Pasar al contenido principal

Investigadores elaboran a partir de guisantes la primera ginebra con huella de carbono negativa

Nàdar gim
Nàdar Gim

Abertay University

  • Nàdar Gin es la primera ginebra que se ha elaborado a partir de guisantes con el objetivo de reducir el impacto ambiental de la popular bebida.
  • Su fabricación consigue una huella dióxido de carbono negativa y cada botella reduce en 1,54 kg este gas.
  • El sabor logrado es similar al de otras ginebras.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La búsqueda de una mayor sostenibilidad está cambiando todos los sectores y los procesos de fabricación de gran número de industrias.

En Escocia se puede encontrar un nuevo ejemplo de estos avances: la Universidad de Abertay y el Instituto James Hutton han creado una ginebra a partir de guisantes.

Este proyecto nació hace 5 años con la idea de reformular la conocida bebida alcohólica y crearla mediante un proceso que fuese más ecológico. De ahí la idea de partir del guisante y su reducido impacto medioambiental como base. Tras estos años de trabajo, los resultados han dado resultados y la ginebra Nàdar es una realidad.

Leer más: Un español inventa una máquina que reduce hasta 14 grados el alcohol de cualquier vino en cuestión de minutos

Nàdar significa 'naturaleza' en gaélico y, según la Universidad de Abartay, su fabricación “evita más emisiones dióxido de carbono de las que crea”: cada botella de 700 mililitros tiene un impacto de -1.54 kg de dióxido de carbono

La ausencia de fertilizante artificial en su elaboración es clave en este aspecto: los guisantes no requieren de estas ayudas crecer y se evita uno de los factores más contaminantes de todo el proceso.

Además, durante su elaboración se genera una desecho de proteína de guisante y levadura que sirve como alimento nutritivo y sano para animales de granja.

En Mashable han tenido la oportunidad de probar la ginebra Nàdar y afirman que no tiene sabor a guisantes. Además, decidieron mezclara con “tónica y una rodaja de limón”. ¿La valoración? “Muy agradable, sabe a ginebra y tiene un ligero regusto que no pudimos identificar”.

Y además