Pasar al contenido principal

El Gobierno buscará los apoyos políticos en el Congreso con unos Presupuestos marcados por el aumento del gasto social

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, reunido con el presidente de la Generalitat, Quim Torra.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, reunido con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Reuters
  • El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. 
  • El Gobierno de Pedro Sánchez buscará los apoyos políticos en el Congreso para tratar de sacar adelante las cuentas para este año, lo que le daría un balón de oxígeno para evitar convocar elecciones anticipadas. 
  • El Ejecutivo ha rebajado una décima las previsiones de crecimiento para este ejercicio del 2,3% hasta el 2,2%. 

Pedro Sánchez quiere nuevos presupuestos para 2019. El Gobierno buscará apoyos políticos en el Congreso tras aprobar el Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de las cuentas públicas. Aprobarlas daría un balón de oxígeno al Ejecutivo para apurar la legislatura y no tener que convocar elecciones anticipadas. 

"Estos presupuestos marcan un punto de inflexión claro en la política económica y fiscal de los últimos años", ha dicho la ministra de Hacienda, María José Montero, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Montero ha añadido que buscan un "modelo de crecimiento económico más inclusivo, inteligente y sostenible". 

El frágil equilibrio de escaños con el que gobierna Sánchez tan conseguir sacar adelante la moción de censura a Mariano Rajoy en 2018 complica la aritmética para conseguir aprobar las cuentas públicas. Sánchez cuenta con 87 escaños de los 350 del Congreso, lo que le obliga a hacer equilibrios para conseguir la mayoría absoluta tras el pacto con Unidos Podemos, pero necesitando a otras fuerzas políticas. 

Para hacerlo, los presupuestos que ha aprobado el Consejo de Ministros cuentan con una recaudación récord. El Gobierno estima que contarán con 227.356 millones de euros, lo que supone un incremento del 9,5% frente a las cifras de los PGE de 2018. 

Leer más: Todos los escenarios posibles para la aprobación de los Presupuestos Generales de 2019

A pesar de esta recaudación récord, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha apuntado que el tener que seguir la senda de déficit del 1,3% frente al 1,8% (después de que PP y Ciudadanos rechazaran en el Senado aprobar la nueva senda de déficit del 1,8% propuesta por el Gobierno de Sánchez) tendrá un impacto en las partidas de gasto público, por lo que también tiene un impacto en las previsiones de crecimiento.

 El cuadro macro presentado por Gobierno perfila un escenario de crecimiento del 2,2% para este ejercicio, lo que supone rebajar una décima la previsión de crecimiento. En este crecimiento, Calviño ha señalado que la demanda nacional será el principal motor de crecimiento, con un impacto ligeramente negativo del sector exterior por la inestabilidad y una reducción del paro hasta el 14%. 

Aumento del gasto social: pensiones, becas o ayudas al empleo

Pedro Sánchez llegó a un pacto con Unidos Podemos en octubre para conseguir su respaldo a las cuentas públicas a cambio de incluir determinadas medidas económico-sociales en materia de empleo, pensiones o fiscalidad. Entre las novedades incluidas en el pacto estaban el aumento del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros, la subida de las pensiones o la modificación de la ley relativa a los contratos de alquiler.

Algunas medidas van incluidas dentro de los Presupuestos, mientras que otros tendrán que ir en normativas independientes. Por ejemplo, el Gobierno también modificó la Ley de Arrendamientos Urbanos con un decreto ley en el que aumentaba la duración de los contratos de alquiler desde los tres a los cinco años, limitaba la fianza y regulaba parte del alquiler turístico. Lo que no se incluía en esta modificación es el límite de los precios de los alquileres que pedía Unidos Podemos.  

Entre las partidas que verán un aumento en estos presupuestos y que han detallado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros se encuentra por ejemplo, el aumento de las ayudas a vivienda que sumará 173 millones de euros. Además, aumenta el gasto para becas y ayudas para material escolar en etapas obligatorias, con coste de 536 millones y se produce también un aumento del 40% de la dotación de Dependencia, que ascenderá a los 515 millones. También aumenta en 20 millones el presupuesto para luchar contra la violencia de género. 

Otras medidas derivadas del acuerdo presupuestario entre el Gobierno y Podemos son la recuperación del subsidio para mayores de 52 años; la cotización a la Seguridad Social de los cuidadores (coste de 315 millones) y el aumento del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas.

El escenario político de las cuentas 

El escenario político para aprobar estas cuentas también ha cambiado tras las elecciones de Andalucía. El pacto entre PP, Ciudadanos y Vox podría ayudar a que algunas formaciones independentistas catalanas decidieran apoyar los presupuestos generales para tratar de evitar un adelanto electoral.

A esto se suma, que según una información publicada por El País el Gobierno habría aumentado el gasto destinado a Cataluña hasta el 18% frente al 13% de las anteriores cuentas. Aunque la ministra no ha querido entrar en cifras detalladas durante la rueda de prensa. 

Estos presupuestos pretenden ser "una vacuna para el caldo de cultivo de los populistas", ha dicho Montero. Esta ha sido una de las referencias que se han repetido durante la rueda de prensa, tanto por parte de las ministras del ramo económico como por la portavoz Isabel Celá, a Vox y a los pactos alcanzados en Andalucía. 

De esta forma, para tratar de aprobar las cuentas  públicas, el Ejecutivo ha presentado unos presupuestos en los que prevé un fuerte incremento de los ingresos, que en parte prevé mediante la creación de nuevos impuestos como el de las transacciones financieras (sucesor del previo impuesto a la banca) o el conocido como tasa Google. 

Con el objetivo de incrementar ingresos, y dentro del pacto presupuestario firmado con Unidos Podemos, el Ejecutivo también incrementará los tramos del IRPF para aquellos que cobren más de 130.000 euros. 

 

Y además