¿Qué es un préstamo con garantía hipotecaria?

Tipos de préstamos para autónomos
Getty Images
  • Dentro del abanico de productos de financiación es el préstamo con garantía hipotecaria uno de los grandes desconocidos por los usuarios.
  • Sigue leyendo para ver en qué consiste, quién lo puede solicitar, y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Dentro del capítulo del endeudamiento hay conceptos que quizá no conozcas. 

Más allá de la hipoteca, los préstamos personales u otras vías de financiación que pueden ayudarte con tus finanzas personales y tu presupuesto, hay otras posibilidades que puedes tener en cuenta. Una de ellas es el préstamo con garantía hipotecaria.

Es una fórmula que no se debe confundir, en cualquier caso, con el crédito hipotecario. Especialmente, porque se utiliza para la compra de un inmueble, mientras que, en el caso de un préstamo con garantía hipotecaria, la finalidad del importe prestado no tiene que ser necesariamente la compra de una casa.

Este crédito se traduce en que el cliente aporta como garantía de pago de la operación un inmueble en propiedad, por lo que el banco podría ejecutar sus derechos sobre dicha vivienda en el supuesto de que el cliente no cumpliese con los compromisos de pago del préstamo.

Para saber la cantidad total de dinero que el banco podrá prestar al usuario, éste necesitará conocer cuál es el valor tasado de la vivienda y restar el monto pendiente que queda por pagar de su hipoteca (en caso de que la tenga). 

En función de la entidad bancaria, los límites máximos de financiación variarán, aunque, por lo general, los clientes podrán llegar a solicitar hasta 300.000 euros si su inmueble posee ese valor de tasación.

Los usuarios que pueden solicitar un préstamo con garantía hipotecaria

Generalmente, los préstamos con garantía hipotecaria o lo que es lo mismo, dar tu casa como garantía para un préstamo personal, está diseñado para personas que tienen la necesidad de una financiación elevada y que no pueden tener el capital mediante otras fórmulas. 

Habitualmente, por tanto, se trata de un producto en el que no es necesario justificar el motivo por el que el cliente tiene la necesidad de tal importe económico.

Esta posibilidad de crédito es muy común en personas que tienen dificultades económicas y que pueden poner en garantía la hipoteca de su vivienda hasta solventar sus necesidades financieras. Asimismo, acepta clientes que se encuentran en ficheros de morosidad sin importar el valor de la deuda o la entidad bancaria.

Ese es el motivo por el que el préstamo con garantía hipotecaria, suele ser un recurso válido para aquellas personas que necesitan financiación reagrupando sus deudas, para emprender un negocio, abonar el pago de un embargo o cualquier motivo para tener solvencia económica a corto plazo.

Ocasionalmente, los imprevistos o el desarrollo de nuevos proyectos pueden llevar a la necesidad de solicitar un préstamo personal. No obstante, existen momentos en los que los bancos no están dispuestos a prestar dinero si consideran que los clientes que lo piden pueden suponer un riesgo importante para sus intereses.

Requisitos para contratar préstamo con garantía hipotecaria

Aun así, el hecho de que los usuarios no cumplan con los requisitos que las entidades solicitan, no quiere decir que no puedan tener acceso a un préstamo. Ni mucho menos. Para ellos, existen algunas opciones como los préstamos que tienen el coche como aval o los que cuentan con garantía hipotecaria. 

Los únicos requisitos que se exigen son ser mayor de edad y poner como garantía una vivienda en propiedad o que esté casi pagada en su totalidad. Esto significa que el cliente deberá poseer una vivienda que esté libre de cargas o pagada casi en su totalidad (alrededor de un 80%) en la que figure como titular.

Solicitar financiación teniendo una vivienda como aval supone una gran responsabilidad y puede acarrear numerosos riesgos. 

Hay que presentar la documentación necesaria. Además del DNI, el cliente deberá aportar un informe de tasación de la vivienda y otro de comprobación registral.

Ventajas e inconvenientes del préstamo con garantía hipotecaria

En el capítulo de ventajas, cabe destacar que esta posibilidad de financiación posibilita obtener sumas elevadas de dinero (hasta 30.000 euros o más). A ello hay que sumarle que los plazos de devolución suelen ser más largos que en cualquier otra modalidad de financiación (unos 20 años).

Por otro lado, es posible acceder al dinero, a pesar de que se figure en una lista de moroso, mientras que no es necesario justificar para qué se necesita ni se exigen tener ingresos regulares.

Y la vivienda puede seguir utilizándose mientras se paga el préstamo.

En el lado opuesto, las desventajas. Para este crédito es necesario tener una vivienda libre de cargas o pagada prácticamente en su totalidad.

También, los intereses son más altos respecto a otras modalidades de financiación, y se aplican comisiones y gastos de gestión.

Otros artículos interesantes:

Cómo funciona el ciclo vital de las inversiones

Cómo empezar a coger las riendas de tus finanzas a partir de los 40 y pensar de cara a la jubilación

Cómo lograr un equilibrio emocional con tu dinero y sobreponerte a la ansiedad por gastar

Te recomendamos