Primer caso probado de transmisión de COVID-19 de una mujer embarazada a su bebé en el útero

Un bebé recién nacido durante la pandemia por COVID-19.
Reuters
  • Los médicos en Francia han informado acerca del que podría ser el primer caso probado de transmisión de COVID-19 de una mujer embarazada a su bebé en el útero.
  • La madre, de 23 años de edad, ingresó en el hospital el día 24 de marzo con fiebre y tos grave tras contraer un coronavirus a finales del tercer trimestre de embarazo.
  • Los análisis de la sangre y el líquido extraído de los pulmones del bebé revelaron la infección por COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los médicos en Francia han informado acerca del que podría ser el primer caso probado de transmisión de COVID-19 de una mujer embarazada a su bebé en el útero, según The Guardian.

A los pocos días de su nacimiento, el bebé desarrolló una inflamación en el cerebro. Según los médicos, la condición se produjo después de que el virus cruzara la placenta y provocara una infección previa al nacimiento. Sin embargo, el recién nacido está teniendo una recuperación favorable.

Un estudio publicado en Nature Communications ha realizado un seguimiento a varios bebés con COVID-19. A pesar de que los médicos sospechan que contrajeron el virus en el útero, por ahora, no han podido descartar la posibilidad de que los bebés se infectaran durante o poco después del parto.

Sin embargo, en esta ocasión es diferente, ya que los médicos aseguran que se trata del primer caso comprobado en el que el bebé es infectado antes de nacer.

"Desafortunadamente no hay duda de la transmisión en este caso", ha señalado Daniele De Luca, director médico de pediatría y cuidados críticos neonatales del hospital Antoine Béclère de París.

La madre, de 23 años de edad, ingresó en el hospital el día 24 de marzo con fiebre y tos grave tras contraer un coronavirus a finales del tercer trimestre de embarazo.

El seguimiento del bebé reveló signos de alerta 3 días después de que la mujer fuera ingresada por COVID-19. Entonces, los médicos realizaron una cesárea de emergencia. Inmediatamente, el recién nacido fue aislado en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Posteriormente, los análisis de la sangre y el líquido extraído de los pulmones del bebé revelaron la infección por COVID-19.

Además, otras pruebas revelaron que el virus se había extendido desde la sangre de la madre a la placenta.

"La razón por la que esto no se ha demostrado antes es que se necesitan muchas muestras", ha asegurado De Luca.

Leer más: La historia de 'La Terminal' se hace realidad: un estonio estuvo 110 días atrapado en el aeropuerto de Manila después de declararse el estado de alarma por coronavirus

"Necesitas la sangre materna, la sangre del recién nacido, la sangre del cordón umbilical, la placenta, el líquido amniótico, y es extremadamente difícil conseguir todas estas muestras en una pandemia con emergencias por todas partes", ha agregado.

Según The Guardian, los niveles más altos de virus se encontraron en la placenta, que es rica en los mismos receptores que se encuentran en los pulmones y que el virus utiliza para invadir las células humanas.

Leer más: Este fármaco reduce en un 45% las muertes en los pacientes graves de COVID-19

"Los médicos deben ser conscientes de que esto puede suceder. No es común, eso es seguro, pero puede pasar y debe ser considerado en el entrenamiento clínico", ha afirmado Daniele De Luca.

Aunque en el momento del nacimiento del niño no existía ninguna orientación clínica sobre cómo tratar a los bebés con COVID-19, De Luca hizo un llamado a las mujeres embarazadas a estar tranquilas. 

"El embarazo está muy controlado y si tienes algo así, se puede controlar. En la mayoría de los casos no habrá ningún daño al bebé. Hay muchas cosas que podemos hacer, pero no podemos cerrar los ojos y decir que esto nunca va a suceder", ha mencionado.

En este caso, los médicos consideraron la posibilidad de administrar remdesivir pero como el bebé se estaba recuperando gradualmente sin ayuda no se le administró ningún medicamento específico. 

LEER TAMBIÉN: 1 de cada 3 jóvenes son vulnerables a infecciones graves de COVID-19, según un estudio que apunta al hábito de fumar

LEER TAMBIÉN: Dónde conseguir las mascarillas de tela más bonitas: lo mejor de ellas es que son reutilizables

LEER TAMBIÉN: Así es como funciona este robot que recoge muestras de pruebas COVID-19 sin que haya contacto entre médicos y pacientes

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”