Pasar al contenido principal

La primera granja autónoma del mundo cuenta con un robot agricultor de 400 kilos llamado Angus

Angus, a 1,000-pound mobile robot
Angus, un robot móvil de más de 400 kilos. Iron Ox

Iron Ox, una startup de tecnología con sede en California, es pionera en el futuro de la robótica y la agricultura en interiores.

Después de años de investigación y desarrollo, la compañía está lanzando la primera granja autónoma del mundo con un robot móvil de más de 400 kilos apodado Angus.

Como antiguos alumnos de la compañía de robótica Willow Garage, Brandon Alexander y Jon Binney, cofundadores de Iron Ox, se dieron cuenta de que querían hacer más con la tecnología que estaban desarrollando. Vieron una oportunidad en la industria agrícola, que había estado utilizando el mismo sistema anticuado durante docenas, si no cientos, de años.

Leer más: Una de cada diez empresas en España ya está utilizando robots

Los dos amigos hicieron un viaje por carretera a través de California, preguntando a los agricultores sobre los principales puntos de dolor en su industria. La gran mayoría tenía la misma respuesta: las nuevas generaciones simplemente no están interesadas en la agricultura, lo que crea una escasez de mano de obra masiva.

Ahí es donde entra Angus. Mientras que el agricultor típico tiene que revisar los cultivos varias veces al día, asegurándose de que tengan las cantidades adecuadas de agua, nutrientes y nitrógeno, Angus acelera el proceso al transferir los cultivos desde el área de cosecha al centro de producción.

"Mucha de la tecnología esencialmente la tuvimos que desarrollar desde cero, pero ahora tenemos un robot real que trabaja en plantas reales que están prosperando en nuestro entorno", dice Alexander.

Echa un vistazo a cómo funciona la tecnología a continuación.

Los cultivos se guardan en un almacén de más de 700 metros cuadrados diseñado para aprovechar la luz natural

[Re] Primera granja autónoma con robot
Iron Ox

Iron Ox ha descubierto que la luz solar es el método más rentable para obtener energía.

En lugar de utilizar el suelo, la compañía se basa en un sistema hidropónico, que transfiere agua, nutrientes y oxígeno directamente a la raíz.

La compañía cultiva más de dos docenas de variedades al día, o alrededor de 26.000 cabezas de lechuga al año, el equivalente a una granja al aire libre 4.000 metros cuadrados

Cada varietal tiene su propio comportamiento único. La albahaca genovesa, por ejemplo, tarda más en crecer que la lechuga mantecosa.

Con su nueva tecnología, Iron Ox puede producir 30 veces más productos por acre que las granjas tradicionales.

Un sistema basado en la nube llamado The Brain recopila datos de módulos hidropónicos.

[Re] Primera granja autónoma con robot
Iron Ox

La compañía cuenta actualmente con más de 25 módulos de cultivo personalizados, cada uno de los cuales pesa alrededor de 800 libras, más de 300 kilogramos.

The Brain envía información directamente a Angus, para que sepa qué cultivos están listos para la producción

[Re] Primera granja autónoma con robot
Iron Ox

"Cuando The Brain dice: 'Oye, el módulo 14 está cosechando a esta hermosa col china', nuestro robot puede ir a buscar ese módulo y levantar todo", explica Alexander.

El brazo robótico después escanea el módulo y lo cataloga hasta el submilímetro donde se encuentra cada corte

Su cámara también recopila datos 3D detallados para cada hierba o cabeza de lechuga. Según Alexander, esto ayuda a proteger contra enfermedades y mejorar el rendimiento de la compañía. 

Iron Ox espera usar su tecnología para hacer frente a la escasez mundial de alimentos

La distancia promedio de viaje para productos frescos es de aproximadamente 3.000 kilómetros. Iron Ox pretende cambiar eso simplificando el proceso de producción sin sacrificar la calidad o el sabor.

"La gente tiene la idea equivocada de que solo es lechuga", dice Alexander, "pero luego prueban nuestra col rizada".

Te puede interesar