Pasar al contenido principal

El príncipe heredero de Arabia Saudí se esconde en su superyate "temiendo por su seguridad"

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman Al Saud en la sede de la ONU de Nueva York el pasado marzo [RE]
El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman Al Saud en la sede de la ONU de Nueva York el pasado marzo REUTERS/Amir Levy
  • Mohammed bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí de 32 años, es visto como un reformista y con lazos con EEUU.
  • Pero los informes señalan que las políticas del Príncipe Mohammed en su país y fuera han enfadado a la población del reino.
  • En medio de una creciente ira contra el príncipe heredero, se comenta que pasa más tiempo en su superyate por su propia seguridad.

El ascenso de Mohammed bin Salman a príncipe heredero de Arabia Saudí en 2017 preparó el escenario para sus agresivas políticas que incluyen enfrentamientos con muchos rivales por toda la región.

Pero los cambios en la línea sucesoria de la corona y las decisiones del príncipe heredero de 32 años en su país y fuera han minado el largo período de estabilidad en el reino y le han provocado dudas sobre su propia seguridad, según Bruce Riedel, director del Brookings Institution's Intelligence Project.

El príncipe Mohammed está al tanto de la creciente enemistad.

"Temiendo por su seguridad, se dice que el príncipe heredero pasa muchas noches en su yate de 500 millones de dólares atracado en el puerto de Jeddah", escribía Riedel en Al-Monitor, donde es columnista.

El superyate Serene, atracado en Auckland, Nueva Zelanda [RE]
El superyate Serene, atracado en Auckland, Nueva Zelanda Phil Walter/Getty Images

Se estima que el príncipe Mohammed se ha gastado 500 millones de dólares en el yate de 134 metros de eslora, llamado Serene a finales de 2016 después de verlo mientras estaba de vacaciones en el sur de Francia.

Se lo compró a un multimillonario ruso que se mudó el día que se firmó la compraventa, y el buque incluye dos helipuertos, un rockódromo indoor, un spa completamente equipado y tres piscinas.

Pero el príncipe Mohammed lo adquirió mientras ayudó a implementar políticas de severa austeridad en su país, incluyendo grandes recortes de gasto público y la congelación de contratos gubernamentales. Tal gasto se usa a menudo para sofocar la disidencia.

"Es un palacio flotante más largo que un campo de fútbol y con muchos lujos. También es una potencial escotilla de escape", escribía Riedel sobre el yate

"Un enfoque tonto y peligroso"

El Príncipe Mohammed con Donald Trump en el Despacho Oval [RE]
El Príncipe Mohammed con Donald Trump en el Despacho Oval Pool/Getty Images Pool/Getty Images

Los principales problemas políticos que han aumentado la ira alrededor del Príncipe Mohammed son la guerra de cuatro años en Yemen —una iniciativa con su sello— y el bloqueo de Qatar.

Las críticas a la sangrienta y desastrosa guerra del príncipe Mohammed en Yemen, la cual ha conducido a muchos yemeníes al hambre y la enfermedad, han estado creciendo en los últimos meses, según Riedel.

Un vídeo del príncipe Ahmed bin Abdulaziz —medio hermano del rey Salman, padre del príncipe Mohammed— culpándole públicamente por la guerra se ha vuelto viral en el reino este mes.

El giro de Arabia Saudí respecto a Qatar ha sido una sorpresa para muchos oficiales de EEUU, frustrándoles incluso cuando el presidente de EEUU, Donald Trump, castigaba a los cataríes. El bloqueo no ha sido bien recibido dentro de Arabia Saudí —un clérigo ha sido arrestado y se enfrenta a la ejecución por criticarlo— y ha dividido el Consejo de Cooperación del Golfo, según Riedel.

Las redadas del príncipe Mohammed contra poderosos magnates y miembros de la familia real del pasado otoño pueden haber supuesto su mayor error de cálculo doméstico. Ha ahuyentado a los inversores y conducido a una fuga de capitales, disminuyendo la confianza en la capacidad para gestionar problemas económicos del príncipe Mohammed.

Defense Secretary James Mattis welcoming Prince Mohammed to the Pentagon on March 22.
Defense Secretary James Mattis welcoming Prince Mohammed to the Pentagon on March 22. AP Photo/Cliff Owen

Mientras las docenas de magnates y príncipes eran arrestados, el príncipe Mutaib bin Abdullah, líder de la guardia nacional saudí —la principal fuerza armada del reino— era quien, a lo largo de la campaña en Yemen, pudo alejar a Mohammed de los militares.

El cese del príncipe Mutaib fue visto como otro factor que fomenta el descontento, y los movimientos de Salman, particularmente las redadas, han alimentado la impresión de dentro del reino de Salman "como alguien que ha alterado el estatus quo para su masivo enriquecimiento personal y posición política", según Rosie Bsheer, un profesor de historia de Yale.

Salman sigue siendo el más probable heredero mientras su padre siga vivo, pero sus acciones han ayudado a hacer del reino el menos estable en 50 años, según Riedel. Si el rey Salman, de 81 años, muere en un futuro cercano, la sucesión podría estar disputada y el proceso de nombrar al siguiente rey podría conllevar violencia.

"La Administración Trump ha dado a Arabia Saudí un cheque en blanco y apoyo en la guerra de Yemen", explica Riedel. "El príncipe heredero ha sido promocionado por la Casa Blanca. Es un movimiento tonto y peligroso".

Te puede interesar