Pasar al contenido principal

El coronavirus deja en un escenario muy frágil la aprobación de los nuevos Presupuestos Generales del Estado: qué puede pasar, según expertos

Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa
Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa. REUTERS/Susana Vera
  • El Gobierno de Pedro Sánchez quería aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado antes de que terminase el verano.
  • Sin embargo, la crisis del coronavirus trastoca gravemente sus planes, y la tensión política en el Congreso puede trastocar la aritmética parlamentaria.
  • 3 politólogos consultados por Business Insider España coinciden en que lo deseable sería contar con unas cuentas apoyadas por el mayor número de grupos parlamentarios.
  • Consideran que los problemas actuales del país no se pueden afrontar desde "una política de bloques".
  • Las opiniones varían desde un pesimismo que asume que la polarización ya es absoluta hasta un optimismo moderado que abre la puerta a que los nuevos Pactos de Moncloa tengan éxito.
  • Lo que parece claro es que los futuros PGE no serán todo lo ambiciosos que PSOE y Unidas Podemos habrían pretendido en un principio, de cara a alcanzar el mayor consenso posible.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno sacó adelante la prórroga del estado de alarma hasta finales de abril y varios decretos económicos y sociales para afrontar la crisis del coronavirus. Lo hizo en una sesión en el Congreso de los Diputados, e in extremis ante los votos en contra de Vox o PP a algunas de las mociones planteadas.

Lejos quedan las cábalas del Ejecutivo de Pedro Sánchez cuando en enero advertía que trataría de tener los nuevos Presupuestos Generales del Estado antes de que termine el verano. Las polémicas como la aprobación —de nuevo— del anteproyecto de la tasa Google parecen de otra época. La crisis del coronavirus ha trastocado por completo los primeros compases de la legislatura.

También la aritmética parlamentaria. El Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos contaba, en un principio, con el apoyo de algunos grupos del Hemiciclo, como el de ERC. Este pacto estaba subordinado a las reuniones que el Ejecutivo y el Govern de Cataluña iban a mantener periódicamente para resolver la cuestión catalana.

Leer más: 1.000 millones de euros del Fondo de Contingencia para reforzar la sanidad española ante el coronavirus: qué es exactamente ese fondo, cómo se dota y cuándo se utiliza

Ahora que se impone una nueva coyuntura económica y el debate está enquistado en cómo saldrá el país de esta, Business Insider España ha consultado con 3 prestigiosos politólogos y profesores de Ciencias Políticas cuál es el estado actual de la cuestión. Qué ocurrirá ahora con los Presupuestos Generales del Estado, en un momento el que la administración se atañe a unos presupuestos que llevan prorrogándose desde 2018.

El escenario para sacar adelante unos nuevos PGE ahora es más frágil

Luis Arroyo es presidente de Asesores para la Comunicación Pública, y fue el jefe de Gabinete de la ministra de Vivienda, Carme Chacón, entre 2007 y 2008. Considera que la coyuntura para sacar adelante unos nuevos Presupuestos Generales del Estado es "la misma que había antes", o quizá "una un poco más frágil". De hecho, entiende que el problema está en la "frágil mayoría" parlamentaria en la que se basa el Ejecutivo.

Además, aduce que la oposición está siendo inmisericorde. "No ha habido tregua ni en los 100 primeros días".

El profesor de Ciencias Políticas de la Universitat Oberta de Catalunya, Xavier Pastor, abunda en que "nadie que esté frente al poder o a un Gobierno se imagina una tesitura de este tipo". La situación es "de conflicto". Nacho Corredor, socio y director de beBartlet, gabinete de incidencia pública, remarca que el sistema político, institucional, económico o social solo se podrá reconstruir "con sentido" siempre que se haga "desde pactos muy transversales", lo que "implica necesariamente a los Presupuestos Generales del Estado.

Cómo serán los nuevos PGE que podrían salir tras la crisis del coronavirus

Pedro Sánchez en el congreso de los Diputados
Reuters

La situación, tensada por la convulsión económica tras el confinamiento por coronavirus, podría arrojar dos escenarios sobre las futuras cuentas públicas del Gobierno: o son más ambiciosos que nunca, o son algo más moderados para tratar de ser lo más transversales posibles y de este modo recabar el mayor número de apoyos parlamentarios.

Esa es la tesitura. Pastor, de la UOC, opina a Business Insider España que lo necesario serían unos PGE "potentes" pero sin reñir con que todos los grupos políticos vayan "todos a una". "No va de blancos y negros o rojos o azules; esto va de sobrevivir".

Leer más: 20.000 millones de euros y hasta el 80% del préstamo garantizado: así es el primer tramo de avales del Gobierno para pymes, autónomos y empresas afectadas por el coronavirus

En la misma línea se expresa Arroyo. "No entiendo la idea de unos presupuestos descafeinados. Con los compromisos adquiridos ante la ciudadanía, el Gobierno no podrá presentar unos presupuestos ortodoxos, sino de crisis. Y no creo que la oposición se lo permita".

Corredor, eso sí, no contempla más opción que al final se alcance un entendimiento. "La salida de esta crisis creo que requiere de concertación por parte de los principales partidos, y por otro lado de la concertación en los distintos niveles de la administración. El presidente Sánchez hablaba hace poco de unos nuevos Pactos de la Moncloa, y el presidente valenciano, Ximo Puig, ha dicho que las comunidades autónomas tienen que estar en esos nuevos Pactos".

Ahora mismo, los problemas de España no se pueden resolver "desde una política de bloques"

El director de beBartlet profundiza en esa idea. "Cuando nacemos, firmamos, sin que nadie nos lo pregunte, un contrato social con las instituciones. En estos momentos, una de las cosas que están en duda es si las instituciones cumplirán su parte del contrato: la de la protección a los ciudadanos que tienen encomendada".

"No solo por el tema sanitario, que también, sino por la situación social y económica", incide. "Si las instituciones no logran ser visualizadas como instrumentos útiles para la sociedad, el sistema democrático institucional entrará en crisis". "Por lo menos, los partidos que tienen poder institucional en las distintas autonomías, como PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos o algunos nacionalistas tienen que formar parte de la fotografía porque representan a ciudadanos que hoy están en una situación muy vunerable".

Leer más: El Gobierno moviliza 200.000 millones de euros, el 20% del PIB, para crear un "escudo social y económico" contra el coronavirus

"Si la respuesta es crítica y no compromiso, y no responsabilidad, y no achacar todo lo que esté ocurriendo a malas decisiones políticas, mal vamos", avanza Pastor.

"Tengo la sensación de que los bloques Podemos-PSOE por un lado, y PP-Vox-Ciudadanos, con el papel bisagra de los demás, se va a mantener. No hay nada que anticipe una voluntad de acuerdo ni del PP ni de Vox, y Ciudadanos pinta poco", concluye Arroyo.

Por qué la estrategia política y electoral no deberán ser un problema para sacar adelante los PGE

Presentación de Presupuestos Generales 2019
Las ministras Delgado, Celaá y Calviño, tras presentar los fallidos PGE de 2019. EP / Marta Fernández Jara

Nacho Corredor tiene una perspectiva sensiblemente más optimista que la de sus colegas. Considera que esta crisis es también una oportunidad para ver a los actores políticos cooperando.

Un motivo es el ciclo electoral. "No tiene por qué haber elecciones hasta dentro de 3 años, por lo cual hay margen para que las decisiones que se tomen hoy no tengan un coste. Me costaría mucho entender que el PSOE forzara unas nuevas elecciones en estas circunstancias".

El politólogo detalla que todo es una cuestión de los incentivos que tendrán los distintos agentes políticos a la hora de trazar sus estrategias. 

Leer más: De la suspensión de impuestos, facturas y alquileres a sueldos a cargo del Estado o créditos a las empresas: qué medidas han aprobado otros países en Europa para paliar el impacto económico del coronavirus

"Al final el contexto define los incentivos que tienes para hacer cualquier cosa, y también para pactar. En un momento de bonanza económica probablemente los socialdemócrata y los conservadores lo que tendrían serían incentivos para plantear sus proyectos alternativos. Hace 40 años, la búsqueda de la democracia era el principal incentivo para que los actores quisieran pactar", clarifica.

Entonces, "el principal incentivo era que la alternativa era mucho peor". "Hoy, el principal incentivo es que la alternativa [no pactar] también es peor".

Luis Arroyo no lo tiene tan claro. "La memoria de los partidos políticos es tan frágil como la de la opinión pública. No habrá misericordia cuando la crisis se empiece a olvidar". "Si los partidos de la oposición no han apoyado al Gobierno durante la crisis, ¿cómo vamos a esperar que lo haga después? Al contrario, es previsible que se endurezcan más aun".

Y además