Pasar al contenido principal

El Supremo dice que una criptomoneda "no es dinero" y condena a un estafador a devolver 45 bitcoins pagando lo que valían hace años

El bitcoin es la criptomoneda más conocida.
David Ryder/Getty Images
  • Cinco personas entregaron en 2014 más de 45 bitcoins al condenado para que reinvirtiera y repartiera ganancias, llevándose él una comisión. Resultó ser una estafa y se quedó con las criptomonedas.
  • Entonces, el bitcoin oscilaba entre los 200 y 300 euros. Hoy cuesta más de 10.000 euros.
  • La acusación recurrió al Supremo: quería que el TS obligara al condenado a devolver el valor actual de las BTC sustraídas.
  • El Alto Tribunal considera que un bitcoin "no es dinero" ni tienen "esa consideración legal" por lo que resuelve que el condenado reintegre el valor que las 45 criptomonedas tenían cuando tuvieron lugar los hechos.
  • De haber admitido el recurso, el Supremo habría obligado a pagar al estafador hasta 450.000 euros. Con el valor de 2014, tendrá que reintegrar poco más de 10.000.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado por primera vez sobre las criptomonedas. Ha confirmado una condena por estafa y además ha zanjado que los bitcoins no son dinero "ni pueden tener esa consideración legal".

La historia arranca en el verano de 2014, cuando el valor del bitcoin oscilaba aproximadamente entre los 200 y 300 euros. Cinco personas entregaron entre agosto y septiembre de ese año hasta 45,25 bitcoins al ahora condenado, que debía encargarse de mantener estas criptomonedas en depósito, reinvertir sus dividendos y entregar las ganancias obtenidas. A cambio, él obtendría comisiones.

"El acusado tenía la intención de apoderarse de los bitcoins recibidos sin ánimo de cumplir con sus obligaciones". En los antecedentes de hecho de la sentencia, ya pública, se resuelve que "no consta que haya realizado operación alguna" ni tampoco "ha devuelto cantidad alguna a los denunciantes por ningún concepto, pese a los múltiples requerimientos recibidos a tal efecto".

De esta forma, el Alto Tribunal ha desestimado los recursos presentados por el acusado y la acusación, y ha confirmado la sentencia de la Audiencia Nacional que impuso una condena de dos años de prisión y la obligatoriedad de restituir el valor de las bitcoins robadas... cuando tuvieron lugar los hechos.

Hoy un bitcoin cuesta 10.342 euros.

Leer más: Si encuentras la clave de esta imagen, podrás ganar 61.000 euros en Bitcoin

El condenado debe devolver en euros el valor de los bitcoins hace años

La acusación recurrió —por motivos evidentes—: las cinco personas habían perdido más de 40 criptomonedas cuyo valor ha crecido en más de un 3.000% en los últimos cinco años.

Hubo quienes entregaron entre 2 y 3 bitcoins —en 2014, entre 800 y 1.000 euros—. Hoy serían 20.000 o 30.000 euros. Otros, entregaron entre 13 y 14 de estas criptos. Las cuentas pueden resultar más obscenas: en 2014, entre 4.000 y 5.000 euros. Hoy, entre 130.000 y 140.000.

El recurso de la acusación planteaba que se debía restituir los bitcoins sustraídos y no "el valor de su cotización en el momento de finalización de cada uno de sus contratos".

Y aunque el Tribunal Supremo ha marcado jurisprudencia con la que obliga a "restituir cualquier bien objeto del delito", la Sala aduce en este caso que "los acusados no fueron despojados de bitcoins que deban serles retornados, sino que el acto de disposición patrimonial que debe resarcirse se materializó sobre el dinero en euro".

Leer más: Estos son los 11 mayores criptomillonarios del planeta

El despacho Maestre Abogados, responsable del recurso de la acusación, considera que "no se entiende bien por qué el Supremo hace esta afirmación": "Lo que entregaron las víctimas fueron bitcoins, no euros".

Para el Supremo, los bitcoins no son dinero

La Sala de lo Penal lo explica: el bitcoin no es dinero ni puede tener esa consideración legal. "El denominado bitcoin no es algo susceptible de retorno, puesto que no se trata de un objeto material ni tiene la consideración de dinero". Para el magistrado Pablo Llarena, ponente de esta sentencia, "el bitcoin es un activo patrimonial inmaterial".

"El bitcoin es un patrimonio inmaterial en forma de unidad de cuenta definida mediante la tecnología informática y criptográfica, cuyo valor es el que cada unidad de cuenta alcance por el concierto de la oferta y la demanda en la venta que de estas unidades se realiza a través de las plataformas de trading", define el Supremo.

El Supremo ha zanjado con esta, su primera sentencia sobre criptomonedas, que "no se puede acordar la restitución de los bitcoins, siendo lo adecuado reparar el daño e indemnizar los perjuicios en la forma que se indicó en la sentencia de instancia". En otras palabras: devolviendo el dinero que invirtieron entonces —los daños— más un incremento indemnizatorio —los perjuicios—.

Y además