Pasar al contenido principal

En 2020 subirá la presión fiscal pero también los salarios: las claves del Plan Presupuestario que ha enviado a Bruselas el Gobierno en funciones

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y la ministra de Economía, Nadia Calviño
El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y la ministra de Economía, Nadia Calviño Reuters
  • El Plan Presupuestario para 2020 que el Gobierno en funciones envió la semana pasada a Bruselas estima que la presión fiscal subirá 3 décimas, hasta el 39,6% del PIB, su máximo histórico.
  • En total, el documento remitido a la Comisión Europea prevé que los ingresos tributarios crezcan un 4,8%, superando el medio billón de euros y consiguiendo un récord de recaudación.
  • Mientras, augura que los salarios a tiempo completo crezcan un 2,2% en 2019, más del doble que en 2018, y moderen su alza hasta el 2,1% en 2020.
  • Además, el Gobierno asegura a Bruselas que el paro caerá al 13,8% este año y al 12,3% el siguiente y que el IPC se mantendrá "contenido" en 2019 y 2020 entre el 1,5% y el 1,8%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Como cada mes de octubre, los Gobiernos de los 19 países de la Eurozona han enviado a la Comisión Europea sus planes presupuestarios para el año que viene, en el que explican a Bruselas el borrador de sus cuentas públicas para el próximo ejercicio. Y, por primera vez en una década, España ha cumplido con este trámite sin estar bajo el procedimiento de déficit excesivo de la Unión Europea.

Sin embargo, es el segundo año consecutivo en el que el plan enviado a Bruselas no tiene garantías de entrar en vigor en pocos meses como base de los Presupuestos Generales del Estado del año que viene. Así, su aplicación dependerá del resultado de las próximas elecciones generales del 10 de noviembre y de la capacidad del actual Gobierno en funciones para conseguir los acuerdos que no logró cerrar la pasada legislatura.

Leer más: Estos son los 29 países en los que las empresas dedican un mayor porcentaje de su beneficio a pagar impuestos

A pesar de esta incertidumbre, el Plan Presupuestario para 2020 enviado por el Gobierno español en funciones el pasado día 15 al menos permite conocer sus previsiones económicas para lo que queda de 2019 y 2020. En principio, un crecimiento del PIB del 2,1% y un 1,8% este año y el que viene, una décima menos de lo estimado en verano, y un alza del empleo del 2,3% en 2019 y del 2% en 2020.

Subirá la presión fiscal y se alcanzará un récord de recaudación

En las últimas horas, se han ido desvelando nuevos detalles del plan enviado a Bruselas. Entre ellos, destaca el capítulo dedicado a impuestos, en el que el Gobierno en funciones se muestra optimista. Así, estima que en 2020 la presión fiscal alcanzará su máximo histórico, pasando del 39,3% del PIB al 39,6%, lo que significa unos ingresos públicos de 512.032 millones de euros.

Teniendo en cuenta solo los impuestos y las cotizaciones al Estado, las empresas y los contribuyentes podrían llegar a pagar unos 3.000 millones de euros más, dado que, sin no se tienen en cuenta las rentas de la propiedad y otros ingresos, la presión fiscal se elevaría del 35,8% del PIB este año al 36,1% del PIB en 2020.

El Ejecutivo que preside Pedro Sánchez considera que las medidas fiscales ya en vigor y las que prevé implantar si consigue formar gobierno supondrán un impacto de 1.192 millones este año y 1.451 millones en 2020. La previsión para el año que viene tiene en cuenta sus planes para modificar los impuestos sobre hidrocarburos y producción eléctrica, que Moncloa espera que sumen 700 millones cada una a las arcas públicas.

Leer más: Impuestos a la banca, a las tecnológicas o al diésel: cómo es el marco fiscal que planea el Gobierno

El Gobierno en funciones prevé que los ingresos tributarios totales crezcan un 4,8%, lo que supondría un nuevo récord de recaudación. Esta estimación se justifica por el alza de un 4,6% en la recaudación de los impuestos sobre la producción y las importaciones, de un 5,9% sobre la renta de los hogares y de un 2,3% sobre la renta de las sociedades.

El Gobierno prevé un déficit más bajo que las estimaciones de Bruselas

Frente a esta previsión de ingresos, se estima que el gasto público se mantendrá en el 41,3% del PIB en 2020, hasta un 516.323 millones de euros. Por partidas, un 17,2% del PIB corresponde a protección social, mientras que la sanidad acapara un 5,4%, los servicios públicos generales un 5,3% y la educación un 4%, entre otras. Mientras, la remuneración de asalariados permanecerá en el 10,7% del PIB.

De este modo, el Gobierno en funciones augura que el déficit cerrará en el 2% este año y se reducirá al 1,7% el siguiente, a falta de posibles nuevas medidas en materia fiscal. Estas previsiones contrastan con las de la Comisión, que son 3 décimas más pesimistas que las de Moncloa, con una previsión de déficit del 2,3% este año y del 2% en 2020.

Leer más: Los 4 impuestos directos y los 3 indirectos más habituales

Mientras, el plan presupuestario enviado a las autoridades comunitarias ha elevado respecto a abril sus estimaciones sobre el peso de la deuda pública sobre el PIB una décima este año y 6 décimas en 2020. Esto supone que la ratio de la deuda se situará en el 95,9% del PIB en 2019 y en el 94,6% en 2020.

Los salarios crecerán más de un 2% este año y el próximo

En el capitulo salarial, el Gobierno en funciones es más optimista y espera que su crecimiento eleve la renta disponible de las familias y tenga a su vez un impacto positivo en el consumo privado. Así, el plan presupuestario estima que la remuneración de los asalariados a tiempo completo crezca un 2,2% en el conjunto de 2019, lo que supone más que duplicar la subida del 1% registrada en 2018.

Sin embargo, el Ejecutivo es más cauto respecto a la estimación salarial para 2020 y prevé que avance un 2,1%, una décima menos de lo estimado para 2019. Además, se compromete en este borrador a elevar un 2% los sueldos de los funcionarios en 2020, tras el alza de un 2,25% en 2019.

Respecto a la inflación, el plan presupuestario apuesta por la contención hasta 2020. De este modo, augura que el deflactor del PIB se situará en el 1,7% en 2019 y en el 1,8% en 2020, mientras que el del consumo privado pasaría del 1,5% este año al 1,6% el próximo.

Y además