá la temperatura de sus oficinas y apagará la fuente que ilustra la entrada a su sede principal en Frankfurt.

El banco también afirma que apagará la iluminación de sus oficinas por la noche —una petición que llevan años reclamando los grupos ecologistas— y de los carteles publicitarios en la calle. 

La aseguradora suiza Zurich, según ha explicado a Reuters, también apagará tanto el alumbrado de sus oficinas durante la noche, como las fuentes que decoran las entradas.

En el caso de que la crisis energética se agrave, Zurich también contempla reestructurar sus oficinas para cerrar algunas plantas de sus oficinas y cortar el acceso al gimnasio.

Otras entidades, como la firma bursátil Euronext, reconocen a Reuters que desarrollaron planes de austeridad energética tan pronto como comenzó la guerra

Una de sus primeras medidas ha sido la adquisición de generadores de respaldo que evitaría la caída del sistema en caso de cortes de luz

UniCredit, uno de los principales bancos europeos, afirmó a Reuters que se encuentra preparado para el invierno, gracias a la energía que proporcionarán dos centrales eléctricas independientes a dos de sus centros de datos más relevantes.

Sin embargo, no ha revelado cuánto tiempo podrían funcionar con este suministro. 

Por su parte, el banco más importante de Francia, BNP Paribas, reveló a Reuters que también dispone de un plan de emergencia frente al recorte del gas, aunque no ha especificado qué medidas incluye.

Aparte de JPMorgan y Zurich, ninguna otra entidad ha respondido a las solicitudes de comentarios por parte de Business Insider.

Europa se prepara para un invierno frío y austero

La tendencia de las financieras europeas no hace sino seguir las directrices que previsiblemente se adoptarán a nivel político en los distintos Estados miembro.

La Unión Europea debatirá a partir de este viernes en la cumbre en Praga las medidas que se adoptarán a nivel comunitario para hacer frente a la crisis energética. Por ahora ya ha exigido que los países más dependientes del gas ruso, como Alemania, reduzcan un 15% su consumo de gas antes de abril de 2023.

La locomotora industrial alemana se tambalea: los costes de la electricidad han subido un 600% y la inflación industrial está en máximos de los últimos 73 años

Las fábricas alemanas se tambalean ante el peso de la subida de los precios de la energía.

En el caso de España, esta cifra es de un 7% debido a las limitaciones de exportación de gas que, por logística, mantiene el país con el resto del continente.

A nivel nacional, el Gobierno y las Comunidades Autónomas están ultimando el Plan de Contingencia y Ahorro, que se presentará este mes. Este no incluirá “medidas dramáticas”, según recalcó este lunes en el Senado el presidente, aunque no especificó qué impacto tendrán en los hogares

Lo que parece claro es que gran parte de ellas alcanzarán la vía pública. 

Tal y como comentó Joan Groizard, director general del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), en una entrevista a la cadena SER en agosto, el Gobierno impondrá restricciones en el alumbrado de las calles y monumentos, así como en la cartelería publicitaria.

España ya ha conseguido reducir un 9,5% su consumo de energía durante la tercera semana de agosto, respecto a la misma semana del año anterior, según constató Groizard.

La bajada responde al primer paquete de medidas de ahorro energético que presentó el Gobierno en agosto, por la cual se regulaba el uso de la climatización en edificios públicos, en invierno a 19 °C como máximo, y en verano a 27 °C. 

De igual forma, se exigía la revisión de las instalaciones de climatización, agua caliente o calderas, en aparatos que no se hayan supervisado después de enero de 2021. 

Por su parte, Alemania ha prohibido la climatización con sistemas de baja eficiencia energética en piscinas y baños privados, mientras que Finlandia ha pedido a sus ciudadanos que reduzcan el tiempo que invierten en saunas y duchas calientes.

Otros artículos interesantes:

El acelerador de partículas más grande del mundo podría desconectarse temporalmente por la crisis energética europea

España fue el mayor importador mundial de gas natural licuado ruso en julio y agosto

La economía mundial se va a dividir en dos grandes áreas comerciales y el Viejo Continente tendrá que elegir: "Europa no tiene capacidad para vivir al margen del mundo"

Te recomendamos